Jesusmarana
Jesús Maraña, director de infoLibre
Abonné·e de Mediapart

62 Billets

0 Édition

Billet de blog 23 juin 2021

Estamos donde estamos: indultos frente a insultos

Sorprende la desconfianza que las derechas muestran hacia un poder judicial cuyos órganos mantienen bloqueados desde hace dos años y medio. ¿Acaso es posible un « cambio de régimen »? ¿En serio Casado, Abascal, Arrimadas y sus numerosos altavoces mediáticos desprecian tanto a los tribunales que creen que no se aplicarían las leyes vigentes para frenar cualquier « asalto » al Estado de Derecho? Jesús Maraña analiza el panorama político español marcado por las medidas de gracia a los condenados por el procés.

Jesusmarana
Jesús Maraña, director de infoLibre
Abonné·e de Mediapart

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Si aceptamos que la concesión de los indultos a los condenados por el procés que este martes aprobará el Gobierno es un punto de inflexión en la crisis territorial que España afronta desde hace más de una década (por no decir tres siglos), valdría la pena dedicar una tesis doctoral al análisis comparativo entre los discursos pronunciados este lunes, con una diferencia de pocos minutos, por Pedro Sánchez en el Liceu barcelonés (ver aquí) y por Pablo Casado ante la plenaria de los grupos parlamentarios del Partido Popular (ver aquí).

Valdría la pena también realizar un ejercicio a ciegas, prescindiendo de filias y fobias, de sectarismos partidistas, de manías personales o de axiomas preconcebidos sobre la llamada patria (ese concepto vidrioso que unos ven en un mapa, otros en la amistad, algunos en la infancia y no pocos en la comunidad que paga religiosamente sus impuestos). Convendría que voces no identificadas, neutras pero convincentes, leyeran y grabaran cada discurso para ser escuchado sin desvelar su autoría hasta después de que cada oyente opine sobre su contenido. Confieso que me gustaría conocer el resultado de una encuesta independiente realizada sobre esas condiciones.

¿Por qué? Pues porque, a pesar del ruido, de la polarización y de la desinformación galopantes, hace décadas que la ciudadanía española viene demostrando ser mayoritariamente partidaria del diálogo frente al insulto, de la concordia frente a la ruptura, del respeto mutuo frente a la imposición, de la pluralidad frente al autoritarismo (sin todo eso, además de los intereses creados, no habría existido Transición alguna). Los discursos de Sánchez y de Casado este lunes han dibujado dos formas de concebir Cataluña, España y la propia democracia. Y para calcular el respaldo social de cada una de esas concepciones, convendría descontar el peso del « antisanchismo » y del « anticasadismo » que llevan a prejuzgar sus posiciones y hasta sus intenciones.

Si hiciéramos una cata a ciegas, observaríamos que en el mensaje con el que Sánchez argumenta los indultos se reiteran los conceptos de concordia, convivencia, diálogo, respeto, democracia, corazón, acuerdo, reconciliación... En el de Casado abundan distintas variedades de términos como sanchismo, España, golpe de gracia, cambio de régimen, separatismo, secesión, cobardía...

Nada más iniciar Sánchez su discurso, desde las propias butacas del Liceu ya quedó clara la falsedad de que los indultos consisten en una « rendición » al independentismo. Se escucharon gritos de « independencia » y « aministía » (ver aquí) que dejan claro que los indultos no satisfacen en absoluto a los sectores que defienden la vía unilateral y no admiten otra base de diálogo que no sea (como mínimo) el referéndum de autodeterminación.

Aquí asoma una diferencia clara entre el discurso del presidente del Gobierno y el del líder de la oposición. El primero asume que los indultos son « un primer paso » en el camino hacia « un nuevo modelo de país » en el que puedan convivir y entenderse concepciones distintas sobre el propio modelo de Estado siempre que respeten las reglas democráticas y bajo el paraguas (elemento clave) de un mismo « proyecto europeo ». Habrá que confrontar la apuesta por la « unión » de una España plural y diversa con la de quienes ya han dado la espalda a cualquier proyecto compartido. Quizás sea no sólo inevitable sino conveniente que las urnas se pronuncien en su día y con condiciones acordadas sobre este extremo, con preguntas suficientemente abiertas para que no quepa la imposición.

