La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

61 Billets

0 Édition

Billet de blog 22 juil. 2016

El mejor amigo del ISIS, nuestra estupidez

El Estado Islámico ha conseguido lo que parecía imposible: que seamos nosotros, los medios de comunicación y los dirigentes políticos occidentales, los que les hagamos el trabajo de propaganda de manera gratuita.

La rédaction d'infoLibre
Pigiste Mediapart

*Artículo de Ramón Lobo publicado en Muros Sin Fronteras, blog de infoLibre, socio editorial de Mediapart

Primero: habría que definir qué es terrorismo. Para muchas personas es un adjetivo que depende del punto de vista. Lo que para unos son atentados despreciables, para otros es una forma legítima de lucha. Al terrorismo le sucede como a las guerras más o menos convencionales: hace tiempo que el fin de la lucha es matar más civiles que el adversario. Pese a todo, hay definiciones aceptadas por una mayoría, como estas que recoge el libro Inside Terrorism de Bruce Hoffman.
Todo terrorismo intenta provocar un terror indiscriminado, que todos los de ese lugar se sientan víctimas potenciales. Así lo hicieron los militares latinoamericanos que organizaron un sistema transnacional de desaparición de personas (Operación Cóndor) y así lo hace cualquier grupo que coloca bombas sin importarle quienes son las víctimas.

Si el objetivo del terrorismo es esparcir el miedo en la sociedad, la labor de todo gobernante cabal debería ser situar el atentado, o la amenaza de un grupo como el Estado Islámico (ISIS o Daesh, al gusto), dentro de un contexto. Una perspectiva que nos permita ubicar el miedo en su lugar exacto. Un ejemplo del marco de una película más amplia: frente a los que sostienen que Occidente es el objetivo de los radicales, los datos objetivos indican que más del 82% de los asesinados por el yihadismo desde el año 2000 son musulmanes.
Si un solicitante de asilo de nacionalidad afgana llamadoMohamed Riad, de 17 años de edad, ataca con un hacha y un cuchillo a los pasajeros de un tren regional en Alemania, lo responsable es decir que no hay datos de que se trate de un atentado islamista, pese a que se hallara después en su casa una bandera negra del Estado Islámico o que este grupo divulgue un vídeo en el que se presenta como uno de sus soldados. No deberíamos dar credibilidad a todo lo que dice el ISIS-Daesh. Al contexto y a la complejidad no se llega con el corte y pega. Es algo que deberíamos aplicar también a nuestros gobernantes.
Ese ataque no significa que todos los viajeros de todos los trenes alemanes o europeos estén en riesgo de ser degollados; tampoco que todos los solicitantes de asilo sean potencialmente unos terroristas. 

El Estado Islámico, que se encuentra en serios problemas tanto en Siria como en Irak, ha conseguido lo que parecía imposible: que seamos nosotros, los medios de comunicación y los dirigentes políticos occidentales, los que les hagamos el trabajo de propaganda de manera gratuita. Ese miedo del que hablábamos al principio le viene bien a gobiernos en apuros, como el francés. Su presidente François Hollande se enfrentará en 2017 a unas elecciones que tiene casi imposible ganar. A cada sospecha de atentado, envía sus aviones a bombardear no se sabe bien qué. Cada gesto teatral está vacío de eficacia política. Debería haber un carné por puntos para políticos.

El ataque de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel en Niza es una tragedia. El balance aún no definitivo es de 84 muertos. Lo que más nos conmueve es que eran personas como nosotros, franceses que celebraban la fiesta nacional. Podría ocurrirnos a cualquiera. Pero si queremos acudir al contexto deberíamos añadir un dato esencial: el 33% de los muertos eran musulmanes. La muerte masiva de personas en Niza representa la realidad pluricultural de Francia. ¿Lo representan nuestros titulares? ¿Lo representa el silencio ante atentados en Bagdad?
Aunque no había noticias de que se tratase de un militante del Estado Islámico, ya sea lobo solitario o en manada, el primer ministro Manuel Valls recurrió al mismo lenguaje empleado tras la matanza de París en noviembre, que en ese caso no hay dudas de que fue obra de personas dirigidas por el Estado Islámico. Lo mismo que en Bruselas. 

Valls habló de "guerra", una palabra odiosa por inexacta. No se trata de una guerra, es solo terrorismo. Al emplearla, regala una baza publicitaria al Estado Islámico, lo eleva a la categoría de igual. No importa que Lahouaiej-Bouhlel fuera un soldado yihadista o no, Valls lo entroniza de manera irresponsable. Los hay peores: Donald Trump.
En España aprendimos algo del 11M. La principal, que no conviene adelantarse a la investigación policial en aras de los intereses políticos. También aprendimos que no es necesario cambiar leyes para luchar contra los extremistas, bastan las que tenemos. Los problemas no son de leyes, sino de incompetencia, de descoordinación de los mal llamados servicios de inteligencia, a menudos distribuidos en varias agencias que compiten entre ellas.

