La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

61 Billets

0 Édition

Billet de blog 3 janv. 2019

Nadie ha guardado los chalecos en la guantera

El fantasma de la indignación sigue recorriendo Europa. Sigamos atentos, porque las consecuencias ni se ven a corto ni están escritas, pero serán múltiples y posiblemente contradictorias. Análisis de Cristina Monge, politóloga y colaboradora de infoLibre, socio editorial de Mediapart en España, sobre la cólera ciudadana personificada por los « chalecos amarillos ».

La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

Acostumbrados como estamos a vivir a fuerza de escándalos y declaraciones grandilocuentes, solemos dar por olvidado aquello que desaparece de los primeros titulares. Hace unas semanas permanecíamos atentos a todas las noticias que llegaban de Francia. Hoy, parece como si de repente la furia hubiera desaparecido. Nada más lejos.

Conviene recapitular lo conseguido por los chalecos amarillos. En primer lugar, dos rectificaciones de Macron. La primera, una marcha atrás en los impuestos al diésel. La segunda, el paquete de medidas destinadas a incrementar el poder adquisitivo y que supone ceder sobre el incremento de la Contribución Social Garantizada aprobado en enero de 2018, y el anuncio de la subida de 100 euros del SMIC (SMI) –aunque se trata más bien de un incremento de la prima de actividad a cargo de las y los contribuyentes–. Estas medidas, no ajenas a las críticas como se argumenta en este artículo de la revista Viento Sur,  supondrán al presupuesto público francés en torno a 10.000 millones de euros, y harán que el déficit presupuestario supere en 2019 el límite europeo del 3%, según las previsiones. ¿Cómo reaccionará ahora la Unión Europea cuando es el sistémico Macron el que se salta las reglas de la austeridad?

Por otro lado, la movilización ha obligado a Macron a tener, al menos, un gesto de humildad. El tiempo dirá si ha surtido más o menos efecto, pero hace un mes era impensable que Júpiter –como lo llaman popularmente en Francia por su personalidad– se rebajara a poner un mensaje en Change.org, la plataforma que difundió el primer llamamiento a la movilización, para decirles a los chalecos amarillos: « He entendido el mensaje. Os contesto directamente: tenéis razón ».

Además de estos efectos concretos, el movimiento de los chalecos amarillos ha impactado en otros aspectos, como pasa siempre con los movimientos sociales, que más allá de sus logros y consecuencias inmediatas generan cambios sobre otros aspectos aunque no se vea una relación directa causa-efecto o no se compruebe de forma instantánea. Entre estos impactos destacan dos que, a mi juicio, sitúan a los Gilets Jaunes en la estela de los movimientos de los indignados. La primera es la confluencia de sensibilidades y descontentos que se dan cita en la movilización. A los chalecos amarillos que protestaban –entre otras cosas– por la subida del diésel, se unieron después estudiantes, los chalecos rojos de la CGT y la marcha verde que pedía un acuerdo ambicioso contra el cambio climático en la cumbre de Katowice, entre otros. Toda una amalgama de malestares.

El segundo de estos impactos es la constatación de una crisis de representación y la apuesta por una mayor implicación de la ciudadanía en los asuntos públicos. En este caso, una de las reivindicaciones que ha decantado a partir de las movilizaciones de estas semanas es la de un « Referéndum de Iniciativa Ciudadana », es decir, una especie de mecanismo ciudadano que permita presentar leyes, remover candidatos o hacer cambios en la Constitución, al que, como argumentan desde Mediapart, todos los partidos se han querido adherir con propuestas más o menos coincidentes, porque nadie desea quedarse fuera. No quiere decir que la movilización como tal, ni siquiera que la propuesta en sí misma, suponga una solución a la crisis de representación ni a las vías de agua que se le han abierto a la democracia liberal, ni mucho menos, pero diagnostica el problema de fondo y lo pone en la agenda, que en definitiva es la principal misión de los movimientos sociales.

