¿Cuáles son las implicancias de la crisis diplomática entre España y Marruecos?

El mes pasado, una cantidad de migrantes sin precedentes cruzó la frontera en un solo día: alrededor de 8 000 personas, incluyendo familias enteras, jóvenes y niños. Éste incidente desencadenó una crisis diplomática entre España y Marruecos y reavivó el reclamo marroquí por los territorios de Ceuta y Melilla, los únicos enclaves europeos en suelo africano.

El mes pasado, una cantidad de migrantes sin precedentes cruzó la frontera en un solo día: alrededor de 8 000 personas, incluyendo familias enteras, jóvenes y niños.

Éste incidente desencadenó una crisis diplomática entre España y Marruecos y reavivó el reclamo marroquí por los territorios de Ceuta y Melilla, los únicos enclaves europeos en suelo africano. España se niega terminantemente a negociar sobre la soberanía de ambas ciudades. Pero el trasfondo de la situación tiene sus raíces en otro conflicto geopolítico, el que se vive en Sahara Occidental.

Origen del Conflicto Actual

El 18 de abril, Brahim Ghali, líder del Frente Polisario y presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática fue internado en un hospital español. Marruecos asegura que la decisión de admitir en suelo español a Ghali, quien es considerado un criminal de guerra y que entró a España con un nombre y un pasaporte diplomático argelino falsos, no fue un error político. En cambio, Marruecos afirma que ésta fue una decisión bien calculada por parte del gobierno de Pedro Sánchez para apoyar al gobierno separatista conducido por el Frente Polisario, el cual es el principal enemigo de Marruecos en la disputa del territorio del Sahara Occidental.

Por otra parte, España declaró haber accedido a acoger a Ghali por razones puramente humanitarias tras un acuerdo pactado con Argelia. Sin embargo, según los nacionalistas marroquíes, esta decisión por parte de Madrid podría darle el derecho a Marruecos de corresponder y ayudar a los líderes catalanes perseguidos en España, reducir la cooperación de inteligencia y reactivar sus reclamos históricos sobre las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla.

El Trasfondo de la Crisis

Aunque en un inicio Marruecos había insinuado que la crisis migratoria provocada por la relajación de sus controles, estaba relacionada con la entrada a España de Ghali, desde Rabat aclararon que la crisis no estaba limitada a lo que sucedía con un sólo hombre.

El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, expresó que las expectativas de su país “comienzan con una aclaración, sin ambigüedades, por parte de España de sus elecciones, sus decisiones y sus posiciones” con respecto a la soberanía del Sahara Occidental. Desde Marruecos intentan mostrar cómo análogas la situación del territorio africano con la vivida en Cataluña. Señalan que durante “la crisis catalana” no optaron por la neutralidad y que fueron unos de los primeros en apoyar la integridad territorial española.

El Cambio de Tono de Marruecos

En diciembre pasado, durante el mandato de Donald Trump en Estados Unidos, éste entró en negociaciones para normalizar las relaciones de Rabat con Israel. Con esto, Estados Unidos se convirtió en el primer país occidental en reconocer la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental.

Alentado por el mencionado respaldo diplomático, Marruecos pretendía que España imita a Estados Unidos y reconociera su soberanía sobre el Sahara.

Por este motivo, cuando Marruecos afirmaba que la raíz del conflicto era el ingreso del líder opositor, Brahim Ghali, desde Europa el análisis sobre el verdadero origen del conflicto era diferente. Dicho análisis se ve reflejado en la resolución que prepara el Parlamento Europeo, donde se rechaza el uso por parte de Marruecos del control de fronteras y de migración, y en especial el de menores no acompañados, como presión política contra un Estado miembro de la UE.

Tanto la legislación europea como los tratados internacionales firmados por España prohíben la expulsión de menores no acompañados, a los que el Estado está obligado a brindar amparo. Marruecos lo sabe y lo usa en su estrategia de negociación.

Por otro lado, la derecha de España exige mano dura contra Marruecos y la expulsión inmediata de todos los migrantes.