En el discurso de Casado no se observa más novedad que la que expresa el enfado hacia quienes ya considera poco menos que « traidores » a su concepto unilateral e inamovible de España. No acepta siquiera que den una oportunidad a la vía política de diálogo. Lo que Casado vio entre quienes aplaudían en el Liceu es « una supuesta sociedad civil rota y débil entregada a un Gobierno con dinero pero sin principios ». Y donde empresarios, banqueros, sindicatos u obispos perciben una oportunidad para la convivencia democrática, Casado sólo divisa  « lobbys en búsqueda de fondos europeos ». En su galopante competencia con el discurso de Vox, el PP denuncia la « debilidad económica y moral » de los « extraños compañeros de cama » que apoyan los indultos. Traidores y vendidos, que diría Abascal. Ganando amigos a base de insultos.

Esa sugerida (y sugerente) tesis doctoral tendría que analizar la confianza o desconfianza que cada uno de estos discursos deposita en el sistema democrático e institucional. Resulta cuanto menos curioso que quien defiende los indultos haga hincapié en la fortaleza demostrada por el Estado y en la necesidad de demostrar su « magnanimidad » (prepotencia mal traída que enciende los ánimos en amplios sectores del catalanismo), mientras que Casado repite que el proyecto del sanchismo es « un cambio de régimen » que pasa por el « desfalco de la soberanía » y desemboca en la « ruptura de España ».

Incluso para quienes consideramos que la sentencia del procés fue muy excesiva en sus condenas, y que el delito de sedición debe ser reformado y adaptado al siglo XXI, sorprende la desconfianza que las derechas muestran hacia un poder judicial cuyos órganos mantienen bloqueados desde hace dos años y medio. ¿Acaso es posible un « cambio de régimen »? ¿En serio Casado, Abascal, Arrimadas y sus numerosos altavoces mediáticos desprecian tanto a los tribunales que creen que no se aplicarían las leyes vigentes para frenar cualquier « asalto » al Estado de Derecho?.

Este mismo martes conoceremos la argumentación individualizada de unos indultos que son potestad del Ejecutivo, tan legítimos y respetables (al menos) como los que en su día beneficiaron a golpistas del 23-F o a políticos implicados en el terrorismo de Estado de los GAL. Sus beneficiarios llevan más de tres años y medio en prisión. No se pretende cambiar sus ideas, protegidas por una Constitución no militante, sino dar una oportunidad a la palabra y al intercambio de reivindicaciones desde el respeto democrático.

Sin acritud: ¿cuál es la alternativa? Me permito destacar (ahora que tanto eco tienen los Savater y los Trapiello) otras voces de intelectuales lúcidos y respetados, como algunos que han pasado por infoLibre en las últimas semanas. Advertía Manuel Vicent: « Si la derecha quiere que dentro de diez años haya el 80% de independentistas catalanes, que siga con esto, que siga con esta política judicial en vez de hacer política de verdad » [ver aquí]. Y añadía Juan José Millás: « Si gobernara el Partido Popular, no es que fuera a dar indultos, es que seguramente daría amnistía […] y además es probable que el PSOE le apoyara o por lo menos no estorbara como hizo con el artículo 155 » (ver aquí).

