¿Marxistas tenaces?

Entrevista del semanario Hildebrandt en sus trece a Anouk Guiné

 

Artículo de Victor Velazco, Hildebrandt en sus trece, edición 400, año 9 (Lima, Perú). Artículo de Victor Velazco, Hildebrandt en sus trece, edición 400, año 9 (Lima, Perú).

1) Como fue tu primer acercamiento a Marx? Fue en la universidad o antes? Qué edad tenias y qué fue lo primero que leíste de él?

Tenía 16 años. Fue curiosidad personal y la influencia de mi profesora de filosofía en el colegio en Francia. Leí Zur Judenfrage, Sobre la cuestión judía, la crítica de Marx a Bruno Bauer sobre este tema. 

2) Porqué la obra de Marx tendría vigencia en un mundo como el de hoy?

Mientras estén vigentes la pobreza, la miseria, la desnutrición, el desempleo, las viviendas sin agua y sin luz; mientras en las escuelas tengamos niños y niñas que no pueden seguir las clases por tener anemia; mientras se permita que el frío mate a los pobladores de los Andes; mientras exista un sistema de salud deficiente para la mayoría de la población, mientras tengamos maestros mal pagados y sin estabilidad laboral; mientras persista para muchas mujeres el trabajo doméstico en nombre del “amor”, es decir un trabajo no asalariado; mientras no se respete los derechos laborales de las empleadas domésticas; mientras no se de protecciones y se siga maltratando a los y las vendedoras ambulantes; mientras existan jornadas laborales de 10 o 12 horas seguidas; mientras exista explotación laboral infantil; mientras en Francia persista el racismo de Estado y violencia policial principalmente contra la población árabe, musulmana y negra; mientras hayan muertos y enfermos a causa de los daños ocasionados al medio ambiente por las transnacionales mineras; mientras se siga asesinando a indígenas en la Amazonía; mientras hayan fábricas que exigen a sus trabajadores usar pañales para no ir al baño y así obtener un rendimiento máximo, la gente tendrá razones para querer obrar por un mundo diferente, mejor y más libre. El legado de Karl Marx puede ser útil para construir la esperanza de una sociedad más humana. Como socióloga feminista, yo diría lo mismo de Flora Tristán que recomendó en 1843 en “Unión obrera” -antes de que saliera el Manifiesto de Marx en 1848- "la constitución de los proletarios en una clase”. Son obras inspiradoras que invitan hoy día a los más explotados a organizarse colectivamente para luchar por sus derechos.

3) En algunas publicaciones por los 200 años se habla de temas que Marx logró enunciar en su tiempo y que subsisten hasta ahora como la lucha de clases, la inequidad, los problemas de la globalización, las crisis que experimentaría el capitalismo y la formación de monopolios. Crees que todo eso tiene vigencia hasta ahora o cuales de ellos dirías que ya no pertenecen a este tiempo?

Lo que en Francia se llama “fractura social” y en el Perú “conflictos sociales” son eufemismos para no hablar de “lucha de clases”. El capitalismo y lo que lo hace existir están en crisis, definitivamente. El capitalismo es por definición patriarcal y racista. No podría sobrevivir sin la mano de obra de las mujeres pobres y de las personas racializadas. El racismo y el sexismo cumplen una función esencial para el capitalismo. Éste ha justificado la existencia de sujetos subalternos al inferiorizarlos y colonizarlos, desposesionándolos de sus tierras y de sus cuerpos. Eso persiste hasta la actualidad a escala mundial. Las protestas sociales van en crescendo, mientras que el neoliberalismo implosiona al desplegar su violencia.

4) Se dice que movimientos como el #metoo, black live matters o acá en el Perú #Niunamenos han reciclado la estructura crítica marxista para hablar de explotación racial y sexual. Qué piensas de eso?

El neoliberalismo es un reciclado del capitalismo. No estoy segura que los tres movimientos que citas sean de tendencia marxista, pero todo movimiento colectivo en reclamo de sus derechos contra la colonialidad del poder, es definitivamente politizado y se inscribe en el ámbito del marxismo. Muchos y muchas de sus integrantes articulan su lucha contra el sexismo y el racismo en el marco del anticapitalismo. De hecho, quien estuvo en el origen de #metoo es Tarana Burke, mujer afro-norteamericana. Su iniciativa pasó desapercibida en 2007, como lo son las luchas de las mujeres negras, las más vulnerables. Es solo con la reciente denuncia por violación sexual de la actriz Rose McGowan contra el director de cine Harvey Weinstein, que se mediatizó la campaña. Lo religioso también tiene su lugar ahí. Participé en la primera marcha Niunamenos en Lima y vi la presencia de mujeres musulmanas reunidas en colectivo, que son las más discriminadas y pauperizadas en Europa, y son también estigmatizadas en el Perú. Esta convergencia de luchas no es ajena a la lucha de clases vigente a nivel mundial, ya que las mujeres más pobres y las poblaciones negras han sido históricamente puestas en condiciones de opresión.

