Jesusmarana
Jesús Maraña, director de infoLibre
Abonné·e de Mediapart

62 Billets

0 Édition

Billet de blog 16 mai 2015

Algunas bobadas sobre el 15-M

Jesusmarana
Jesús Maraña, director de infoLibre
Abonné·e de Mediapart

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Llegamos al ecuador de la campaña electoral, que coincide con el cuarto aniversario del 15-M. Con esta excusa volverá a asomar uno de los rasgos más característicos de este país: la absoluta seguridad con la que cada cual cree tener razón en todo momento y acerca de lo que sea, incluso cuando cambia de opinión sobre el mismo tema. Si tú no varías la tuya al mismo ritmo, ¡horror! Puedes convertirte en antipatriota-buenista-pesebrista-radical-perroflauta-titiritero-trasnochado-viejuno… o múltiples combinaciones de todo eso, según sople el viento del discurso único en el instante concreto.

Hay voces bien sonoras en los medios que dieron por muerto y enterrado el 15-M por navidad del mismo año. Que el PP ganara por mayoría absoluta las elecciones generales les puso todavía más fácil la gimnasia de darse la razón a sí mismos y concluir que aquello había sido una especie de enorme botellón sin mayor significado sociológico, amplificado por algunas televisiones y por esa gente que dedica el tiempo libre a discutir en las redes sociales. Cuando Sol volvió a llenarse de vez en cuando, o se produjeron concentraciones multitudinarias y pacíficas ante el Congreso, esas mismas voces no aceptaron que el espíritu del 15-M siguiera vivo sino que decidieron que se trataba de grupos muy bien organizados y peligrosos para la estabilidad institucional, de modo que lo apropiado era endurecer la legislación sobre el derecho de reunión y manifestación y sobre el ejercicio de la libertad de expresión. Una labor a la que el PP se ha entregado con entusiasmo.

Manifestación del 15-M el 15 de mayo de 2015 en Madrid. © FOTOMOVIMIENTO 15M

LA SALUD DEL MUERTO

El resultado de Podemos en las elecciones europeas de hace un año, por sorprendente que fuera para políticos, tertulianos y encuestadores de todo signo y condición, permitió de inmediato lucirse a los mismos perspicaces analistas que habían dado por muerto el 15-M, porque decidieron que Podemos era la articulación política de aquel movimiento indignado. No han explicado cómo se puede articular políticamente a un muerto, y tampoco importa mucho a estas alturas. (*)

Me preguntan colegas de un canal británico de televisión dónde creo que está hoy el 15-M. Y respondo eso que sienta tan mal en algunas tertulias españolas: no lo sé. Entre otras razones porque seguramente nunca estuvo en ningún « sitio » concreto. Algunos creyeron o quisieron creer que todo empezaba y acababa en la Puerta del Sol, o en unos cuantos blogs, o en determinadas plazas de barrios de las ciudades. Otros quizás pensaron que bastaba con traducir en propuestas políticas unos cuantos gritos de la indignación, desde el « no nos representan » hasta « democracia real » o « no hay pan para tanto chorizo ». Quien se arrogue en exclusiva la representación del 15-M contradice precisamente una de las esencias de su espíritu, y ese tacticismo quizás le pase factura.

EFECTOS VISIBLES

Harán falta más de cuatro aniversarios para averiguar exactamente la trascendencia sociológica y política del 15-M. O de los 15-M, porque en ningún momento se ha tratado de un movimiento único, ni en origen ni en desarrollo. Como mucho, uno se atreve a citar a los colegas británicos algunas cosas que probablemente no habrían sucedido en España sin el 15-M: no existiría Podemos; ni el rápido empuje de la réplica a ese fenómeno desde la derecha, Ciudadanos; ni se habría extendido la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH); ni se habría elevado tanto la exigencia de transparencia y honestidad en la política; ni se habría hecho tan evidente la crisis del bipartidismo o incluso del partidismo. Sin el 15-M posiblemente los aparatos de las formaciones de izquierda seguirían acomodados en su inercia, en su modo de vida, confiando ciegamente en las marcas y muy poco en las personas. Ni en el PSOE habrían pensado para Madrid en Ángel Gabilondo ni en Izquierda Unida habrían pedido a Luis García Montero que diera un paso más en su compromiso. En el PP, por el momento, resulta muy complicado percibir consecuencias del 15-M. (Desde el poder todo se ve o se intenta ver con mucha mayor distancia).

