Entrevista con Julia Martinez Heimann e Anaïs Dubois por "Somos muchas más"

Julia Martinez Heimann es la directora del documental "Somos muchas más" con Natalia Laclau y con el trabajo en la escritura de Anaïs Dubois, periodista y co-autora de la película.

Julia Martinez Heimann © DR Julia Martinez Heimann © DR
Cédric Lépine: ¿Podrías contar de dónde surge la idea sobre la temática de este documental?

Julia Martinez Heimann y Anaïs Dubois : En junio del 2015, la primera manifestación del movimiento “Ni Una Menos” provocó un terremoto en la sociedad argentina. Las luchas de las mujeres, lesbianas, travestis y trans, que se daban desde hace décadas en el país, se hicieron mucho más visibles. Los medios de comunicación masivos se vieron obligados en cubrir las reivindicaciones feministas. El movimiento feminista se convirtió en un actor central del escenario político argentino. Entre marchas, asambleas, y encuentros de mujeres, lesbianas travestis y trans, el debate se pudo dar tanto en el espacio mediático como en las familias y los hogares.

El deporte, y en particular el fútbol, uno de los pilares culturales de Argentina, no fueron exentos de esta exigencia de cambios. A nivel amateur, como lo muestra el grupo “La Nuestra fútbol feminista” en la película, la transformación ya se estaba dando en distintos colectivos, a fuerza de lucha y de educación popular. Pero a nivel federación, este cambio societal no se veía reflejado. Durante la preparación de la Copa América femenina que se jugó en Chile en el 2018 y con el mundial de Francia en el visor, las jugadoras de la selección hicieron un paro denunciando las condiciones de entrenamiento, la precariedad de sus vidas, el no pago de los viáticos cuando muchas de ellas tenían que tomarse días en el trabajo para poder ir a las concentraciones etc.

El movimiento feminista se hizo eco de estas reivindicaciones y en algunos meses se logró una semi profesionalización del fútbol de mujeres en Argentina, algo impensable dos años atrás.

Somos muchas más nace de la voluntad de un grupo de mujeres, lesbianas, bisexuales, que practican el fútbol a nivel amateur y ahora semi-profesional, de darle cuerpo a esta lucha. La película muestra, a través de la vida cotidiana de nuestras protagonistas, de qué manera las luchas feministas, cuyo escenario de acción son principalmente las calles, se traslada hacia las canchas y las tribunas. Pudimos documentar un momento histórico en Argentina, cuando el feminismo y el deporte finalmente se acercaron para la convergencia de sus luchas. Queremos mostrar, a través del colectivo de La Nuestra por un lado, y la selección mayor femenina por otro lado, como estos dos colectivos interactúan para transformar el fútbol, hegemónico, en un espacio más inclusivo con más derechos para las jugadoras.



C. L.: ¿Por qué decidieron trabajar en coproducción con Francia?

J. M. H. y A. D. :  Con un mundial de fútbol femenino a jugarse en Francia, al que se lo llamó  “mundial de las reivindicaciones”, nos pareció oportuno trabajar en coproducción con profesionales de este país. Cuando nos enteramos de la convocatoria promocionada por Cinelatino, nos pusimos inmediatamente en contacto con las productoras de la región Occitanie que nos parecieron poder estar interesadas en apoyar un proyecto como el nuestro - un documental militante, feminista - en su concepción y en su argumento. También la necesidad de viajar a Francia nos alentó a buscar y encontrar otras fuentes de financiamiento que las que podíamos conseguir en una Argentina en crisis después de 4 años de política económica neoliberal.

Más allá del aspecto económico, el trabajo en coproducción con CP Productions, nos permitió trabajar en conjunto para mejorar la calidad de la película y de su proceso de producción. Es una experiencia muy enriquecedora poder trabajar junto con miradas distintas y complementarias.



C. L.: ¿En qué etapa se encuentra la película actualmente?

J. M. H. y A. D. : La película se encuentra en producción. En 2019 ganamos un premio en Cine en desarrollo y estaba previsto participar de un espacio llamado “ Cine en fabricación “ en el festival de este año, que no fue posible. Hemos desarrollado el crowfounding para avanzar en el financiamiento y fue muy bien.



C. L.: ¿Por qué recurrieron al financiamiento colectivo?

J. M. H. y A. D. : Como explicabamos anteriormente, por un lado, Argentina se encuentra en una situación económica muy difícil, con mucha inflación y una fuerte devaluación de su moneda nacional. En este contexto, hay demoras en el tratamiento de los proyectos en el Instituto nacional del cine (Incaa) y los fondos de apoyo a la cultura difícilmente permiten cubrir los gastos de la película.

Por otro lado, el crowdfunding, más allá de complementar en financiamiento, ofrece una oportunidad de involucrar a los y las  futuros espectadores/espectadoras de la película en su fabricación. Es una herramienta económica pero también de adhesión social al proyecto y sus reivindicaciones. Es un aspecto que nos parecía importante siendo una película con mirada feminista y popular.