5) Crees que en países como el Perú es posible un cambio de sistema como el propuesto por Marx o su propuesta ha quedado desfasada?

Vivo entre Francia y Perú y cada vez que vengo aquí, siento que retrocedo al siglo XIX por todas las fuertes desigualdades socio-económicas que veo y por las pésimas condiciones que encuentro en los sistemas de salud, educación y vivienda. Así que no me extraña que el pensamiento de Marx, surgido en Europa en pleno siglo XIX, tenga tantos adeptos en el Perú, sobre todos entre los jóvenes. Y no es de extrañar tampoco que la película “El joven Karl Marx”, dirigida por el francés Raoul Peck y salida en 2017 en Europa, no haya estado en cartelera en el Perú, mientras que sí pasó en los cines populares en Francia por varias semanas y con éxito. Lo cual también quiere decir que la filosofía de Marx inspira actualmente a mucha gente en Europa, por la “crisis” que estamos viviendo. Quien organiza el Congreso Marx cada año en Francia son profesores universitarios, mientras que en el Perú son estudiantes. La guerra que se ha vivido en el Perú entre 1980 y 1992 ha hecho que la obra de Marx y el marxismo se vuelvan tabú, prohibidos y perseguidos por las autoridades en el poder y por los vencedores de esa guerra. En Francia, colectivos LGBTQI se han apropiado del marxismo y denuncian abiertamente a los trans y gays burgueses, como sucedió en la última marcha del Orgullo Gay en París. Como decía Mariátegui, la clase divide más que el sexo.

6) Porqué crees que la obra de una persona pudo inspirar a revoluciones en lugares tan distantes entre sí como Rusia y Cuba y a personas tan disímiles como José Carlos Mariátegui y Abimael Guzmán?

Karl Marx es el Johann Sebastian Bach de las ciencias sociales y económicas. El novelista Douglas Kennedy y el pianista Evan Shinners consideran que Bach es Dios. No voy a endiosar a Marx, pero su obra fue suficientemente sólida y contundente como para influenciar la decisión de implementar revoluciones. Ningún país se salva de la relación entre opresores y oprimidos, dominantes y dominados. En el Perú, ustedes tienen la suerte de tener al gran Mariátegui que indicó el camino para la emancipación de los más explotados, obreros, indígenas y mujeres pobres (en sus “Reivindicaciones feministas”). Guzmán se nutrió de Mariátegui, se encontró con un gigante, y en su falta de humildad, no permitió que le hiciera sombra, razón por la cual inventó el “Pensamiento Gonzalo”, un pensamiento que a mi entender existe solo para él y los que lo siguen. Sin embargo, se preparó desde los años 1960 y se dio inicio en 1980 a una guerra contra un Estado que mantenía históricamente la población en profundas desigualdades. El clima internacional de la época propició otras tantas guerrillas por el mundo. Quien mejor siguió el pensamiento de Mariátegui fue Augusta La Torre, impulsora del Movimiento Femenino Popular, como trato de mostrar en el libro colectivo Género y conflicto armado en el Perú de La Plaza Editores, que saldrá en estos días.

7) Qué criticarías de lo hecho por Marx?

Primero, él también habrá tenido que pelear con su herencia patriarcal. Tuvo un hijo con su empleada doméstica. Contradice lo planteado por el mismo, lo cual nos invita a despatriarcalizar el marxismo. Segundo, coincido con la historiadora marxista Silvia Federici, autora de Caliban y la bruja -que todos deberían leer-, cuando plantea, desde el feminismo materialista, que Marx no profundizó sobre el trabajo invisible de las mujeres, es decir el trabajo doméstico (lavar, planchar, cocinar, comprar, cuidar), tal vez porque presenció la entrada masiva de las mujeres en las fábricas. Tampoco consideró que el salario sirvió para instalar la división sexual y racial del trabajo y jerarquizarlo. Y finalmente, no se interesó en el hecho de que el control de la reproducción biológica haya puesto “el cuerpo de las mujeres bajo tutela del Estado”. Federici postula que “el desarrollo del capitalismo ha transformado el cuerpo de las mujeres en máquinas que producen obreros”. Se trata de reproducir la fuerza de trabajo. Al prohibir el derecho al aborto, se considera que el “Estado está en guerra contra las mujeres”. Al igual que esta autora, se tiene que hacer una crítica constructiva de Marx, desarrollando la obra que nos ha legado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.

L'auteur a choisi de fermer cet article aux commentaires.