Irene Casado
Journaliste
Journaliste à Mediapart

11 Billets

0 Édition

Billet de blog 30 déc. 2015

«La islamofobia se ha convertido en el racismo aceptable en Francia»

¿Es el saqueo de la sala de rezo musulmana el pasado 25 de diciembre en Córcega un ejemplo de la islamofobia que se vive en Francia? ¿Es un evento que se reduce a la isla francesa? Son algunas de las cuestiones que se plantean estos días en Francia tras los altercados en Ajaccio. Yasser Louati, portavoz del Colectivo contra la Islamofóbia en Francia (CCIF), responde a estas cuestiones.

Irene Casado
Journaliste
Journaliste à Mediapart

Las manifestaciones racistas y xenófobas en Córcega, la instauración del estado de emergencia permanente o el proyecto de reforma de la ley constitucional que ambiciona retirar la nacionalidad a los binacionales nacidos francesesy condenados por terrorismo, han reabierto un debate en Francia. Se trata de la islamofobia. "Lo que ha sucedido y sucede en Córcega es una expresión exacerbada de la islamofobia presente en toda Francia, no es algo que haya aparecido de la noche a la mañana, es la continuidad de un ciclo", explica Yasser Louati, portavoz del Colectivo contra la Islamofóbia en Francia (CCIF). 

Para este colectivo "la islamofobia se ha convertido en el racismo aceptable en Francia""No podemos ser antisemitas, no podemos criticar a los árabes o a los negros, pero hemos encontrado un racismo aceptable y tolerable: es la islamofobia", explica Louati. En este contexto, el CCIF denuncia un incremento "dramático" de la discriminación y persecución contra las ciudadanos de religión musulmana en Francia. Desde los atentados del pasado 13 de noviembre, la organización ha registrado 22 casos de "actos islamófobos" en el marco del estado de emergencia.

"No hay que olvidar que fue instaurado un día después de los atentados y que ha puesto en el centro de la diana a los ciudadanos de confesión musulmana. No podemos esconderlo. Durante dos semanas y media, la mayoría de las personas que fueron investigadas eran musulmanas, como los comercios y mezquitas", denuncia Louati. Por lo que, a los ojos de la opinión pública, "el enemigo es el musulmán". Desde el colectivo explican que las investigaciones y registros policiales no se han llevado a cabo "basándose en pruebas tangibles, sino sobre la base de la sospecha"."Los comisarios que han ordenado estas investigaciones lo han hecho basándose en una pertenencia real o supuesta a la religión musulmana", añaden.

Tras la instauración del estado de emergencia, el Ejecutivo de François Hollande anunció su propósito de reformar la Constitución para poder retirar la nacionalidad a los binacionales franceses condenados por atentar contra los principios fundamentales de la República. "La evolución del debate ha mantenido a los musulmanes como el centro del problema, incluso si también hubo musulmanes entre los asesinados. Los terroristas no diferenciaron entre musulmanes y no musulmanes, entre negros y blancos, franceses de origen o franceses de adopción –recuerda Louati-. Sin embargo, el Gobierno se adelantó pidiendo una reforma constitucional de manera precipitada, contrariamente a las opiniones de algunos especialistas, también de varios parlamentarios y abogados constitucionalistas".

Esta medida, vieja reivindicación del Frente Nacional, fue rechazada por el actual presidente de la República y por su primer ministro, Manuel Valls, cuando Nicolas Sarkozy, en 2010, la colocó sobre el tablero. ¿Por qué entonces el Ejecutivo socialista defiende esta polémica reforma? Para el CCIF, se trata de “una carta la política, pretende jugar con el miedo de los franceses y dividirles”. Según el colectivo, se rompe así con uno de los principios fundamentales de la República francesa: la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley: “Solo quieren crear una especie de símbolo, pero no se dan cuenta de que están creando dos categorías de franceses”, alerta el portavoz.