Una de las conclusiones del informe parlamentario sobre los atentados de París en noviembre es que deben unificarse estos servicios . También dice que no sirven de nada los estados de emergencia. La pareja Hollande-Valls lo extendieron tres meses horas después de la matanza de Niza, cuando todo apuntaba a un desequilibrado con un historial violento y de delitos de poca monta. Ahora hablan de seis meses.
¿Se radicalizó Lahouaiej-Bouhlel en el último minuto? La policía no le tenía entre los sospechosos de yihadismo. Su familia dice que bebía y no acudía a la mezquita. ¿Se radicalizó solo Mohamed Riad, el atacante del tren en Alemania? ¿Basta Internet para que se produzca la conversión súbita?

El asesino de Orlando, Omar Mateen, mató a 49 personas en un club gay llamado Pulse. Se hizo pasar por un miembro del Estado Islámico y así lo dejó claro en las redes sociales. ¿Era realmente un soldado del ISIS-Daesh? No hay pruebas de que recibiera órdenes de Raqqa o de cualquier intermediario. Mateen era otro caso de persona inadaptada con un historial de malos tratos. La investigación averiguó que era un visitante asiduo de Pulse y que utilizaba aplicaciones de citas entre homosexuales. ¿Un soldado islámico o alguien que no acepta su condición de homosexual?

La prensa y los políticos irresponsables como Trump le regalaron la publicidad al ISIS, enarbolando una vez más la bandera de la xenofobia. El que cierren las fronteras no sirve para los que han nacido dentro de ellas, como fue el caso de París y Bélgica. El Daesh o como se llame se ve de alguna manera obligado a reivindicar los atentados que le atribuyen para no ser menos. Alguno será cierto, pero hace tiempo que una parte de los medios de comunicación y de los políticos no buscan la verdad sino vender periódicos, atraer clicksfollowers o votos. No importa el precio. 
Les recomiendo el libro de Mónica García Prieto y Javier Espinosa, Siria, el país de las almas rotas. En él, Espinosa, que estuvo seis meses secuestrado en Siria, explica quienes son estos tipos: cualquier don nadie sin pasado, presente ni futuro encuentra en la parafernalia del ISIS una pertenencia a algo que le niega la sociedad en la que vive. Es mejor afirmar que uno pertenece al Estado Islámico que reconocerse como un homosexual violento que odia su condición de homosexual. 
El ISIS pierde batallas en el terreno, pero las sigue ganado en la propaganda. No solo es su habilidad, que es mucha, es nuestra estupidez lo que les potencia.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal
Aurélien Rousseau, l’autre caution de gauche de Matignon
Le nouveau directeur de cabinet d’Élisabeth Borne, Aurélien Rousseau, a été directement choisi par Emmanuel Macron. Sa réputation d’homme de dialogue, attentif aux inégalités, lui vaut de nombreux soutiens dans le monde politique. D’autres pointent sa responsabilité dans les fermetures de lits d’hôpitaux en Île-de-France ou dans le scandale du plomb sur le chantier de Notre-Dame.
par Ilyes Ramdani
Journal
Législatives : pour les femmes, ce n’est pas encore gagné
Plus respectueux des règles de parité que dans le passé, les partis politiques ne sont toujours pas à l’abri d’un biais de genre, surtout quand il s’agit de réellement partager le pouvoir. Nouvelle démonstration à l’occasion des élections législatives, qui auront lieu les 12 et 19 juin 2022.
par Mathilde Goanec
Journal
Climat : militer dans l’urgence
Une quinzaine de départements français sont touchés par la sécheresse, dix ont déjà dépassé le seuil d’alerte. On en parle avec Simon Mittelberger, climatologue à Météo-France, Cécile Marchand d’Alternatiba et Les Amis de la Terre, et Julien Le Guet, du collectif Bassines non merci.
par À l’air libre
Journal
Orange : la journée des coups fourrés
Redoutant une assemblée générale plus problématique que prévu, la direction du groupe a fait pression sur l’actionnariat salarié pour qu’il revienne sur son refus de changement de statuts, afin de faire front commun pour imposer la présidence de Jacques Aschenbroich. Au mépris de toutes les règles de gouvernance et avec l’appui, comme chez Engie, de la CFDT.
par Martine Orange

La sélection du Club

Billet de blog
par C’est Nabum
Billet de blog
Qui est vraiment Élisabeth Borne ?
Depuis sa nomination, Élisabeth Borne est célébrée par de nombreux commentateurs comme étant enfin le virage à gauche tant attendu d'Emmanuel Macron. Qu'elle se dise de gauche, on ne peut lui retirer, mais en la matière, les actes comptent plus que les mots. Mais son bilan dit tout le contraire de ce qu'on entend en ce moment sur les plateaux.
par François Malaussena
Billet de blog
Qu’est-ce qu’un premier ministre ?
Notre pays a donc désormais un premier ministre – ou, plutôt, une première ministre. La nomination d’E. Borne aux fonctions de premier ministre par E. Macron nous incite à une réflexion sur le rôle du premier ministre dans notre pays
par Bernard Lamizet
Billet de blog
De l'art de dire n'importe quoi en politique
Le problème le plus saisissant de notre démocratie, c’est que beaucoup de gens votent pour autre chose que leurs idées parce que tout est devenu tellement confus, tout n’est tellement plus qu’une question d’image et de communication, qu’il est bien difficile, de savoir vraiment pour quoi on vote. Il serait peut-être temps que ça change.
par Jonathan Cornillon