La construcción urgente de un discurso xenófobo

Hasta ahora ningún líder ni partido de ámbito nacional había agitado el fantasma de la migración. No vendía; es más, provocaba rechazo en la ciudadanía. España era la excepción europea junto a Portugal en un mar de xenofobia y estupidez, algo de lo que sentirnos orgullosos. Pues ya no, una nueva hornada de políticos compiten subidos en la alambrada de Ceuta a ver quién es más español. Es un camino peligroso e irresponsable.

En España no hay xenofobia, pero sí un racismo latente contra gitanos y magrebíes. Las personas de color son por lo general mejor recibidas. España es uno de los países más generosos. La respuesta ciudadana a los terremotos y desgracias internacionales es ejemplar. Somos de los que más dinero recaudan, y los más activos en el envío de ayuda y voluntarios. No todos, están también los que no pierden la oportunidad de cobrar comisiones a la desgracia.

Hasta ahora ningún líder ni partido de ámbito nacional había agitado el fantasma de la migración. No vendía; es más, provocaba rechazo en la ciudadanía. Quizá fuera la dictadura que nos vacunó contra el odio, quizá el recuerdo de los refugiados españoles en Francia y de la generosidad de México y de otros países latinoamericanos. También la emigración económica de los 60.

Éramos la excepción europea junto a Portugal en un mar de xenofobia y estupidez, algo de lo que sentirnos orgullosos. Pues ya no, una nueva hornada de políticos compiten subidos en la alambrada de Ceuta a ver quién es más español. Es un camino peligroso e irresponsable.

Entre las diez preocupaciones de los españoles en febrero de 2018 no figuraba la migración. Los dos primeros puestos eran para el paro y la corrupción. En los últimos estaban la Educación y las pensiones públicas, contra las que hay un runrún creciente e interesado de los mismos que cobran comisiones a la generosidad. En junio se mantienen en cabeza el paro y la corrupción, dos dramas que dificultan una verdadera recuperación económica. Cae el temor a una independencia de Cataluña y aparece la preocupación por la administración de Justicia, quizá vinculada a la anterior, y una aplicación abusiva de la ley Mordaza. Seguimos sin noticias de los migrantes​​​​​.

Cuando se habla de corrupción no es un concepto filosófico. Todos tenemos una idea clara y precisa de a qué nos referimos y quién es el campeón nacional en esta práctica, extendida también en Andalucía y Cataluña, donde afecta a otros partidos. Pero la preocupación que engorda las encuestas del CIS es esta y afecta al partido condenado en la Gürtel por mucho que lo niegue.

¿De qué van entonces Pablo Casado y el nuevo PP? Parece que el giro a la derecha consiste en esto. En regresar a Trento, cavar trincheras ideológicas alrededor del Valle de los Caídos, enarbolar la esencia del carlismo, que consiste en oponerse a todo lo que suene a cambio. La tradición y la familia frente a la revolución robótica. Es una propuesta ilusionante.

Los optimistas sostenían que era tacticismo, solo para ganar las primarias que no ganaron y el Congreso Extraordinario en el que Casado arrasó. Han pasado los días y no parece que estemos ante una táctica sino ante una estrategia. Ha sacado del baúl de los recuerdos (de Irak) al hombrecillo insufrible y se ha puesto a hablar de millones de africanos en espera de asaltar la blanca y católica Europa.

Para adornar su discurso anti inmigración, Casado ha ofrecido datos que ni el propio PP sabía de dónde los había sacado. Ha afirmado, por ejemplo, que la oleada actual (sic) recuerda a la 2006 y 2007 cuando llegaron a Canarias 82.000 personas. Como informó Lara Carrasco en InfoLibre​​​, socio editorial de Mediapart, existe un informe oficial del propio gobierno de Mariano Rajoy que situó esa cifra en 44.146. ¿De donde salen los 37.000 extras?

Recordemos que Pablo Casado es aficionado al corta y pega de páginas web, y por ahí puede venir la cosa. Su denuncia de la existencia de millones de africanos preparados para invadir Europa por España no se recoge en los datos oficiales, sean de España o de la UE. Lo que sí se ha podido detectar es un desplazamiento de las rutas de Italia y Malta hacia España.

Es un cambio provocado por la política del nuevo gobierno italiano y la publicitadísima decisión de su ministro de Interior, Matteo Salvini, de cerrar sus puertos no solo a los barcos de rescate de ONG como Pro Activa Open Arms sino a buques de la OTAN que lleven inmigrantes a bordo. No por capricho sino porque los ha recogido en alta mar para impedir su ahogamiento.

También juega Marruecos, que desea encarecer el precio de su cooperación con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Vincular este cambio de tendencia al recibimiento del Aquarius es una falsedad. ¿Qué hubiera hecho Matteo Casado, perdón, Pablo Salvini?

jueves-2148-500x665-12e19a65

Ya están los medios afines en el rol de claque entusiasta, como demuestra esta información con su titular rotundo. ¿Los han contado? No hace mucho otro periódico madrileño habló de 30.000 de los que después nunca se tuvo noticia. Lo curioso es que fue la segunda vez que la Policía les coló la misma mentira. También está Maroto, el jefe de los spin doctor para alabar el discurso « valiente » de su jefe.

Parece que en las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, si es que no hay generales también, los temas estrella para Pablo Casado y Albert Rivera van a ser Cataluña y la inmigración. Bueno, pues unámoslos en un solo vídeo:

Los migrantes tienen un impacto positivo en las economías y pueden ser una solución para resolver la financiación del Estado del bienestar, como demuestra este informe de la revista Nature. Hay muchos en el mismo sentido.

Pero claro, esto es buenismo, ya sabe ZP. Ahora acusan de buenismo al ministro de Interior Grande-Marlaska por querer retirar las concertinas. Marlaska es una de las genialidades de este Gobierno: procede del sector conservador de la magistratura. Ernesto Ekaizer lo describió como « escudo humano » de Sánchez para prevenir y defenderse de los ataques de la derecha.

Muchos de los problemas que está teniendo el nuevo líder del PP con los datos de migración en Europa y España se solucionan con algunas lecturas. Como es tarde para que regrese a las asignaturas que se saltó o que aprobó de aquella manera, le recomendaría estos seis enlaces. Están en el idioma de Harvard, es decir, que no tendrá problemas.

– Patrick Kingsley, en The New York TimesMigration to Europe Is Down Sharply. So Is It Still a Crisis.
– Página de UNHCR sobre Europa.
– Cuál es el estado actual de la crisis migratoria, en The Guardian​​​​​​.
– Algunos asuntos clave, del mismo periódico británico.
– Cinco mitos sobre migración. Este le va a gustar.
– La ONU denuncia una narrativa tóxica sobre la crisis migratoria (cuidado, Pablo).

Es posible que todo este revuelto poscongresual sea un hábil plan de Pablo Casado para que le reciba y le jalee Donald Trump, el jefe de la banda. Allá él.

*Artículo de Ramón Lobo publicado en infoLibre, socio editorial de Mediapart, el 2 de agosto de 2018, en el blog Muros Sin Fronteras.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.