“¿Piensa de verdad el Ejecutivo que esta medida evitará nuevos atentados? ¿Que un terrorista va a dejar de cometer un atentado si le amenazamos con perder su nacionalidad?”, se indaga. “No hay que olvidar que estos individuos atentan porque detestan esta nacionalidad. No se trata de proteger a los franceses, sino de dividir a la comunidad nacional creando dos categorías de ciudadanos”. Por lo tanto, para el CCIF, se trata de “una medida sin sentido, que no es productiva, pero que nos hará pagarlo muy caro a nivel social en Francia”.

Los ciudadanos franceses de religión musulmana ya conocen las consecuencias de este discurso político. “La situación es inquietante”, asegura el portavoz del CCIF. “Aparece ahora un problema de identidad, personas que esconden sus convicciones religiosas para conservar su trabajo, niños que se preguntan si son o no franceses porque sus padres son musulmanes, a lo que suman la persecución y las agresiones contra mujeres con velo”. La islamofobia aparece así en un escenario en el que “todo está aceptado” y la “impunidad” se ha convertido en algo cotidiano. “El Gobierno es responsable de no proteger a  todos y cada uno de sus ciudadanos”, sentencia Louati.

*Artículo publicado en El Periódico de Cataluya el 29 de diciembre de 2015.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal — Santé
Comment le CHU de Bordeaux a broyé ses urgentistes
Les urgences de l’hôpital Pellegrin régulent l’accès des patients en soirée et la nuit. Cela ne règle rien aux dysfonctionnements de l’établissement, mettent en garde les urgentistes bordelais. Épuisés par leur métier, ils sont nombreux à renoncer à leur vocation.
par Caroline Coq-Chodorge
Journal
Force ouvrière : les dessous d’une succession bien ficelée
À l’issue du congrès qui s’ouvre dimanche, Frédéric Souillot devrait largement l’emporter et prendre la suite d’Yves Veyrier à la tête du syndicat. Inconnu du grand public, l’homme incarne, jusqu’à la caricature, le savant équilibre qui prévaut entre les tendances concurrentes de FO.
par Dan Israel
Journal
« Travail dissimulé » : la lourde condamnation de Ryanair confirmée en appel
La compagnie aérienne a été condamnée, en appel, à verser 8,6 millions d’euros de dommages et intérêts pour « travail dissimulé ». La firme irlandaise avait employé 127 salariés à Marseille entre 2007 et 2010, sans verser de cotisations sociales en France. Elle va se pourvoir en cassation.
par Cécile Hautefeuille
Journal — Social
En Alsace, les nouveaux droits des travailleurs détenus repoussent les entreprises
Modèle français du travail en prison, le centre de détention d’Oermingen a inspiré une réforme du code pénitentiaire ainsi qu’un « contrat d’emploi pénitentiaire ». Mais entre manque de moyens et concessionnaires rétifs à tout effort supplémentaire, la direction bataille pour garder le même nombre de postes dans ses ateliers.
par Guillaume Krempp (Rue89 Strasbourg)

La sélection du Club

Billet de blog
Destruction du soin psychique (2) : fugue
Comment déliter efficacement un service public de soins ? Rien de plus simple : grâce à l'utilisation intensive de techniques managériales, grâce à l'imposition d'un langage disruptif et de procédures conformes, vous pourrez rapidement sacrifier, dépecer, puis privatiser les parties rentables pour le plus grand bonheur de vos amis à but lucratif. En avant toute pour le profit !
par Dr BB
Billet de blog
Macron 1, le président aux poches percées
Par Luis Alquier, macroéconomiste, Boris Bilia, statisticien, Julie Gauthier, économiste dans un ministère économique et financier.
par Economistes Parlement Union Populaire
Billet de blog
par Bésot
Billet de blog
Le service public d’éducation, enjeu des législatives
Il ne faudrait pas que l’avenir du service public d’éducation soit absent du débat politique à l’occasion des législatives de juin. Selon que les enjeux seront clairement posés ou non, en fonction aussi des expériences conduites dans divers pays, les cinq prochaines années se traduiront par moins ou mieux de service public d’éducation.
par Jean-Pierre Veran