C. L.: ¿Qué quisieron contar con el documental?

J. M. H. y A. D. : Somos muchas más cruza la historia de La Nuestra Fútbol Feminista y de la selección de fútbol femenino de Argentina en el marco del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans que a partir de 2015, con la primera manifestación de “Ni Una Menos” en el país, se ubicó en un lugar central de la escena política argentina. A través de esta película nos preguntamos cómo se inscribe la lucha feminista dentro del fútbol femenino en el país, y qué cambios produce. Los recorridos de La Nuestra, que promueve desde hace más de diez años un espacio para desarrollar el fútbol en niñas y jóvenes en el barrio de la Villa 31,  y de la selección nacional que se prepara para jugar el Mundial de Francia 2019, tras doce años sin disputarlo son diferentes pero persiguen una misma lucha, cada una a su manera: la cancha como territorio de disputa y la premisa “Ni una generación más sin espacios donde jugar”.

"Somos muchas más" © C-P Productions "Somos muchas más" © C-P Productions


C. L.: ¿Quiénes son los protagonistas de la película?

J. M. H. y A. D. : Juliana Román Lozano (32) es una de las directoras técnicas de la asociación La Nuestra y es una de las tres mujeres que dirigen un equipo de fútbol femenino en la primera división de AFA.

Llegó a Buenos Aires desde Colombia, su país natal, en el año 2004 y se quedó. Jugó un período en clubes de primera divisón hasta que se le hicieron intolerables las dinámicas de las instituciones y decidió seguir por otros caminos. Estudio y se recibió como Directora Técnica Nacional y está terminando sus últimas materias para recibirse de Antropóloga. Reparte sus días entre los entrenamientos con La Nuestra, las reuniones de la asociación y el sostenimiento de espacios de reflexión y producción sobre deporte y género, y los entrenamiento con Huracán. Durante su infancia vivió en Suecia con su familia, allí comenzó a jugar al fútbol en las inferiores de un club sueco.

Luci Martiarena es de Buenos Aires y tiene 19 años. Vive frente a la Cancha Güemes, el espacio de entrenamiento y de pertenencia de la asociación La Nuestra en el barrio Padre Carlos Mugica-ex Villa 31. Su familia es oriunda de Jujuy, provincia del norte del país. Su madre Calixta, también jugó en La Nuestra y hoy tiene un equipo conformado por mujeres jujeñas. La hermana de Luci, Anahí, fue la primera futbolista que firmó un contrato profesional en el fútbol femenino en argentina. Después de su paso por River Plate, Anahí juega hoy en Excursionistas. La madre de ambas reconoce a La Nuestra como la organización que le dio la posibilidad a sus hijas de poder practicar un deporte en el barrio y de tener también un lugar de pertenencia. Luci, que hizo su secundario en el colegio privado Río de La Plata, realiza hoy el curso de ingreso a la carrera de Licenciatura en Educación en la Universidad de Buenos Aires.

Lorena Benítez tiene 21 años, es jugadora de la Selección Nacional Argentina. Sus padres son migrantes de Paraguay que se instalaron en el pueblo bonaerense de Luis Guillón, donde nació ella. Empezó a jugar al fútbol desde muy pequeña, y como en su pueblo no había equipos femeninos, Lorena se convertía en “Lorenzo” en cada entrenamiento y en cada partido. Hasta que a los 11 años pudo formar parte de un equipo de mujeres. Dos años después debutó en primera división. Pasó por varios equipos antes llegar a Boca, su actual club. También juega futsal en el club Kimberley y es parte del equipo nacional de ese deporte. Además, Lorena se levanta todos los días a la madrugada porque trabaja en un puesto de verduras y frutas en el Mercado Central para aportar a su familia: su pareja, Verónica y sus mellizxs (Renata y Austin), nacidxs apenas tres semanas antes del mundial.



C. L.: ¿Cómo es visto el futbol femenino en Argentina?

J. M. H. y A. D. : Recién en 2019 se empezó a poder “ver” futbol femenino en Argentina. Antes, era imposible ver un partido en un canal de televisión. Y si una quería ir a la cancha para alentar a su equipo y ver futbol femenino, tenía que ir a canchas auxiliares, por lo general lejos de la capital, únicos lugares que los clubes dejaban a las mujeres para competir. Ahora, las cosas cambiaron con la profesionalización. Antes del parate debido a la pandemia, se empezó a transmitir algunos partidos del torneo de primera división. De a poco, caen algunos prejuicios sobre el fútbol practicado por mujeres y sobre las jugadoras. Pero la lucha no termina acá. Falta mucho para lograr igualdad en el fútbol, en los clubes, en las tribunas y que se genere un cambio profundo, incluyendo perspectiva de género, en este deporte.

 

un fuerte agradecimiento por el apoyo en la revisión en español de Argentina de Carolina Janeiro

 

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.