La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

61 Billets

0 Édition

Billet de blog 18 sept. 2015

La fuerza de Jeremy Corbyn

La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

*Artículo de Ignacio Sánchez-Cuenca, publicado en el blog 'A la carga'  de infoLibre, socio editorial de Mediapart

¿Qué tiene Jeremy Corbyn que ha arrasado en las primarias laboristas con un 59,5% del voto frente a sus tres competidores? ¿Por qué ha generado una ola de entusiasmo que ha llevado a decenas de miles de jóvenes a afiliarse al Partido Laborista y que ha atraído a viejos militantes que habían abandonado el partido?

Ha ganado con todos los medios de comunicación en contra. En la prensa progresista, The Guardian optó por Yvette Cooper, no por Corbyn. Los viejos dinosaurios de la Tercera Vía arremetieron con furia contra él. Todos los líderes anteriores, Neil Kinnock, Tony Blair y Gordon Brown, trataron de evitar su victoria. Blair llegó a escribir que Corbyn vive en una realidad paralela, en el mundo de Alicia en el país de las maravillas, y que sus votantes habían perdido la razón. Incluso dijo que quienes llevaban a Corbyn en su corazón necesitaban un trasplante…

Corbyn no es un recién llegado, no es un « político nuevo » ni representa la « nueva política ». Ha sido diputado laborista desde 1983. Pertenece al ala izquierda del partido y conoce perfectamente el funcionamiento de la política parlamentaria. Si algo le caracteriza es la integridad. Su compromiso con las causas de la izquierda y con la lucha por la igualdad es legendario e incuestionable. Tiene convicciones y está dispuesto a defenderlas cueste lo que cueste (ha votado en cientos de ocasiones en contra del criterio de su partido). Cuando habla no está pendiente de lo que vayan a decir los medios y los tertulianos al día siguiente. No le da miedo afirmar que quiere renacionalizar el ferrocarril y algunas grandes empresas energéticas. No abandona la claridad cuando habla sobre temas internacionales delicados e incómodos, rompiendo todos los lugares comunes y expresiones eufemísticas que habitualmente se utilizan en este ámbito (por ejemplo, al tratar los problemas de Oriente Medio). No busca quedar bien ni pretende agradar a todo el mundo: se limita a defender sus ideas. No quiere ser rompedor. No lo necesita. Le basta con ser sincero. Sus discursos consiguen un efecto electrizante, por lo inusuales que resultan en estos tiempos.

No tengo la menor idea de cuál será su futuro como líder del partido. Es muy probable que no sea el mejor candidato para ganar unas elecciones en un país en el que las ideas conservadoras y neoliberales son dominantes. Pero si una virtud tiene Corbyn es la contundencia con la que cuestiona los discursos dominantes. Rompe las barreras virtuales que ahogan el debate político contemporáneo: insiste en la importancia de la acción colectiva, del bien común y de la superación del individualismo consumista. En cuanto lo hace así, se sitúa al margen de las reglas de juego impuestas por el liberalismo y que tanta asfixia producen a los partidos socialdemócratas tradicionales. Hasta dónde pueda llegar su capacidad para reconducir los términos del debate político lo veremos en los próximos años.

La falta de apoyos en el establishment e incluso en su propio grupo parlamentario serán serios obstáculos. No cabe descartar, pues, que quede como un anómalo y breve paréntesis en la larga historia del partido laborista. Ahora bien, su elección ha sido un revulsivo necesario en la política británica: quien aspire a liderar el partido en el futuro tendrá que hacerse cargo del mensaje que han lanzado unas bases que han recuperado la ilusión. Corbyn encarna una socialdemocracia menos obsesionada con ganar el poder a cualquier precio: hay ciertos umbrales que no se deben traspasar, hay ciertas complicidades con los poderes financieros que no se deben cultivar y hay ciertos principios que no se deben sacrificar en nombre del realismo. Su apuesta por la igualdad y la redistribución dejarán una huella, pase lo que pase con el partido laborista.

En la política europea hemos llegado a un punto en el que lanzar un mensaje nítidamente socialdemócrata, centrado en la lucha contra la desigualdad y la injusticia, que rompe con el statu quo liberal que se ha institucionalizado y blindado en Europa, aparece como algo revolucionario o incluso utópico. Ahora se apresurarán a tacharlo de iluso, de antiguo y de ingenuamente idealista, de no haber entendido el mundo global en el que vivimos, de poner en peligro la economía. 

