Entrevista con Ana García Blaya, directora de la película "Las Buenas intenciones"

"Las Buenas intenciones", el primer largometraje de Ana García Blaya se estrena en Francia desde 15 de julio 2020 con el titulo "Les Meilleures intentions".

Ana García Blaya © DR Ana García Blaya © DR
Cédric Lépine : ¿Podés hablar de la parte autobiográfica de la película?

Ana García Blaya : Este guión lo escribí hace 10 años durante un taller dictado por Pablo Solarz. Como era un ejercicio y yo no era todavía directora, me puse a escribir y llegué al guión de Las Buenas intenciones, una historia pequeña pero que evidentemente necesitaba contar y que conocía muy bien. Al no tener en esa época experiencia en escribir guiones, lo primero que pensé fue en escribir acerca de un mundo conocido para mí, con la libertad de saber que se trataba de un taller y no de una película que diez años después iba a terminar filmando.

 

 

C. L. : ¿Qué tipo de material usaste para escribir el guión? ¿En qué te basaste para escribir el guión?

A. G. B. : El guión me salió como una especie de catarsis, la historia surgió de mis recuerdos sin proponérmelo, intentando cumplir una consigna de taller. Vino también de mis penas, temores y traumas de la infancia. Por eso intenta respetar el punto de vista de una niña de diez años. El ejercicio de la memoria fue lo único que necesité, fue un viaje mental y emocional a los 90. No hubo participación ni opinión de mi familia porque eso hubiera sido abrir la puerta a distintos puntos de vista y yo creo que cada punto de vista es una película en sí misma. Este es solamente el mío.

 

 

C. L. : ¿Por qué sentiste que este era el momento de contar esta historia?

A. G. B. : El guión estuvo guardado 5 años. Hasta que en el 2015 muere mi padre. Luego de un año, mi hermana me plantea presentar el guión en el concurso de Ópera Prima del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y ganamos. En ese momento nos miramos con mi hermana y dijimos “hay que filmar”. Así es como me convertí en directora. Esta es mi ópera prima.

 

 

C. L. : Para comentar el titulo, ¿cuáles serían las « buenas intenciones » del padre y de la madre?

A. G. B. : Las buenas intenciones tienen que ver con el amor a pesar de las incapacidades o falencias de las personas. Con reconocer nuestras limitaciones y errores. El padre de Amanda alcanza su momento de madurez sobre el final de la película cuando, consciente de sus limitaciones, entiende qué es bueno para su hija y la aconseja. Las buenas intenciones de la madre consisten en respetar finalmente la voluntad de su hija, de escuchar finalmente su protesta ante la drástica decisión de mudarse a otro país y permitirle optar entendiendo que no es una decisión fácil de tomar.

 

 

C. L. : ¿Para vos, cuál es el origen del conflicto del padre y la madre?

A. G. B. : No creo que el origen del conflicto sea el modelo familiar, sí creo que las cuestiones económicas en esa época (y en esta también) dejaban demasiado solas a las mujeres separadas y presionaban también a aquellos hombres que no podían enfrentar sus responsabilidades. Entonces, la impotencia económica de ambos, hacía saltar conflictos en esencia económicos de formas muy distintas. Podía estar hablándose de un modelo familiar o de las llegadas tarde, pero finalmente, todo se reducía a un inconveniente económico.

 

"Les Meilleures intentions" (Las Buenas intenciones) d'Ana García Blaya © Épicentre Films "Les Meilleures intentions" (Las Buenas intenciones) d'Ana García Blaya © Épicentre Films

C. L. : ¿Creés que el modelo de familia en Argentina se modificó mucho con respecto a la época de los 90s?

A. G. B. : No, en mi experiencia creo que hoy somos menos hipócritas simplemente. Sigue habiendo divorcios, niños con dos hogares, padres adolescentes y madres que reclaman madurez y aporte económico. Creo que se avanzó un poco en cómo y dónde poner en palabras los reclamos entre mayores para que los niños no sufran los errores de los adultos.

 

 

C. L. : ¿Cambió mucho el lugar del padre y sus responsabilidades dentro de la familia con respecto a la Argentina de hoy?

