El libro de Wyoming, firmado y dedicado para los nuevos suscriptores de infoLibre

Portada de 'No estamos locos', que El Gran Wyoming firmará y dedicará a los nuevos suscriptores. Portada de 'No estamos locos', que El Gran Wyoming firmará y dedicará a los nuevos suscriptores.

Inspirado por su vida y por la vida, el colaborador de infoLibre El Gran Wyoming ha echado la vista atrás en su memoria para componer un libro que quiere pintar “un retrato de lo que somos”. Con nuestros defectos y virtudes. Con inquebrantables ganas de crecer y mejorar. Y de hacerlo con una sonrisa en la boca. La misma que queremos provocar a los lectores que se suscriban a este periódico a lo largo de febrero con la tarifa Socio Anual +. Para ellos tenemos reservado un ejemplar de No estamos locos (Planeta), que el propio Wyoming firmará y dedicará individualmente. El abono, a un precio de 75 euros al año –60 euros para jubilados, estudiantes y parados–, incluye el acceso a todos los contenidos de infoLibre y el envío a domicilio de la revista mensual en papel tintaLibre. 

“No se enseña la Guerra Civil, ni la Transición, ni la dictadura. La razón por la que escribo este libro es porque esto son cosas que dice la gente en la calle, en los bares, pero cuando las dice una persona que es famosa cobran otro sentido”, contó el también presentador de El intermedio (La Sexta) a este periódico. “Hoy hay gestos que nos hacen recordar tiempos pasados, que vienen de personas que se resisten a cambiar los nombres de calles dedicadas a genocidas. Y hay muchos gestos, como la restricción del derecho a la manifestación, a la huelga, la ley del aborto… Están recortando derechos en el sentido de la libertad”.

“El problema", agregó Wyoming, “es quién lo va a arreglar, y quien lo tiene que arreglar eres tú, poniendo en su sitio a cada uno a su vez”. Una manera de empezar sería echarse a la calle, “pero lo que pasa es que dos millones convocan por Internet y hay 300 en la protesta. El día en que salgan dos millones de personas y se colapse la ciudad, entonces estará resuelto todo”. Entretanto, ni obediencia ciega ni sumisión. “Somos un país con excesivo respeto al señorito: cuando alguien ve a un rico se humilla, y además muchas veces se confunde al alto cargo con el señorito”.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.