La Policía detiene a un militante de Falange por los ataques a infoLibre

DVG, el supuesto autor de los ciberataques a infoLibre, en una imagen que él difundió a través de Internet. DVG, el supuesto autor de los ciberataques a infoLibre, en una imagen que él difundió a través de Internet.
La Policía ha detenido a un militante de Falange Española y de las JONS, cuyas iniciales son D.V.G., como presunto responsable de los ataques informáticos y las amenazas de muerte sufridos por infoLibre y otros medios digitales. Para generar los ataques, según explica la Policía, « se valió de redes botnet, conjuntos de ordenadores comprometidos y diseminados a nivel mundial que se controlan remotamente desde cualquier punto del planeta ».

El joven ultraderechista ha sido arrestado en su domicilio de Torrevieja (Alicante) por agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía. El detenido, de 19 años, « tenía en su domicilio banderas nazis y franquistas, que han sido incautadas por los investigadores, así como dos ordenadores portátiles y dos discos duros », explicó la Policía este miércoles.

La reivindicación de Falange

El 16 de octubre, a media tarde, en la redacción de infoLibre se recibió un correo electrónico amenazando con un ataque informático. « Falange Española de las JONS está interesada en que dejéis de publicar y por eso me han contratado para dicha tarea », se leía en el email, en el que también se comunicaba la intención de obtener « información personal » de los redactores del periódico. « Huele a fuego y a pólvora », concluía el mensaje. Minutos después, empezó el primer ataque informático, que logró tumbar la web durante varias horas.

El correo se envió desde la cuenta anónima pandabear77@outlook.com. La misma que había sido utilizada cuatro días antes para anunciar las acciones contra otros medios digitales, como nodo50 o Diagonal, que fueron los primeros atacados. Las actuaciones de la ultraderecha contra dichos medios se iniciaron el 12 de octubre, fiesta nacional de España. Esa cuenta de correo sirvió como hilo para iniciar la investigación y también para bautizar la operación policial, conocida como Bambú, en alusión al oso panda.

infoLibre recibió otros ataques informáticos los días 17, 20 y 22 de octubre. Este último fue de tal intensidad que en algunos momentos el volumen de tráfico recibido en el servidor del periódico fue de 4 gigas por segundo. La web estaba alojada en una conocida empresa del País Vasco, especializada en prestar servicios de internet. Como consecuencia de las acciones de la ultraderecha, fue imposible acceder a infoLibre desde el extranjero durante una semana y desde España durante cerca de 40 horas en total. 

El ataque informático perpetrado se conoce como DDoS (denegación de servicio distribuida) y consiste en que un gran número de ordenadores se comuniquen con un sistema informático de manera simultánea, por ejemplo que todos ellos visiten una página web y soliciten datos al unísono hasta conseguir que el objetivo se sature y deje de estar accesible. Además de los medios citados, también fueron tumbadas las webs de Periodismo Humano y El Plural

« Un explosivo cerca de la redacción »

Además de los ataques informáticos, en la redacción de infoLibre se recibieron dos correos electrónicos con amenazas de muerte. En uno de ellos se afirmaba que militantes de Falange Española colocarían un « explosivo cerca de la redacción ».

El miércoles 23 de octubre, a través de una cuenta de Twitter, se lanzaron amenazas de muerte explícitas contra un responsable de infoLibre. Esta vez la reivindicación la hacía un grupo denominado Comando Cibernético Fascista del Imperio Español.

Un día antes, el 22 de octubre, la empresa editora de infoLibre ya había presentado una denuncia policial relatando los hechos ocurridos hasta entonces y cuantificando los daños económicos sufridos en cien mil euros. La detención del presunto culpable se produjo sólo 48 horas después, el jueves 24, aunque la Policía no ha informado sobre la operación hasta hoy. La investigación judicial la dirige el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Torrevieja.

La operación policial

En una nota de prensa difundida por la Policía se indica que el ultraderechista arrestado « había creado varios perfiles en distintas redes sociales desde los que reivindicó los ataques en nombre del Comando Cibernético Fascista del Imperio Español. Tres redes de ordenadores infectados en todo el mundo han servido para saturar las webs de más de cinco periódicos online españoles ». Además de los daños económicos y de imagen sufrida por los medios, la Policía destaca que los hechos supusieron « la privación del ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información de los ciudadanos »

Durante la entrada y registro de la vivienda, añade la Policía, « los agentes se han incautado de dos ordenadores portátiles, dos discos duros y diversa parafernalia nazi y ultraderechista como banderas o prendas de vestir ».

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.