A. G. B. : No soy socióloga, pero veo que muchos de mi generación que vivieron historias similares a la mía aprendieron de sus propias experiencias qué cosas no hacer para no repetir errores. Lo que tal vez cambió es la condena social a aquellos hombres que no se hacen cargo de sus deberes como padres y el reconocimiento a las mujeres de todo lo que antes se naturalizaba y ligaba directamente a un “deber” en nombre del “amor de madre” y que hoy, gracias al feminismo, se denomina “trabajo no remunerado”.

 

 

C. L. : ¿Cómo fue el rodaje con los niños?

A. G. B. : A pesar de las pocas horas diarias con los chicos, fue sumamente placentero porque tuvimos ensayos previos donde nos conocimos entre todos y una coach actoral de lujo que hizo que cada escena fuera casi un juego para ellos. El equipo estuvo siempre muy atento adaptándose totalmente al ritmo de los pequeños y eso fue un valor agregado de cada cabeza de equipo que hizo su trabajo con profesionalismo y rapidez.

 

 

C. L. : ¿Qué era lo más importante para vos de representar esta época del pasado?

A. G. B. : Me siento vieja al pensar que filmar una película que evoca los 90 es ya una película de época. Porque yo lo tengo fresco en mi memoria como si hubiera sido ayer. ¡Y fue hace 30 años! Fue todo un desafío no solamente desde el punto de vista del arte o del vestuario, sino también lo fue en la representación de los modos de hablar o los modos de ser de aquellas personas que vivían sin un teléfono celular con internet encima. Fue hace poco pero todo cambió demasiado.

 

 

C. L. : ¿Podés comentar la banda original de la música de la película que elegiste? 

A. G. B. : La música en la película es tan importante como el arte o el vestuario, porque representa época. Hay bandas originales de la época cuyos derechos solicité porque solíamos escucharlas y que dan cuenta del momento y del estilo de familia que éramos. Pero también hay música compuesta por mi padre que utilicé a propósito y queriendo homenajear a ese artista que luego fue. Mi hermano y su banda compusieron el resto. La parte musical es la parte que más feliz me hizo en el proyecto.

 

 

C. L. : ¿La película podría tratarse de un retrato del desastre de la política neoliberal de Menem en esta época?

A. G. B. : No creo que la película trate estrictamente de eso. Sí creo que el desastre de la política neoliberal de Menem es el contexto en el que se encuentra situada la historia.

 

 

C. L.: ¿Crees que las políticas del gobierno tuvieron un impacto sobre el modelo familiar?

A. G. B. : Seguramente generaron un impacto sobre el modelo familiar. A mí, por ejemplo, me separaron de la vida cotidiana con mi padre durante 3 años.

 

C. L.: ¿Puedes hablar de la banda original de la película?

A. G. B. : El guión original tenía muchas bandas conocidas que, lógicamente por presupuesto, no pudimos tener (Ramones, The Breeders, Bob Marley, Beatles, Rolling Stones, Iggy Pop, etc). Todas estas bandas estaban puestas como referencia en el guión, porque son parte del universo musical que consumíamos con mi padre y servía para reflejar la educación musical que él nos legaba. Pero al momento de filmar, nos quedamos con aquellas bandas argentinas emblemáticas de la época que sí pudimos conseguir. Para el resto de la música, elegí canciones de mi padre y de mi hermano que mantienen el estilo de las canciones de aquellos años que escuchábamos en familia.

 

 

C. L.: ¿Como trabajaste con tu hermano para hacer la musica original de la película?

A. G. B. : Con mi hermano trabajamos a distancia, porque vivimos en países distintos y porque nos entendemos sin hablar. Muchas de las canciones utilizadas en la película existían en los discos anteriores de su banda y algunas cosas tuvo que componer especialmente. En este proceso, mi hermano compuso su primera canción como solista y eso significó un impulso inicial a una catarata de canciones que compuso este último tiempo y que lo convierten en un compositor para mi muy valioso (tanto que ya le encargué música para un proyecto futuro). Nunca hubo reversiones de las canciones que le pedí porque él entendió siempre a la perfección el estilo de tema que necesitaba para cada cosa y lo conseguía en el primer intento.