Lo ocurrido hasta hoy sería inexplicable sin la realidad digital, sin las redes sociales, pero también sin la insoportable corrupción y sin una gestión injusta de las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera. El 15-M tampoco fue un big-bang del que surgió un mundo nuevo. Hay mucha gente en la marea blanca, en la verde, en las protestas que echaron abajo la ley Gallardón contra el aborto y en todo tipo de movimientos cívicos (incluidos muchos militantes de grupos políticos y sindicatos) que llevan peleando en defensa de los derechos sociales desde mucho antes de la primera acampada de Sol.

Una de las mayores bobadas que hubo que escuchar en mayo de 2011 sobre el 15-M fue que hacía daño a la Marca España. Acaba de repetirlo la nueva delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, a quien habrán llamado los mismos colegas del canal británico, sorprendidos por cierto de que el PP siga encabezando todas las encuestas pese a los escándalos de corrupción. Según ellos, eso sí que mancha la Marca España.

(*) Si a alguien le interesa conocer el origen y desarrollo de Podemos, últimamente se han publicado hasta nueve ensayos diferentes. Por la información que aporta, cabe destacar 'Podemos. Objetivo: asaltar los cielos', de Jacobo Rivero, editado por Planeta.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal — Santé
Comment le CHU de Bordeaux a broyé ses urgentistes
Les urgences de l’hôpital Pellegrin régulent l’accès des patients en soirée et la nuit. Cela ne règle rien aux dysfonctionnements de l’établissement, mettent en garde les urgentistes bordelais. Épuisés par leur métier, ils sont nombreux à renoncer à leur vocation.
par Caroline Coq-Chodorge
Journal
Force ouvrière : les dessous d’une succession bien ficelée
À l’issue du congrès qui s’ouvre dimanche, Frédéric Souillot devrait largement l’emporter et prendre la suite d’Yves Veyrier à la tête du syndicat. Inconnu du grand public, l’homme incarne, jusqu’à la caricature, le savant équilibre qui prévaut entre les tendances concurrentes de FO.
par Dan Israel
Journal
« Travail dissimulé » : la lourde condamnation de Ryanair confirmée en appel
La compagnie aérienne a été condamnée, en appel, à verser 8,6 millions d’euros de dommages et intérêts pour « travail dissimulé ». La firme irlandaise avait employé 127 salariés à Marseille entre 2007 et 2010, sans verser de cotisations sociales en France. Elle va se pourvoir en cassation.
par Cécile Hautefeuille
Journal — Social
En Alsace, les nouveaux droits des travailleurs détenus repoussent les entreprises
Modèle français du travail en prison, le centre de détention d’Oermingen a inspiré une réforme du code pénitentiaire ainsi qu’un « contrat d’emploi pénitentiaire ». Mais entre manque de moyens et concessionnaires rétifs à tout effort supplémentaire, la direction bataille pour garder le même nombre de postes dans ses ateliers.
par Guillaume Krempp (Rue89 Strasbourg)

La sélection du Club

Billet de blog
Macron 1, le président aux poches percées
Par Luis Alquier, macroéconomiste, Boris Bilia, statisticien, Julie Gauthier, économiste dans un ministère économique et financier.
par Economistes Parlement Union Populaire
Billet de blog
Ce qu'on veut, c'est des moyens
Les salarié·es du médicosocial se mobilisent à nouveau les 31 mai et 1er juin. Iels réclament toujours des moyens supplémentaires pour redonner aux métiers du secteur une attractivité perdue depuis longtemps. Les syndicats employeurs, soutenus par le gouvernement, avancent leurs pions dans les négociations d'une nouvelle convention collective avec comme levier le Ségur de la santé.
par babalonis
Billet de blog
Destruction du soin psychique (2) : fugue
Comment déliter efficacement un service public de soins ? Rien de plus simple : grâce à l'utilisation intensive de techniques managériales, grâce à l'imposition d'un langage disruptif et de procédures conformes, vous pourrez rapidement sacrifier, dépecer, puis privatiser les parties rentables pour le plus grand bonheur de vos amis à but lucratif. En avant toute pour le profit !
par Dr BB
Billet de blog
Le service public d’éducation, enjeu des législatives
Il ne faudrait pas que l’avenir du service public d’éducation soit absent du débat politique à l’occasion des législatives de juin. Selon que les enjeux seront clairement posés ou non, en fonction aussi des expériences conduites dans divers pays, les cinq prochaines années se traduiront par moins ou mieux de service public d’éducation.
par Jean-Pierre Veran