República Dominicana: Los escándalos de pedofilia alcanzan la cúspide de la iglesia católica.

Un nuevo escándalo de pedofilia que involucra a un miembro de la iglesia católica ha conmovido la opinión pública dominicana. Y no se trata de un cura cualquiera: El acusado es el Nuncio Apostólico en Santo Domingo, el polaco Josef Wesolowski, quien fue destituido el pasado mes de agosto por el papa Francisco.

Un nuevo escándalo de pedofilia que involucra a un miembro de la iglesia católica ha conmovido la opinión pública dominicana. Y no se trata de un cura cualquiera: El acusado es el Nuncio Apostólico en Santo Domingo, el polaco Josef Wesolowski, quien fue destituido el pasado mes de agosto por el papa Francisco.  En un principio se alegó que la causa de la destitución fueron las contradicciones que existían entre Wesolowski y el arzobispo de San Juan, Puerto Rico, monseñor Roberto González Nieves. Sin embargo, varios reportajes de periodistas de investigación revelaron que el ex-nuncio era conocido en ciertos sectores de la capital dominicana por su afición a las relaciones sexuales con menores de edad. Esta versión fue confirmada por el rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, monseñor Agripino Núñez Collado, quien reclamó que Wesolowski, cuyo paradero se desconoce, sea investigado por la justicia dominicana.

 

El escándalo se ha destapado apenas algunos meses después de otro caso de pedofilia, el del sacerdote, también polaco, Wojciech, quien se hacía llamar padre Alberto Gil,  denunciado a finales de mayo pasado, como violador de decenas de niños que tenía a su cuidado. Wojciech huyó sin que se sepa su paradero.

 

Los crímenes de pedofilia involucrando miembros de la Iglesia Católica eran relativamente desconocidos en República Dominicana. Pero a partir de 2005 se han ido descubriendo con una frecuencia cada vez mayor.

 

En 2005, un grupo de sacerdotes y feligreses fueron acusados por nueve menores de actos de violación sexual y sadomasoquismo cometidos el año anterior en el Hogar La Ciudad de los Niños San Francisco Javier, ubicado en San Rafael del Yuma, provincia La Altagracia. en Higüey. Los sacerdotes involucrados recuperaron su libertad, mientras que algunos empleados menores fallecieron en el incendio de la cárcel de Higüey, el cual para muchos fue provocado precisamente para acallar a los que sabían de este horrendo incidente. Otros casos similares están siendo juzgados en Santo Domingo, Bonao y Constanza.

 

En razón de estos hechos, muchos dominicanos reclaman la revocación del concordato firmado entre el papa Pío XII y el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, que declara la religión católica como religión de estado.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.