Las encuestas indican que la comprensión de los indultos va evolucionando desde que se anunciaron hasta este martes en que se aprueban (ver aquí). Aún existe un apoyo mayoritario en Cataluña y una oposición (menos) mayoritaria en el resto de España. No convencerán nunca a quienes ya han dado la espalda al Estado ni a quienes sitúan como prioridad tumbar al Gobierno de coalición antes que experimentar soluciones a problemas enquistados. El Gobierno, y la mayoría parlamentaria que apoya la medida, tienen margen para explicarla y demostrar su « utilidad pública ». Mientras tanto, efectivamente, « estamos donde estamos », y no sólo se trata de Cataluña, sino también (y quizás sobre todo) del paro juvenil, del salario mínimo, de la factura de la luz... En todo eso se la juega el Gobierno de coalición. Más que con los indultos, donde quien se la juega, más bien, es España.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal — France
Redon : un mutilé, les fautes du ministère de l’intérieur et la justice qui enterre
Le 19 juin 2021, en Bretagne, lors d’une opération menée pour interdire une rave party, Alban, 22 ans, a eu la main arrachée par une grenade tirée par les gendarmes. Le 11 mars 2022, le parquet de Rennes a classé sans suite. Pourtant, l’enquête démontre non seulement la disproportion de la force mais les responsabilités de la préfecture et du ministère de l’intérieur. Mediapart a pu consulter des SMS et des appels aux pompiers, accablants, enterrés par le procureur de la République.
par Pascale Pascariello
Journal
La majorité se montre embarrassée
Après les révélations de Mediapart concernant le ministre Damien Abad, visé par deux accusations de viol qui ont fait l’objet d’un signalement à LREM le 16 mai, la majorité présidentielle peine à justifier sa nomination au gouvernement malgré cette alerte. La première ministre a assuré qu’elle n’était « pas au courant ».
par Marine Turchi
Journal
La haute-commissaire de l’ONU pour les droits humains en Chine pour une visite à hauts risques
Michelle Bachelet entame lundi 23 mai une mission officielle de six jours en Chine. Elle se rendra au Xinjiang, où Pékin est accusé de mener une politique de répression impitoyable envers les populations musulmanes. Les organisations de défense des droits humains s’inquiètent d’un déplacement trop encadré et de l’éventuelle instrumentalisation. 
par François Bougon
Journal — Europe
À Kharkiv, des habitants se sont réfugiés dans le métro et vivent sous terre
Dans le métro ou sous les bombardements, depuis trois mois, la deuxième ville d’Ukraine vit au rythme de la guerre et pense déjà à la reconstruction.
par Clara Marchaud

La sélection du Club

Billet de blog
Lycéennes et lycéens en burn-out : redoutables effets de notre organisation scolaire
La pression scolaire, c’est celle d’une organisation conçue pour ne concerner qu’une minorité de la jeunesse Lycéennes et lycéens plus nombreux en burn-out : une invitation pressante à repenser le curriculum.
par Jean-Pierre Veran
Billet de blog
Déblanquérisons l'École Publique, avec ou sans Pap Ndiaye
Blanquer n'est plus ministre et est évincé du nouveau gouvernement. C'est déjà ça. Son successeur, M. Pap Ndiaye, serait un symbole d'ouverture, de méritocratie... C'est surtout la démonstration du cynisme macronien. L'école se relèvera par ses personnels, pas par ses hiérarques. Rappelons ce fait intangible : les ministres et la hiérarchie passent, les personnels restent.
par Julien Cristofoli
Billet de blog
Recrutement enseignant : une crise des plus inquiétantes pour l’avenir de l’école
La crise de recrutement enseignant atteint cette année un niveau largement plus inquiétant que les années précédentes dont les conséquences seront gravissimes pour le service public d’éducation. Elle témoigne, au-delà de ses dénis, de l’échec de la politique de Jean-Michel Blanquer.
par Paul DEVIN
Billet de blog
Ndiaye et Blanquer : l'un compatible avec l'autre
« Le ministre qui fait hurler l'extrême droite », « l'anti-Blanquer », « caution de gauche »... voilà ce qu'on a pu lire ou entendre en cette journée de nomination de Pap Ndiaye au ministère de la rue de Grenelle. Beaucoup de gens de gauche qui apprécient les travaux de M. Ndiaye se demandent ce qu'il vient faire là. Tentons d'y voir plus clair en déconstruisant le discours qu'on tente de nous imposer.
par Jadran Svrdlin