Eva_Rodriguez
Enseignante et chercheuse à Université de Paris
Abonné·e de Mediapart

9 Billets

0 Édition

Billet de blog 27 oct. 2019

Eva_Rodriguez
Enseignante et chercheuse à Université de Paris
Abonné·e de Mediapart

¿En qué estado se encontraba Julian Assange este 21 de octubre 2019?

Teniendo en cuenta el estado conmovedor en el que se encuentra el fundador de WikiLeaks, ¿podemos aún esperar salvar su vida?

Eva_Rodriguez
Enseignante et chercheuse à Université de Paris
Abonné·e de Mediapart

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Se ha escrito mucho sobre el estado de Assange. Por ejemplo, hay quien dijo que le costó recordar su nombre y su fecha de nacimiento (¿cómo lo sabemos? Sabemos sólo que hubo largos silencios, pero ¿se pueden atribuir de verás a un problema de memoria? ¿De memoria realmente?); también se ha dicho que había retenido sus lágrimas (¿cómo lo sabemos? En el publico, era yo quién estaba sentada más cerca de él, y no llegué a ver sus ojos: había dos muros de cristal blindados que nos separaban. Una para el público, otro para el acusado. ¿Era por su voz? No había ningún llanto en su voz. Otros han dicho que Assange tenía una postura muy digna. Otra señora dijo, al contrario, que miraba hacia abajo, con la cabeza caída.

Estos son los hechos  : Assange sí estaba bien tieso, ha levantado el puño izquierdo para saludarnos, hubo largos momentos de silencio mientras se presentó “My name is (silencio) Julian Assange (silencio) and my date of birth is the (silencio) the third of july (siliencio) nineteen seventy-one. Habló con una voz tenue, tal y como lo hizo su abogado, Summers, una voz en total contraste con la de la juez. (Para hablar en términos sociológicos podríamos decir que había una clara relación de dominados y de dominantes y que el volumen y las intonaciones de ésta la traducían de forma tan obvia que era casi una caricatura).

Mis impresiones personales: Assange era para mí un zombi. Llegó al juicio en un estado deshecho, en aquel estado en el que se describe a los terroristas que han sido torturados sicológica y físicamente, como en la escena del personaje de Salvatore, en la película En el nombre de la rosa. O en el estado de las personas con alta medicación para el sistema nervioso.

Mi opinión personal - que vale lo mismo que valen la de los demás - es que ya no se trata de aquella persona que conocíamos mientras era entrevistada en la embajada del Ecuador. ¿Era debido a la medicación, era por el estado de soledad (1), era por la depresión, era el resultado de una aceptación? ¿Todo esto a la vez?

Para decirlo de forma sencilla, tuve la impresión que en los seis meses de detención Assange había aceptado su propia muerte, había aceptado que su vida ya no le pertenecía a él y que sobre todo se había convertido en una causa. Era también un hijo, un padre, un hermano, un amigo… Su vida se ha convertido en la propiedad de la Humanidad. Así es que por empatía y por altruismo, nos ayuda a nosotros, nos apoya en la causa en la que se ha convertido y que la que le está matando. En el tribunal había pues personas que no tenían nada que ver las unas con las otras: todas las personas que solo tenían en común “el acusado”, Él.

 Esta distancia acerca de su propia vida es frecuente en las personas que llevan tiempo sabiendo que su vida se está acabando. Había un familiar mío que también vivía cada día como un día más, y tal y como lo declaró Chelsea Manning (2), “al día a día”. El cuerpo de este familiar vivía y ella estaba atrapada dentro, esperando. Y hacía lo que le mandabamos por educación, para no dejarnos a nosotros su familia que la necesitábamos a ella más que ella a nosotros…

Cuando hablo por segunda vez al final de la audiencia diciendo que no podía pensar y que el jucio no era justo "this is inequitable", lo hizo como si de él no se tratara.

Une bouteille à la mer, écrire à Julian Assange, quand même

Creo que el estado actual de Assange es éste mismo. Quiero hacer lo mismo que con aquel familiar seguir apoyándolo hasta el final, escribirle, como tiraría una botella al mar, sin esperar respuesta alguna, si saber si recibe mi correo, pero dejándole la posibilidad de partir.

