A un mes de confinamiento en Francia

Aquí seguimos encerrados y sin saber qué va a pasar. Somos un barco sin capitán, sin lo mínimo necesario para enfrentar al virus, pues ni mascarillas existen. Tampoco batolas para médicos y enfermeras...

A las 8pm no he aplaudido ni una vez. Me da hasta verguenza hacerlo para quienes están en primera línea de la batalla. El aplaudir su labor está bien, pero ellos siguen con malos salarios y, lo peor, sin medios para enfrentar semejante crisis y arriesgando sus vidas. Y no hacemos presión sobre quienes deben proporcionarlos

Como tampoco hay interés en beneficiar a los transportadores y vendedores de alimentos, los recogedores de basuras (qué hariamos sin ese fundamental servicio invisible)!!

Pero vamos adelante! sin saber a donde vamos, fuera de estar encerrados. Estamos como el dicho: no sabemos donde vamos, pero tratemos de llegar de primeros!!

Encierros en reducidos apartamentos, que ya hicieron aumentar en 40% la violencia familiar. Donde tres hijos deben hacer sus tareas en un solo computador, si existe.

Francia, tímidamente se ha reconocido, está como un pais del tercer mundo a nivel de servicio de salud, aunque es la quinta economía del mundo y el tercer exportador de armas...

El saber que no existe un capitán y un plan concreto para enfrentar al mal, pesa mucho en el ánimo de las mayorías. No hay cosa que más mate en todos los sentidos que la impotencia.

Y eso es lo que jode en estos momentos. La incompetencia de un gobierno, de un Estado. De un Estado cuyo sistema de salud se destruyó para el beneficio de unos pocos millonarios.

Y la prensa callando o manipulando la cantidad de muertes y la realidad global del problema. Grandes cómplices de la grave situación.

La inmensa mayoría de muertes por este virus son crímenes, pues se han podido evitar*

Y los grandes empresarios solo han abierto su boca de explotadores para decir que los trabajadores deben regalar sus días de vacaciones pagas. Pues este confinamiento es como unas vacaciones, dicen los grandes patrones. "Trabajar un poco más", para recuperar sus ganancias perdidas. Sin recordar que han sido ellos y sus políticos los responsables de la destrucción de los sistemas de protección social para propio beneficio. Para engordar sus capitales, que luego envían a los paraísos fiscales.

Presiento que dentro de poco las personas van a comenzar a salir a las calles porque no soportan más un encierro del que no se sabe nada.

Normalmente es en estos momentos que aparecen los líderes espontáneos. Es en estos momentos en que los de la izquierda deberían mostrar el camino que tanto han dicho que se debe agarrar. Es el momento que dejen de criticar y quejarse, tarea contínua, al gobierno y propongan, guien, orienten. Seguro que las gentes los seguirían ante el vacío del Estado.
Pero Nada. Aquí ningún partido de izquierda, ni Melenchon, que es el dirigente más mediático. El apenas ha salido a decir dos palabras, que tampoco mostraron camino.

De suerte la extrema derecha también está sin reaccionar.

Y el descontento es inmenso. Casi nadie le cree a Macron. Ya ni sus ministros hablan porque en cada frase dicen lo contrario de la anterior o no dicen nada. Y lo peor: mienten flagrantemente o contradicen a Macron, que ya había hablado repleto de contradicciones o mentiras. Dicen mucho, pero no dicen nada porque no saben qué decir!

Por eso, por la rabia que sube y sube entre las mayorías, los que ya se están preparando son los sistema represivos para el día que se pueda volver a la calle masivamente, pues el sistema sí sabe defenderse.

* Al día de hoy, 15 de abril, según los informes oficiales, 15.729 personas muertas por CoronaVirus en Francia.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.