Primera pregunta a Ishtar Yasin Gutiérrez por su proxima película "Dos Fridas"

“Dos Fridas” se basa en la historia real de Judith Ferreto, la enfermera costarricense que cuidó a Frida Kahlo en sus últimos años de vida. Propone un tiempo donde el pasado y el presente se entremezclan en la memoria de la protagonista. En su último día de vida, la anciana Judith recuerda momentos, de complicidad junto a la pintora, que desde entonces tejen la trama de su destino.

 

Ishtar Yasin Gutiérrez © Laura Morsch Kihn Ishtar Yasin Gutiérrez © Laura Morsch Kihn

Cédric Lépine : ¿Puedes precisar el nuevo enfoque con el que propones mostrar a Frida Kahlo en tu nuevo largometraje

Ishtar Yasin Gutiérrez : La primera pintura que vi de Frida Kahlo fue “La venadita herida”. Me conmovió profundamente,  no era Cristo, ni San Sebastián, era una Mujer-Venado con nueve flechas clavadas en el cuerpo. De alguna forma me proyectaba en ella. Al leer sobre su vida me impactó el accidente que sufrió y las consecuencias físicas que tuvo que enfrentar.

En sus pinturas Frida expresa su pensamiento y universo único y más íntimo, con absoluta honestidad. Ella se enfrentó a la muerte,  sublimó el dolor y lo convirtió en belleza. Se encontró a sí misma, en medio de su amado pueblo mexicano, alejada de las normas establecidas y de esquemas impuestos por la sociedad patriarcal. Ella rompió con la imagen esteriotipada de la mujer,  era revolucionaria y bisexual, vivió la vida con alegría a pesar del sufrimiento, a partir de lo que su conciencia y su niña interior le dictaban.

Judith Ferreto, el personaje principal de este proyecto, fue la enfermera costarricense que cuidó a Frida Kahlo durante sus últimos años de vida. Después de la muerte de la pintora, Judith también sufrió un accidente en la ciudad de México. Ella vivía una fascinación por Frida y en sus últimos años de vida, se vestía y pintaba el entrecejo como si estuviera poseída por la personalidad de la pintora.Judith creó en su casa una “Casa Azul” y encontró alivio al mimetizarse con ese ser que amo e idolatró.

Es a partir de la mirada de Judith, de su memoria, que Frida Kahlo aparece y la mira a través de la luz, de los objetos, los espejos, a través de todo lo que la rodea.  Ella evoca los recuerdos de los últimos años en la vida de la pintora y Frida revive en medio de las ruinas, entre piedras color azul añil, como si fuera parte de una  pintura viviente, con el rostro enigmático y la personalidad misteriosa. Judith cuida con rigor y ternura el cuerpo herido de Frida. Ambas comparten el hecho de ser mujeres, la dependencia y el deseo de libertad.

Es decir,  intento también con este proyecto revelar el grado de influencia que ha ejercido y ejerce Frida Kahlo en las mujeres que vivimos bajo el dominio patriarcal y social.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.