 (También es difícil saber qué decir a una persona que no se encuentra en la misma línea temporal que los vivos : escribir a Assange y a Manning, no es cosa fácil).

El estado destrozado de Assange por desgracia no es ninguna hipótesis. No sé si seguirá vivo aún el 25 de febrero para su juicio – un juicio ilegitimo y hasta, creo yo, ilegal.

(1) Assange está encerrado sólo veintitrés horas al día y no cuando sale para sus cuarenta y cinco minutos de ejercicio diario vacían todos los corredores para que no tenga ningún contacto humano. Su correo fue estraviado durante tres o cuatro semanas.

(2) cuando la periodista pregunto a Manning cómo reaccionó cuando le anunciaron su condena a 35 años de cárcel, Chelsea Manning contesto que en aquela época no tenía la capacidad de pensar más allá del día que vivía.

Eva Rodríguez

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal
« Ce slogan, c’est un projet politique »
Alors que des milliers de personnes bravent la répression et manifestent en Iran depuis une semaine, le régime des mollahs est-il menacé ? Nous analysons ce soulèvement exceptionnel impulsé par des femmes et qui transcende les classes sociales avec nos invité·es. 
par À l’air libre
Journal — Social
Mobilisation pour les salaires : pas de déferlante mais « un premier avertissement »
À l’appel de trois organisations syndicales, plusieurs manifestations ont été organisées jeudi, dans tout le pays, pour réclamer une hausse des salaires, des pensions de retraite et des minima sociaux, avec des airs de tour de chauffe avant une possible mobilisation contre la réforme des retraites.
par Cécile Hautefeuille et Dan Israel
Journal — Santé
La hausse du budget de la Sécu laisse un arrière-goût d’austérité aux hôpitaux et Ehpad publics
Pour 2023, le gouvernement propose un budget en très forte augmentation pour l’assurance-maladie. Mais les hôpitaux publics et les Ehpad ont fait leurs comptes. Et ils ont de quoi s’inquiéter, vu la hausse du point d’indice, la revalorisation des carrières et l’inflation.
par Caroline Coq-Chodorge
Journal
Au Royaume-Uni, la livre sterling tombe en ruine
En campagne, la première ministre Liz Truss avait promis le retour aux heures glorieuses du thatchérisme. Trois semaines après son accession au pouvoir, la livre s’effondre et la Banque d’Angleterre est obligée d’intervenir. Premier volet de notre série sur le chaos monétaire mondial.
par Martine Orange

La sélection du Club

Billet de blog
Cher Jean-Luc
Tu as dit samedi soir sur France 2 qu’on pouvait ne pas être d’accord entre féministes. Je prends ça comme une invitation à une discussion politique. Je l'ouvre donc ici.
par carolinedehaas
Billet de blog
Violences en politique : combats anciens et avancées récentes
Même si les cellules de signalement sont imparfaites, même si le fonctionnement de certaines d’entre elles semble problématique à certains égards, aujourd’hui, une organisation politique ou syndicale qui ne dispose pas a minima de ce mécanisme interne n’a plus aucune crédibilité sur le sujet des violences faites aux femmes. 
par eth-85
Billet de blog
Il n’y a pas que la justice qui dit le juste
Dans les débats sur les violences sexistes et sexuelles, il y a un malentendu. Il n’y a pas que l’institution judiciaire qui dit le juste. La société civile peut se donner des règles qui peuvent être plus exigeantes que la loi. Ce sont alors d’autres instances que l’institution judiciaire qui disent le juste et sanctionnent son non respect, et ce n’est pas moins légitime.
par stephane@lavignotte.org
Billet de blog
La diffamation comme garde-fou démocratique ?
À quoi s’attaque le mouvement #MeToo par le truchement des réseaux sociaux ? À la « fama », à la réputation, à la légende dorée. Autrement dit à ce qui affecte le plus les femmes et les hommes publics : leur empreinte discursive dans l’Histoire. Ce nerf sensible peut faire crier à la diffamation, mais n’est-ce pas sain, en démocratie, de ne jamais s’en laisser conter ?
par Bertrand ROUZIES