Rusia, ¿El enemigo oficial de Occidente?

El 4 y 5 de septiembre los miembros de la OTAN se reunirán en Gales para renovar la estrategia defensiva del bloque en el marco de las crecientes tensiones con el Kremlin · Federica Mogherini, nueva jefa de la diplomacia europea, afirmó que Moscú ya no es considerada "socio estratégico" mientras la OTAN podría declarar oficialmente a Rusia como "la principal amenaza" para la Alianza ·


El presidente de Estados Unidos llegó esta mañana a Estonia con el fin de discutir con los estados bálticos sobre la crisis ucraniana y las relaciones con Rusia. Los presidentes de Estonia, Lituania y Letonia (que forman parte de la OTAN desde 2004) manifestaron su preocupación sobre la intervención rusa en el conflicto que enfrenta a Kiev con las fuerzas rebeldes, puesto que estos países también cuentan con importantes comunidades ruso-étnicas susceptibles de sublevarse contra el gobierno central. Ante el temor de un efecto contagio Estados Unidos y Europa reforzarán su presencia en el este europeo.

 

La cumbre de 48 horas de la Otan debería así culminar con el anuncio de la creación de una 'nueva fuerza supermóvil aliada' de al menos cuatro mil miembros capaces de entrar en acción en 72 horas. La medida supone también un incremento en la provisión de armamento y equipamiento militar, incluyendo aviones de combate, tanques y misiles. Según el diario británico The Independent, el presidente de Estonia, Toomas Hendrik Ilves, justificó la necesidad del aumento de la presencia militar occidental en los estados bálticos asegurando que Ucrania sufre hoy una "guerra no declarada", mientras su similar de Lituania, Dalia Grybauskaite, consideró que Rusia se encuentra "en estado de guerra contra Europa".

 

La ministra de Relaciones Exteriores de Italia y nueva jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, declaró ante el Parlamento Europeo que "no existe más una asociación estratégica, por decisión de Moscú". Asimismo, la diplomática adelantó que el bloque está preparando un nuevo paquete de sanciones económico-financieras contra los intereses rusos. Según el británico The Telegraph el plan incluiría cortar fondos de financiamiento a los bancos estatales rusos y a las compañias de energía, incluyendo los gigantes Gazprom (gas) y Rosneft (petroleo).

 

Por su parte Itar-Tass lamentó hoy el despliegue en el Mar Negro de cuatro barcos de guerra de la Otan que se hará efectivo en los próximos días. El destructor americano USS Ross, el Comandante Birot de las fuerzas navales francesas, la fragata Toronto de Canadá y su similar español Almirante Juan Borbón, llegarán a esas aguas del este antes del 7 de septiembre, según fuentes diplomáticas consultadas por esta agencia rusa de noticias.

 

Así las cosas, la respuesta no se hizo esperar desde el Kremlin. De acuerdo a Russia Today Moscú replanteará su estrategia defensiva para agiornarla al nuevo escenario internacional. "El crecimiento de la presencia militar de la Otan en la frontera con nuestro país es una de las grandes amenazas contra la Federación Rusa" declaró a Ria-Novosti Mikhail Popov, secretario del Consejo de Seguridad, quién lamentó además el despliegue de batería antimisiles en los estados bálticos, Polonia y Rumania. "Esto es inaceptable para Rusia", dijo Popov.


Las tensiones entre Rusia y las potencias occidentales se encuentran en su punto más alto desde el final de le Guerra Fría. Las acusaciones de uno y otro lado reavivaron un conflicto de bloques que permaneció dormido por más de dos décadas. Según Ria-Novosti, en la cumbre que comienza mañana la OTAN podría declarar a Rusia como una "amenaza para la seguridad euroatlántica", por primera vez desde la caída del imperio soviético, en contradicción con el Acta Fundamental Rusia-OTAN de 1997 en el que se afirmaba que Moscú y la Alianza "no se considerarán enemigos" y procurarán "superar los vestigios de la antigua confrontación".

 

Por su parte, el miembro del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia, Igor Morozov, declaró que Rusia necesita crear una alianza militar que suponga un contrapeso a la OTAN. Esa alianza podría incluir a los miebros del BRICS y países de América Latina. Una nueva división del mundo en dos bloques parece hoy más fuerte que nunca si el conflicto ucraniano fracasa en llegar a una solución pacífica capaz de satisfacer, por un lado, la necesidad de integridad territorial que exige Kiev y, por el otro, un grado aceptable de autonomía para las regiones ruso-étnicas.-


Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.