La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

61 Billets

0 Édition

Billet de blog 20 mars 2019

La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

Votaré

Sigo enfadado con todas las fuerzas de izquierda, pero no por ello dejaré de votar a alguna el 28A. La abstención es un lujo que un progresista no puede permitirse ahora. Javier Valenzuela, periodista y colaborador de infoLibre, socio editorial de Mediapart en España, analiza el escenario político español de cara a las próximas elecciones generales. 

La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

« Nunca se cae dos veces en el mismo abismo, pero siempre se cae de la misma manera, con una mezcla de ridículo y de pavor ». Esta idea cierra El orden del día, la singular novela de Éric Vuillard sobre uno de los momentos cruciales de la conquista del poder por los nazis: la reunión que, el 20 de febrero de 1933, sostuvo Adolf Hitler con los patronos de muchas de las empresas que hoy en día siguen formando parte del corazón industrial y financiero de Alemania, gigantes como BASF, Bayer, Agfa, Opel, IG Farben, Siemens, Allianz, Telefunken o Thyssen-Krupp.

En aquella reunión, Hitler, recién llegado a la cancillería con el apoyo del « centroderecha » de Von Papen, consiguió la bendición del capitalismo germano a cambio de prometerle que terminaría de modo expeditivo con los partidos de izquierda y el sindicalismo obrero. Los patronos podrían hacer en sus empresas lo que buenamente les pluguiera a cambio de que le dejaran a Hitler las manos libres para hacer aún más grande el Reich alemán. Ese fue el pacto.

Soy de los que sienten gran inquietud por las semejanzas entre lo ocurrido en la Europa de los años 1920-1940 y lo que sucede ahora en este continente y también en América. Y de los que se alarman ante la ceguera de tantos para no comprender que estamos ante la segunda gran oleada fascista. Atribuyo esa ceguera a la rutina y la pereza, al deseo de que todo siga igual –la democracia, los derechos y las libertades, el Estado social...– sin necesidad de tener que hacer algo extraordinario, unas ganas de no complicarse la vida que ya desarmaron a los demócratas y progresistas ante Mussolini, Hitler, Franco y compañía.

Es obvio que este fascismo no es un calco exacto del primero. Yo lo llamo fascismo 2.0 porque ha aprendido unas cuantas lecciones y ya no viste con uniformes y correajes paramilitares, ya no hace el saludo romano, ya no confiesa en voz alta sus objetivos más espeluznantes. Pero, fíjense, sataniza a los mismos colectivos que el primero –los rojos, las mujeres libres, los homosexuales, los extranjeros pobres, las minorías étnicas, culturales y religiosas...–, reivindica el mismo tipo de nacionalismo que el primero, el de las patrias con Estado propio –America firstBrasil por encima de todola sagrada unidad de España...– y les promete a las grandes fortunas lo mismo que Hitler a los patronos con los que se reunió en 1933: con nosotros os irá muy bien.

Sí, este abismo no es el mismo que el de hace ochenta años, como señala Vuillard al final de su novela. Pero, como él mismo se apresura a añadir, estamos cayendo en él de la misma manera, con ridículo y pavor. A mí me parecen ridículos y hasta patéticos los eufemismos con los que el establishment evita llamar a la bestia por su nombre, tanto para no enfadarla como para no preocupar a los telespectadores. A mí me causan pavor las afirmaciones oficialistas de que la democracia es sólida y está asegurada para siempre jamás, las temerarias apuestas a favor de que la bestia no osará aplicar su programa si llega al gobierno.

Estoy hablando también de España. Vox está demostrando que aquello de que nuestro país estaba vacunado contra el fascismo era una solemne estupidez. En España siempre ha habido mucha gente –puede que hasta tres o cuatro millones– que piensa como Vox; lo nuevo es que ahora se atreve a decirlo en voz alta. Como dicen ellos mismos, Vox les ha quitado el complejo a reconocerse abiertamente como fachas. Pero Vox está haciendo mucho más que eso: está sacando a la luz el extremo derechismo de dos partidos, PP y Ciudadanos, que la mayoría de nuestros medios siguen presentando como « centristas ».

A mí no me sorprende en absoluto escuchar las barbaridades que sueltan últimamente Casado (PP) y Rivera (Ciudadanos): siempre he supuesto que piensan ese tipo de cosas en su fuero interno. A mí no me extrañó que PP, Ciudadanos y Vox se coaligaran para gobernar Andalucía: era lo más natural del mundo, son primos hermanos en el autoritarismo, el nacionalismo rojigualda y el capitalismo salvaje. Y a mí no me asombrará que, de poder hacerlo, repitan el Trifachito a escala española.