 

 

C. L.: ¿Para retratar de una historia que se pasa en los anos 1990, como trabajaste con la directora de fotografia muy talentuosa Soledad Rodríguez ? Porque queria traajar con ella?

A. G. B. : Soledad, además de ser una DF muy talentosa, es amiga mía. Era justo lo que necesitaba para encarar mi ópera prima, porque me contuvo y se adaptó a las condiciones que teníamos (poco presupuesto, poco tiempo de puesta -ya que para filmar con menores no se cuenta con mucho tiempo- y prioridad de los momentos y las actuaciones de los niños), fue muy generosa y nunca puso su trabajo personal por sobre el proyecto colectivo. Ella y el resto de las mujeres que fueron cabezas de equipo en este film fueron elementos clave para este proceso de aprendizaje mío y de realización como directora, ya que lo que estaba filmando era, además de una película, una parte de mi historia personal.

meilleuresintentions

 

C. L.: ¿En tus elecciones de puntos de escenas, tenia prioridad entre direccion de actores, parte grafica de la película?

A. G. B. : La dirección de los actores (sobre todo de los menores) fue clave para mí. Primero porque si no lograba creerle a esos niños actores, la película se caía ya que ellos están el 90% de la película en pantalla. En manos de ellos estaba mi historia, entonces yo necesitaba creerles. Por eso ensayamos con ellos dos meses antes de rodar junto a dos coach actorales y nos aseguramos de llegar al set con mucha práctica y familiaridad entre ellos como hermanos y como miembros de una familia junto al padre protagonista y a su madre en la ficción.

La reconstrucción de la época también era algo clave, porque se trata de los 90, sin celulares, con autos más viejos, con otros vestuarios y peinados, hasta con una forma de hablar distinta (es una película de época! estoy vieja!). Entre el equipo de arte, de vestuario, de maquillaje y la producción estuvo la clave para lograr ese "viaje en el tiempo" y fue bastante fácil porque todos los del equipo vivimos esa década y, si bien fue muy distinta a la actual, no sucedió hace tanto tiempo. Además de los elementos necesarios para graficar esa época, el trabajo más difícil seguramente fue el ocultamiento de los rastros de la actualidad, de la "modernidad".

 

C. L.:  ¿Cuales fueron las películas y cineastas que te dan referencias por tu propia película?

A. G. B. : Yo principalmente me defino como guionista y montajista. Contar mi historia como directora fue una oportunidad que me dio la vida para evolucionar en mi rol de narradora. Aprendí que dirigir es saber rodearse y saber lo que se quiere para luego comunicarlo con claridad. Es trabajar poniendo mucho amor en el proceso sin estar pendiente del después. El después llega y es el resultado de ese proceso. Mi referente principal y mi compañero en cada cosa que produje anteriormente (escrito, filmado o grabado)  fue siempre mi padre. No como realizador, si no como una persona que siempre fue fiel a lo que lo emocionaba. Que coleccionaba momentos y les aplicaba su música, que componía música y que también la miraba por televisión. Veíamos mucha televisión (en los 90, nuestras influencias iban desde la música que comenzaba a aparecer en la TV en forma de videoclips a través de MTV y otros canales hasta Los Simpsons o programas de humor inglés), vi más televisión que cine en mi vida y el cine lo consumíamos mucho en VHS, teníamos varios de las películas de Chaplin, entre ella mi favorita : Tiempos modernos).  

Para esta película no utilicé referencias de otras, porque tenía las imágenes y toda la historia grabada en mi cabeza, solamente podría decir que hay algo en la nostalgia de la película Nobody Knows (de Hirokazu Kore-eda) que me conmovió: esos niños, bastante solos, organizándose en ausencia de los adultos. Si bien las historias no se parecen, es una película que no le teme a la emoción.

 

 

Le agradezco mucho a Carolina Janeiro por su lectura ortografica de la entrevista en español!!

 

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.