1er día de desconfinamiento en Francia: Chalecos Amarillos en lucha

Este lunes 11 de mayo 2020, primer día de desconfinamiento en Francia, una delegación del movimiento de los Chalecos Amarillos Constituyentes de Île-de-France, París, quiso entrar en el ministerio de salud.

Este lunes 11 de mayo 2020, primer día de desconfinamiento en Francia, a través de Vécu, medio reportero francés e internacional independiente, libre, militante, autogestionado por Ciudadanos Reporteros y difundido por Facebook, nos enteramos a través de un video en directo que a las 3pm, una delegación del movimiento de los Chalecos Amarillos Constituyentes de Île-de-France, Paris, quiso entrar en el ministerio de salud, llamado “ministerio de las solidaridades y de la salud”. Después de que 3 de ellos hayan podido entrar en los muros de esa institución, el servicio de seguridad bloqueó la entrada al resto del grupo conformado por unas 25 personas.

Protesta de Chalecos Amarillos frente al ministerio de salud, París, 11-05-2020 © Vécu Protesta de Chalecos Amarillos frente al ministerio de salud, París, 11-05-2020 © Vécu

La meta era ser escuchados por un representante del ministerio para denunciar la gestión política de la pandemia a nivel nacional, así como pedir al gobierno que permita a la población francesa tener acceso al tratamiento a base de cloroquina, medicina muy barata hoy utilizada en los países pobres del Sur contra el Covid-19, y vendida sin receta en Francia desde hace más de 30 años, pero declarada “peligrosa” y prohibida desde enero 2020. Los chalecos amarillos también señalaron que la clase política y el ejército están tomando cloroquina desde el inicio de la pandemia. Uno de los que pudo entrar hoy en el ministerio declaró que nadie adentro estaba llevando mascarilla.

El portavoz del grupo de manifestantes pidió un referéndum para que el mismo pueblo vote sobre el tratamiento con cloroquina. De lo contrario, piden la renuncia de un gobierno que consideran ilegítimo para dar paso a un gobierno de transición, amenazando con denunciar a los autoridades estatales por crimen de lesa humanidad o lo que ellos también llaman “crimen de masa”, por los más de 26380 muertos hasta la fecha en Francia, con 139063 casos de Covid-19 contabilizados el día 10 de mayo, 22 569 personas hospitalizadas por infección, de las cuales 2776 están en cuidados intensivos. Precisaron que durante el confinamiento, muchas personas ancianas enfermas no quisieron ir al hospital por miedo a que las dejen morir ahí.

Los chalecos también vinieron a protestar en contra de una posible vacuna detrás de la cual no solo existen lobbis con intereses oscuros ligados al gobierno, sino también un afán de seguimiento, vigilancia y control de la población. En tal sentido, una militante recordó que Bill Gates ha donado millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Afirman que esta “crisis sanitaria” es en realidad una cortina de humo por la crisis financiera en curso en un país “a la deriva”.

“Hoy subimos en radicalidad y entramos dentro del ministerio”, dijo uno de ellos desde adentro, recordando que hoy se tiene que organizar un “juicio popular” contra la oligarquía con el fin de derrumbar el gobierno actual. “No podemos seguir con las marchas como antes, que nos llevan a un callejón sin salida. Hoy tenemos que ser más radicales con una estrategia común. Hoy tenemos una ventana histórica, y si fallamos, estamos muertos”, añadió. “Hoy hemos hecho una acción. Queríamos marcar a los espíritus con eso. Cualquiera lo puede hacer”.

Protesta de Chalecos Amarillos frente al ministerio de salud, París, 11-05-2020 © Vécu Protesta de Chalecos Amarillos frente al ministerio de salud, París, 11-05-2020 © Vécu

Mientras esperaban fuera del recinto ministerial, los chalecos amarillos entonaron en varias ocasiones lo que ya era conocido en las protestas pre-pandemia contra el gobierno francés por la reforma de las pensiones: “Aquí estamos, aquí estamos, así Macron no lo quiera, aquí estamos, por el honor de los trabajadores, por un mundo mejor, aquí estamos”. La policía no tardó en aparecer con 3 furgones. Equipados de escudos, cerraron con la técnica de red a los militantes que esperaban frente al ministerio, pidiendo y anotando numero de DNI, dirección, fecha y lugar de nacimiento, e impidiendo que salgan del escollo. Los militantes aprovecharon para explicar los motivos de su lucha a los policías. Unos minutos después, salieron del ministerio los 3 militantes con la noticia de que iban a ser recibidos por el ministerio. La policía acabó alejando al contingente llevándolos caminando a calles vecinas con seguidamente una orden de dispersión.

En varios puntos del país y a pesar de la prohibición de hacer reuniones de más de 10 personas, hoy el movimiento de los chalecos amarillos volvió a posicionarse en el espacio público para hacer escuchar el sentir popular de Francia.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.