Resulta inevitable establecer algunas analogías y diferencias con España. Compárese la profundidad de los debates entre los candidatos allí con los que tienen lugar aquí. Cada candidato ha expuesto sus ideas y estas eran bastante distintas entre sí. En España, cuando hay primarias o competición interna, se admiten diferencias de personalidad y de modelo de organización interna del partido, pero nunca salen a relucir auténticas diferencias ideológicas ni programáticas, por un miedo atroz a las « fracturas internas » (así sucede tanto en el PSOE como en Podemos; en el PP sigue imperando el ordeno y mando).

Corbyn es un tipo seguro, pero no arrogante. Defiende sus ideas con firmeza, pero sin chulería. No tiene la petulancia intelectual ni el palabreo pedante de los dirigentes de Podemos: no habla de « hegemonías » ni de « significantes vacíos » ni de « núcleos irradiadores ». No actúa como si fuera un famoso de los medios. Representa una forma limpia, clara y directa de hacer política que ha tocado el nervio más sensible de muchos ciudadanos hartos de que se les diga que no hay forma de combatir las desigualdades e injusticias de nuestro tiempo.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal
Algériens sans papiers : la France ne peut plus les expulser mais continue de les enfermer
Dans un courriel confidentiel, le ministère de l’intérieur reconnaît l’impossibilité, à la suite des tensions diplomatiques entre Paris et Alger, d’éloigner les Algériennes et les Algériens sans papiers. Et pourtant : leur enfermement en centres de rétention se poursuit. Une situation « absurde » dénoncent associations et avocats.  
par Yasmine Sellami et Rémi Yang
Journal — Extrême droite
Révélations sur les grands donateurs de la campagne d’Éric Zemmour
Grâce à des documents internes de la campagne d’Éric Zemmour, Mediapart a pu identifier 35 de ses grands donateurs. Parmi eux, Chantal Bolloré, la sœur du milliardaire Vincent Bolloré, qui siège au conseil d’administration du groupe. Premier volet de notre série sur les soutiens du candidat.
par Sébastien Bourdon, Ariane Lavrilleux et Marine Turchi
Journal
La réplique implacable de Laurent Joly aux « falsifications » sur Vichy
En amont du procès en appel ce jeudi du candidat d’extrême droite pour contestation de crime contre l’humanité, l’historien Laurent Joly a publié un livre dévastateur. Il pointe ses mensonges sur le régime de Vichy, et analyse les raisons politiques de cette banalisation des crimes de l’époque.
par Fabien Escalona
Journal
Le parti républicain poursuit son offensive contre le système électoral
Un an après l’investiture de Joe Biden, le 20 janvier 2021, ses adversaires cherchent à faire pencher les prochaines élections en leur faveur en modifiant, avec une ingéniosité machiavélique, les rouages des scrutins. En ligne de mire, le vote de mi-mandat de novembre, grâce auquel une grande partie du Congrès sera renouvelée.
par Alexis Buisson

La sélection du Club

Billet de blog
Molière porte des oripeaux « arabes »
Le 15 janvier 2022, Molière aurait eu 400 ans. Ce grand auteur a conquis le monde, a été traduit et adapté partout. Molière n'est désormais plus français, dans les pays arabes, les auteurs de théâtre en ont fait leur "frère", il est joué partout. Une lecture
par Ahmed Chenikii
Billet de blog
On a mis Molière dans un atlas !
Un auteur de théâtre dans un atlas ? Certes, Molière est génial. Parce qu'il n'a laissé quasiment aucune correspondance, un trio éditorial imagine comment Jean-Baptiste Poquelin a enfanté "Molière" dans un atlas aussi génial que son objet. (Par Gilles Fumey)
par Géographies en mouvement
Billet de blog
Molière et François Morel m’ont fait pleurer
En novembre 2012, François Morel et ses camarades de scène jouaient Le Bourgeois gentilhomme de Molière au théâtre Odyssud de Blagnac, près de Toulouse. Et j’ai pleuré – à chaudes larmes même.
par Alexandra Sippel
Billet de blog
Quoi de neuf ? Molière, insurpassable ! (1/2)
400e anniversaire de la naissance de Molière. La vie sociale est un jeu et il faut prendre le parti d’en rire. « Châtier les mœurs par le rire ». La comédie d’intrigue repose forcément sur le conflit entre la norme et l’aberration, la mesure et la démesure (pas de comique sans exagération), il reste problématique de lire une idéologie précise dans le rire du dramaturge le plus joué dans le monde.
par Ph. Pichon