Entrevista con Diego Lerman, director de la película "Una especie de familia"

« Una especie de familia » de Diego Lerman se estrene en las salas francesax desde el miercoles 18 de abril 2018 con el titulo "Notre enfant".

la actriz Bárbara Lennie (en la izquierda) e el director Diego Lerman (en la derecha) © DR la actriz Bárbara Lennie (en la izquierda) e el director Diego Lerman (en la derecha) © DR

Cédric Lépine : En un mundo donde el individualismo es la ideología que se encuentra de maniera masiva en el mundo, ¿que significa este « especie de familia » del título por el personaje principal según usted ?
Diego Lerman : Una especie de familia es lo que finalmente forman entre Malena, Marcela y el bebé. Es una visión indefinida de la búsqueda y por otro lado siendo aquello que está en juego lo que llegan los personajes luego de una larga peripecia. Me interesaba justamente ese lugar más indefinido y corrido de la noción tradicional de lo que implica una familia y su función en la estructuración de la sociedad actual.

C. L. : ¿Podemos ver también en esta historia un retrato de un país actual neoliberal donde las relaciones entre seres humanos solamente se pasan por dinero ?
D. L. :
Absolutamente. El dinero, es quién gobierna la ideología de esta época. Pareciera que el paradigma imperante es el de la predominancia de las relaciones mediatizadas por el dinero. Me interesaba el aspecto de pensar en la llegada de un recién nacido al que ni bien sale del vientre de su madre el mundo con el que se encuentra lo convierte inmediata y brutalmente en una mercancía de valor en el mercado. Y a su vez indagar en cómo esta organización mercantilista y neoliberal que impera como ideología en la organización actual de la humanidad. En una historia como la que pone en juego la película esta idea se muestra de manera extrema y se pone puesta en relieve.

C. L. : ¿Cual es la situación de las adopciones en el Argentina de hoy ?
D. L. : El sistema legal de adopciones en la Argentina no funciona bien, es la principal causa por la que prolifera el mercado ilegal de adopciones ante la búsqueda genuina de aquellos que quieren adoptar y se ven imposibilitados y de aquellos niños que son dados en adopción y se crían en soledad en los orfanatos esperando durante años a que la burocracia les permita acceder a una nueva familia, cosa que muchas veces no sucede. Es decir, hay niños esperando, madres que quieren dar en adopción y parejas ó potenciales madres que quieren adoptar, pero por la ineficacia de la organización estatal nada de esto funciona.

Existe un tercer factor que justamente influye y tiene que ver con una ley que se está debatiendo en estos días en el Congreso Argentino y que tiene a la sociedad partida en dos: se trata de la legalización del Aborto.
En definitiva es la ausencia del estado lo que hace que proliferen diversas pseudo mafias que organicen un mercado negro de venta de bebés aprovechándose del contexto y de la desesperación de quienes quieren adoptar por un lado y de la carencia económica y material para criar un bebé de las mujeres de bajos, recursos que son abandonadas a su suerte sin que existan redes de contención social que les permitan animarse a criar el bebé en soledad.

"Una especie de familia" de Diego Lerman © DR "Una especie de familia" de Diego Lerman © DR


C. L. : ¿Cuales son las inspiraciones para construir la psicológica del personaje de Malena, inédita en el cine?
D. L. : Me interesaba construir una anti heroína. Un personaje que va muchas veces en contra de lo que le conviene. Un personaje emocional y por momentos un poco corrido de cierta racionalidad previsible. Trabajé con la idea de que Malena se encuentra en un estado de suma fragilidad y vulnerabilidad, una suerte de personaje psiquiátrico. Quería trabajar de manera cerca al espectador y que sigamos la historia a través de su punto de vista pero al mismo tiempo construir una distancia que permití al espectador confrontar sus propios juicios de valores y su moral con las decisiones que Malena va tomando. En ese sentido es una película bastante arriesgada ya que apuesta a un personaje principal que no aspira a generar empatía, pero si humanidad con todas las imperfecciones y contracciones que esto conlleva.

C. L. : ¿Puede desarrollar la idea de la película como un « thriller moral » ?
D. L. : La idea de thriller es la que atraviesa la manera de contar la película, un road movie con elementos de thriller.
Finalmente, lo que está en juego en la película es la confrontación sobre la construcción de la moral. Una moral individual y social. ¿Qué es el bien y qué es el mal en un mundo dónde ciertos valores humanos esenciales son omitidos o están puestos en un lugar secundario?
Me interesaba pensar en la tragedia griega y cómo los personajes accionan por debajo de un orden construido dónde los individuos hacen lo que pueden frente a un contexto por demás adverso e inhumano, dónde existe un orden superior que deja librado a su suerte y azar a los individuos.

C. L. : El mercado de las adopciones en Argentina hace pensar en los adopciones de los niños de los desaparecidos durante la dictadura argentina: ¿este contexto histórico estaba presente, consciente o inconsciente, durante el proceso de escritura del guión ?
D. L. :
No era algo consciente ya que está es una película de actualidad. Pero mientras realizaba la investigación he pensado muchas veces en el paralelismo de ciertas prácticas aberrantes de la etapa de la dictadura militar que hoy continúan vigentes, por ejemplo la supresión de la identidad que se da en las adopciones ilegales.

C. L. : Una especie de familia es una coproducción entre seis países distintos: ¿cómo fue el proceso de producción ? ¿que le permite hacer las coproducciones internacionales ?
D. L. : Para el tipo de películas que yo hago la coproducción es una herramienta fundamental. Ya que me permiten una enorme libertad y la posibilidad de financiar la película con aportes de distintos productores de diferentes países.
Mis películas suelen estrenarse internacionalmente en salas de varios países y tener un largo recorrido en Festivales pero nunca se trata de películas taquilleras. Esta es la manera que encontré de financiar las películas que quiero hacer y hacerlas como más necesito, muchas trabajando con no actores o con proyectos arriesgados. La producción la llevamos adelante desde mi productora Campo Cine asociándonos con distintos productores, en este caso es una coproducción entre Argentina, Francia, Brasil, Polonia, Alemania y Dinamarca. He tenido el beneficio de contar con coproductores y un equipo técnico de distintas nacionalidades que ha entendido desde el primer momento la película que nos proponíamos hacer.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.