Consecuencias del Conflicto y las Presiones por Parte de Marruecos

Ya han pasado 3 semanas desde que comenzó la crisis migratoria, y a pesar de que Brahim Ghali ha salido de España, los ecos del conflicto están lejos de apagarse.

Desde Marruecos rechazan la intervención de Europa en el conflicto. Sin embargo, el bloque europeo apoya a Madrid. La resolución de la UE, rechaza la política de Rabat, pero busca mantener las relaciones de largo plazo en áreas como la lucha contra el terrorismo, el tráfico de seres humanos y de drogas, la migración y el comercio.

Marruecos intenta presionar a Europa con distintas tácticas. Por ejemplo, cortando la cooperación policial antiterrorista con Alemania.

Otra de las tácticas llevadas adelante por Rabat fue por medio de un golpe económico a España pues por segundo año consecutivo, no habrá operación Paso del Estrecho en España. Desde Marruecos explican que la decisión está relacionada, igual que en el 2020, con la pandemia de Covid-19. Sin embargo este año ha sido Marruecos el que unilateralmente anunció que no

aceptará traslados a su territorio desde distintos puertos españoles, como los de Algeciras, Tarifa y Almería.

Por estos tres puertos cruza la mayoría de los 3,2 millones de emigrantes magrebíes que, llegados desde toda Europa, cruzan cada año España para coger los transbordadores que los trasladan hasta su país para disfrutar de sus vacaciones.

Algunos cálculos estiman que el paso anual de los migrantes aporta unos 1.150 millones de euros a la economía española. Esto afecta a diversas industrias, como la hotelera y la alimenticia. Y para algunas industrias, como la naviera, esto supone un golpe crítico, que podría concluir con la pérdida de miles de empleos.

Según el NY Times, Marruecos ha recibido unos 13.000 millones de euros por parte de la Unión Europea desde 2007 en fondos de desarrollo, a cambio de estrictos controles fronterizos. Y este movimiento diplomático podría tener también como objetivo conseguir más fondos este año.

Recientemente, el 22 de junio, el gobierno marroquí convocó una reunión con los embajadores extranjeros acreditados en Rabat, donde se pretendía explicar las nuevas estrategias económicas del rey de Marruecos. Dicha reunión se llevó a cabo excluyendo a los embajadores de España y Alemania de forma claramente intencionada.

La Presión Continúa Aumentando

Durante el sábado 19 de junio las calles de Madrid se vieron abarrotadas debido a las miles de personas que se manifestaron exigiendo la autodeterminación del Sáhara Occidental. Después de un mes de iniciada la conocida “Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui”, los manifestantes pedían a España que tomará responsabilidad como potencia administradora del Sáhara Occidental y reclamaron al Gobierno el cumplimiento del derecho internacional y la mediación con Marruecos para acabar con el conflicto, entregando además un manifiesto firmado por 3.000 personas en el Ministerio español de Exteriores.

Mientras tanto el conflicto bélico sigue. Durante el lunes 21 y el martes 22 de junio, el Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) llevó a cabo nuevos ataques contra las posiciones y atrincheramientos de las fuerzas de ocupación marroquí mediante intensos bombardeos contra las fuerzas de ocupación en diferentes partes del llamado “Muro de la Vergüenza”

¿Se concederá la autodeterminación al Sahara Occidental?

Cada movimiento de estos dos países se estudia como en un juego de ajedrez. Marruecos demostró que tiene cómo presionar a España, provocando una mayor porosidad en su frontera y que afectará económicamente. Pero también sabe que su economía depende de Madrid y de Bruselas. El Sáhara Occidental es un asunto central y poderosamente simbólico para Rabat, pero su principal interés sigue siendo la cooperación económica y la inversión extranjera directa.

De momento, el Grupo de Ginebra de Apoyo al Sáhara Occidental ha decidido llevar una conferencia virtual prevista para miércoles el 23 de junio, con el tema “El derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui”, donde se discutirán la responsabilidades de las Naciones Unidas y las medidas que se deben tomar para restablecer el proceso de resolución y superar la situación actual del conflicto en el Sahara Occidental. (SPS)



Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.