Entrevista con Lila Avilés, directora de la película "La Camarista"

Desde el 17 de abril 2018, el primero largometraje de Lila Avilés se estrene en las salas francesas. La película fue parte de la selección en competición del festival Cinélatino de Toulouse en marzo 2019. La directora habla en esta entrevista de la historia de Eve, una camarista de un gran hotel en Mexico.

Lila Avilés © Laura Morsch Kihn assistée de Raquel Gonzalez Lila Avilés © Laura Morsch Kihn assistée de Raquel Gonzalez
Cédric Lépine : ¿Cómo se construie el personaje de Eve ? ¿Con muchas encuentras con camaristas reales ?
Lila Avilés :
Pasé 7 años de mi vida, entrevistando a muchas camaristas en muchos lugares. Digamos que en cuestión de personalidad todas son muy diferentes, pero en general algo que comúnmente se repetía, era la soledad y la ausencia. Así que en el momento de escribir el guión junto con Juan Carlos Márquez, pensábamos más en generar un personaje muy protagónico que tuviera ese poder, ternura, pero al mismo tiempo esa soledad.


C. L. : ¿Qué representa para usted el personaje de la camarista, Eve, en su película?
L. A. :
Eve es el eje de la película, todo gira alrededor de ella. En el caso de mi película, Eve es una camarista mexicana, pero puede ser la representación del trabajo en cualquier país del mundo. No importa la clase social, es la comunión entre trabajador y trabajo, las verticalidades, el querer ascender, en la práctica laboral, o en la espiritualidad o por la belleza. Eve entiende su propia vida a partir de la relación con los otros, inclusive con la ausencia de los otros.


C. L. : ¿Porque hacer de este tema una obra de cine más que una obra de teatro, por usted quien dirige obras de teatro antes este primer largometraje ?
L. A. :
Siempre quise ser cineasta, ahora que filme, me doy cuenta que soy más cineasta que cualquier otra cosa, es donde más feliz me he sentido. Hice una obra de teatro hace mucho que fue la semilla para La Camarista, se llamaba La Camarera, pero no tenía idea de nada en el fondo. La obra de teatro no tiene nada que ver con la película. Si confiamos en la linguística, me parece muy hermoso que en México la palabra real es CAMARISTA, si la dividimos es CAMA-RISTA, el arte de hacer camas. Desde ahí ya hay otro entender del oficio y otro entender como cineasta.


C. L. : ¿Porque fue necesario por usted filmar todo la película al interior del hotel si nunca ver la vida privada a fuera del trabajo de Eve ?
L. A. :
Me parece más interesante, me parece más bello comprender su vida desde el lugar de trabajo, que el espectador escuche y a partir de la escucha imagine. ¿Cómo es el hijo? ¿Cómo es lo que se oye? Pero no se ve.
Es como un poema, que uno da pistas pero, el que lo lee, es que lo complementa.
No es que esto lo voy a repetir en todas las películas pero en esta, siempre la pensé así.


C. L. : ¿Porque elegir el nombre de Eve a tu protogonista ? ¿Fue la idea de simbolizar en la Biblia la primera mujer que accede poco a poco al conocimiento y a su emancipación ?
L. A. :
Se dio realmente de forma natural, se me ocurrió y ya.

"La Camarista" de Lila Avilés © Bodega Films "La Camarista" de Lila Avilés © Bodega Films

C. L. : ¿Piensa que el cine tiene la fuerza con sus historias de reconectarse con las condiciones sociales de gente invisibles por ellos, como la camaristas que cuidan un lugar sin que ellas se ven ?
L. A. :
Si, la realidad es que son personas destinadas a ser invisibles, pueden estar entre tus cosas más intimas y nunca te vas a enterar. En el proceso me interesaba seguir a Eve en ese día día. En ese sentido la película se gesto de una forma muy orgánica, es muy gratificante la comunión tan poderosa que se da entre espectador-película, se sale de lo particular a la universalidad y en eso radica su conexión y belleza.


C. L. : ¿Del punto de vista de la película, ¿podemos ver reflectarse la representación de las clases sociales que no pueden comunicar entre ellas ?
L. A. :
Tristemente no solo es entre las clases sociales, entre los seres humanos, cada vez es más compleja la comunicación humana. 


C. L. : ¿Que le gustaba a filmar un huis clos por su primero largometraje ? ¿Es una dinámica muy parecida al teatro por usted ?
L. A. :
Me encantaría decir que es más controlado, pero fue todo lo contrario. Entramos a un hotel que funcionaba las 24 horas y nosotros nos teníamos que adecuar a ellos. Pienso que es más fácil cuando tienes control total de una locación o cuando filmas en varias locaciones porque ya la misma locación te ayuda a darle ritmo a la historia y la naturaleza es de por si bella, en el sentido de los actores, la mitad son actores y la otra mitad son no actores. Es lo que más disfruto el trabajo con la gente. Soy muy meticulosa con el trabajo del actor. En ese sentido es lo que me acerca al teatro, a la gente, aunque las convenciones son exponencialmente distintas. Me gusta mucho el trabajo de Cassavetes o Bergman, en ambos casos, los personajes son lo más importante.


C. L. : ¿Para usted este historia se podría contar de la misma maniera en cualquier hotel del mundo, o podemos sentir una representación social mexicana en su película?
L. A. :
Yo creo que La Camarista es una película muy mexicana, en el sentido del propio slang, la naturalidad con la que hablan cada uno de los personajes. Hay un trabajo profundo para lograr un tono hiper realista mexicano. Al mismo tiempo es el común en cualquier oficina mexicana, no solo de un hotel. México es un país complejo, las clases sociales son muy disparadas, la clase media no es la común entre los mexicanos. Se habla también mucho sobre la violencia de México, pero reitero México es muy complejo, existe toda esta clase trabajadora, que es honrada y digna, gente bella que hace cualquier cosa para sacar su familia adelante y en el fondo es el soporte que sustenta un país.
Yo vengo de una madre que trabajó hasta el cansancio para sacarnos adelante y nunca trabajó en un hotel.
Pero regresando a lo que ya había contestado anteriormente, lo bello del cine es que en su particularidad hay una universalidad, podría también ser en cualquier otro hotel del mundo o en cualquier otro oficio. Cada vez más hay una devoción más y más grande hacía el cumplir las expectativas del trabajo. La pregunta es, ¿que tanto cumplimos nosotros mismos nuestras propias expectativas?





120x160-la-camaristasite3
Directora: Lila Avilés
Productoras : Tatiana Graullera / Lila Avilés
Productores ejecutivos: Pau Brunet / Jana Díaz Juhl / Axel Shalson
Cinematografía: Carlos F. Rossini
Guionistas: Lila Avilés / Juan Carlos Márquez
Edición: Omar Guzmán
Diseño Sonoro: Guido Berenblum
Post productor: Javier Velázquez
Productoras: Foprocine, Limerencia, Bambú Audiovisual, LaPanda, Bad Boy Billy
Distribuidor en Francia : Bodega Films

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.