Si se mira en perspectiva, dos son los malestares básicos de los chalecos amarillos que conectan con el resto de movimientos indignados que han ido estallando en Occidente en los últimos años: la desigualdad económica que llevan aparejada las políticas neoliberales y las carencias manifiestas de una democracia liberal representativa que se queda estrecha para los tiempos que corren.

En definitiva, los chalecos están lejos de ser plegados y metidos en la guantera, y el fantasma de la indignación sigue recorriendo Europa. Sigamos atentos, porque las consecuencias ni se ven a corto ni están escritas, pero serán múltiples y posiblemente contradictorias.

*Artículo de Cristina Monge, publicado en infoLibre, socio editorial de Mediapart, el 23 de diciembre de 2018.

Politóloga, directora de conversaciones de Ecodes y profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza. Su trayectoria académica, personal y profesional ha estado vinculada a los movimientos sociales y a la búsqueda de un modelo social basado en la sostenibilidad. Acaba de publicar 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad, editado por Prensas de la Universidad de Zaragoza, que recoge buena parte de su tesis doctoral en la que analiza la idea y la práctica de participación en el 15M. Apasionada de la política, la comunicación y la defensa ambiental.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal — Gouvernement
Le malentendu Pap Ndiaye
Insulté par l’extrême droite et critiqué par certains partisans de Macron, le ministre de l’éducation nationale est en réalité un modéré, loin des caricatures indigénistes et des procès en wokisme. Mais, entouré de proches de Jean-Michel Blanquer et du président, Pap Ndiaye aura du mal à s’imposer.
par Joseph Confavreux et Ellen Salvi
Journal — Climat
Face à la sécheresse, organiser collectivement la solidarité
La sécheresse est en train de dévaster l’Inde et le Pakistan. Ce type d’épisode, de plus en plus fréquent, ne se limite plus aux pays en voie de développement. En France, une vingtaine de départements font déjà l’objet de mesures de restriction d’eau.
par Mickaël Correia et Amélie Poinssot
Journal — Asie
Au Pakistan, la température frôle les 50 °C et accable les plus pauvres
Classé en 8e position parmi les pays les plus à risques face au changement climatique, le Pakistan vient de subir une vague de chaleur quasi inédite. D’Islamabad à Karachi, des millions de personnes ont fait leur possible pour assurer le quotidien dans des conditions extrêmement difficiles.
par Marc Tamat
Journal
Législatives : comment le RN cible le rassemblement des gauches
Mediapart a pu consulter les documents fournis aux candidats du parti d’extrême droite pour les législatives. Ils montrent que le parti fait manifestement peu confiance à ses troupes sur le terrain. Ils s'en prennent à la coalition de gauche Nupes, rebaptisée « extrême gauche pro-islamiste ».
par Lucie Delaporte

La sélection du Club

Billet de blog
Mineur·es en danger à la rue, il est urgent de les protéger !
« Les droits de l’enfant ne se discutent pas, encore moins au profit d’affichages politiciens de “lutte contre l’immigration”. » Face au nombre croissant d’enfants migrants en grand danger faute de prise en charge, une soixantaine d'associations locales de terrain et d'organisations nationales tirent la sonnette d’alarme. Ils demandent que « la présomption de minorité soit inscrite explicitement dans la loi. »
par Les invités de Mediapart
Billet de blog
A quoi sommes-nous sensibles ?
La mort des non Occidentaux semble invisible. Qu’ils soient Syriens, Afghans, Nord Africains, du Moyen Orient, d’Asie... Ils sont comme fantomatiques, presque coupables d’effleurer notre champ de vision.
par Bruno Lonchampt
Billet de blog
Faire de l’hospitalité un droit fondamental
Dans un livre qui fera date, la juriste Marie Laure Morin propose de faire de l’hospitalité un droit fondamental afin de construire un droit des migrations qui rompe, enfin, avec des législations répressives qui violent les droits humains et menacent l’État de droit. J’ai volontiers accepté d’en écrire la préface.
par Edwy Plenel
Billet de blog
Couple binational : le parcours du combattant
Si on m’avait dit auparavant, qu’en 2021 je serais mariée, j’aurais éclaté de rire ! Pourtant, par amour, on est capable de tout.
par Amoureux Au ban public