Votaré el 28 de abril. Votaré contra el Trifachito, preciso. No son estas unas elecciones en las que un progresista puede permitirse el lujo de la abstención. Sigo muy enfadado con las fuerzas de izquierdas, con la facilidad con la que el PSOE olvida sus promesas y se hace pragmático y hasta conservador cuando llega al poder, con las querellas fratricidas de Unidos Podemos y toda esa patulea de mareas, compromisos, comunes y más madriles que le rodean, con el dominio del nacionalismo sobre el republicanismo y el socialismo en ERC... Sigo tan enfadado con todos como hace unos meses, pero no por ello dejaré de votar a alguno.

*Artículo de Javier Valenzuela, publicado en infoLibre, socio editorial de Mediapart, el 20 de marzo de 2019.

Granada 1954. Autor del blog Crónica Negra. Comenzó en Ajoblanco y Diario de Valencia.Trabajó 30 años en El País, donde fue corresponsal en Beirut, Rabat, París y Washington, y director adjunto. Fundador y primer director de tintaLibre. Doce libros publicados, el último la novela Pólvora, tabaco y cuero.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal
« Ce slogan, c’est un projet politique »
Alors que des milliers de personnes bravent la répression et manifestent en Iran depuis une semaine, le régime des mollahs est-il menacé ? Nous analysons ce soulèvement exceptionnel impulsé par des femmes et qui transcende les classes sociales avec nos invité·es. 
par À l’air libre
Journal — Social
Mobilisation pour les salaires : pas de déferlante mais « un premier avertissement »
À l’appel de trois organisations syndicales, plusieurs manifestations ont été organisées jeudi, dans tout le pays, pour réclamer une hausse des salaires, des pensions de retraite et des minima sociaux, avec des airs de tour de chauffe avant une possible mobilisation contre la réforme des retraites.
par Cécile Hautefeuille et Dan Israel
Journal — Santé
La hausse du budget de la Sécu laisse un arrière-goût d’austérité aux hôpitaux et Ehpad publics
Pour 2023, le gouvernement propose un budget en très forte augmentation pour l’assurance-maladie. Mais les hôpitaux publics et les Ehpad ont fait leurs comptes. Et ils ont de quoi s’inquiéter, vu la hausse du point d’indice, la revalorisation des carrières et l’inflation.
par Caroline Coq-Chodorge
Journal
Au Royaume-Uni, la livre sterling tombe en ruine
En campagne, la première ministre Liz Truss avait promis le retour aux heures glorieuses du thatchérisme. Trois semaines après son accession au pouvoir, la livre s’effondre et la Banque d’Angleterre est obligée d’intervenir. Premier volet de notre série sur le chaos monétaire mondial.
par Martine Orange

La sélection du Club

Billet de blog
Il n’y a pas que la justice qui dit le juste
Dans les débats sur les violences sexistes et sexuelles, il y a un malentendu. Il n’y a pas que l’institution judiciaire qui dit le juste. La société civile peut se donner des règles qui peuvent être plus exigeantes que la loi. Ce sont alors d’autres instances que l’institution judiciaire qui disent le juste et sanctionnent son non respect, et ce n’est pas moins légitime.
par stephane@lavignotte.org
Billet de blog
Violences en politique : combats anciens et avancées récentes
Même si les cellules de signalement sont imparfaites, même si le fonctionnement de certaines d’entre elles semble problématique à certains égards, aujourd’hui, une organisation politique ou syndicale qui ne dispose pas a minima de ce mécanisme interne n’a plus aucune crédibilité sur le sujet des violences faites aux femmes. 
par eth-85
Billet de blog
Ceci n'est pas mon féminisme
Mardi 20 septembre, un article publié sur Mediapart intitulé « Face à l’immobilisme, les féministes se radicalisent » a attiré mon attention. Depuis quelque temps, je me questionne sur cette branche radicale du féminisme qu’on entend de plus en plus, surtout dans les médias.
par Agnès Druel
Billet de blog
La diffamation comme garde-fou démocratique ?
À quoi s’attaque le mouvement #MeToo par le truchement des réseaux sociaux ? À la « fama », à la réputation, à la légende dorée. Autrement dit à ce qui affecte le plus les femmes et les hommes publics : leur empreinte discursive dans l’Histoire. Ce nerf sensible peut faire crier à la diffamation, mais n’est-ce pas sain, en démocratie, de ne jamais s’en laisser conter ?
par Bertrand ROUZIES