"Desde 2012 hemos constatado una deriva autoritaria"

A pesar de los acuerdos de paz Minsk II el cese al fuego en Ucrania no se ha respetado totalmente · Las tensiones entre Rusia y Occidente se juegan al ritmo de las balas entre Kiev y las fuerzas rebeldes · En un conflicto diplomático que recuerda los años de la Guerra Fría, el político ruso opositor Boris Nemtsov fue asesinado por cuatro balazos a metros del Kremlin · El militante ecologista franco-ruso Alexis Prokopiev habla sobre la situación política en Rusia a la que califica de "deriva autoritaria"

 

 

Nacido en Rusia pero residente permanente en Francia desde que su familia inmigrara cuando él tenía sólo 12 años, Alexis Prokopiev es miembro del partido ecologista francés "Los Verdes" y consejero de la Comisión de Finanzas en la Asamblea Nacional. Ecologista y militante por los derechos humanos, es el fundador de la ONG Russie-Libertés, que recientemente a publicado un reporte sobre la corrupción en Rusia. De padre ruso y madre ucraniana Alexis nació un 9 de mayo (de 1983) fecha en que los rusos festejan el "Día de la Victoria" contra la alemania nazi, en 1945, la fiesta patriótica de mayor importancia en el calendario ruso. Observador enviado en elecciones en Rusia, Ucrania y Francia, el joven militante manifiesta su preocupación por la situación política en Rusia, particularmente desde la vuelta a la presidencia de Vladimir Putin, en 2012.

Es en un conocido café de Paris, a sólo unos pasos de la Asamblée Nationale, que Alexis Prokopiev comparte sus reflexiones sobre la vida política actual en Rusia. El paisaje de militancia es completado por una manifestación de la CGT francesa justo en frente, lo cual muestra, como si fuera necesario, la importancia de las fuerzas sindicales en tierra gala. Es tal vez, este espíritu contestatario, tan importante en el espíritu del pueblo francés, que impulsó al joven ruso a unirse a diferentes asociaciones y partidos ecologistas hasta fundar su propia ONG, Russie-Libertés, en 2012. "Somos una asociación independiente, no apoyamos ningún partido político en Rusia, y no somos anti-Putin", aclara rápidamente, "no estamos en contra de alguien sino a favor de la construcción de un Estado de Derecho".

- En el contexto del conflicto en Ucrania, desde muchos sectores de la política francesa se considera que no hay diálogo constructivo posible hoy con el Kremlin. ¿Es Putin un interlocutor válido para Occidente o espera usted que abandone el poder para comenzar a ver cambios en la política rusa?

Nosotros nunca pedimos la salida del poder de Vladimir Putin. Lo que pedimos son elecciones justas en el marco de una campaña verdadera y honesta. Aunque debo reconocer que no sé si es posible aún un diálogo, en las circunstancias actuales. Durante las grandes manifestaciones de 2011 y 2012, "el Poder" debería haber establecido la bases para un diálogo con los representantes de asociaciones que representaban un descontento legítimo. Pero "el Poder" no lo hizo, "el Poder" hizo todo lo contrario, rechazó el diálogo lo que hace que las conversaciones sean hoy más complicadas. Por eso repito que no estoy seguro que el diálogo sea aún posible, pero nosotros nunca pedimos la partida de Putin.

- Entonces se diferencia usted de aquellas asociaciones rusas y sobre todo ucranianas que acusan a Putin de dictador y rechazan todo diálogo con Moscú...

Nosotros fuimos uno de los primeros en expresar nuestros apoyo a los manifestantes pacíficos y democráticos en la Plaza de Maidan, Ucrania, el año pasado. Lo que nos une es el hecho de que todos peleamos contra las mismas injusticias, la corrupción, las derivas autoritarias y contra la complicidad entre la Justicia y el Poder, y favor de la libertad y un Estado de Derecho. Después, palabras como "dictador", nosotros preferimos no utilizar esa clase de términos. Preferimos ir más allá de las calificaciones personales y analizar los hechos en sí.

- ¿Y cuales son esos hechos?

Hasta las manifestaciones del 2011/2012, nosotros creíamos que era perfectamente posible un diálogo, pero desde entonces hemos constatado una deriva autoritaria. El "Poder" ha cambiado desde entonces. No hay elecciones libres. No hay una confrontación de ideas y proyectos diferentes. Hay partidos políticos que no pueden ser registrados como tales. El debate político no existe en Rusia. Putin no ha hecho jamás un debate publico televisado con sus competidores. Hay debates entre los candidatos opositores pero Putin no participa en ellos.

- Mas allá del debate político ¿Cuáles son concretamente las acciones del Kremlin que usted considera atentan contra las libertades en Rusia?

Desde las manifestaciones del 2012, se aprobaron una serie de leyes, la Ley que establece que las ONG que tienen apoyo financiero desde el exterior sean calificadas de "Agentes Extranjeros", la Ley sobre las manifestaciones, sobre el uso de internet y los blogs. etc. Hay todo un dispositivo legislativo que puede calificarse de liberticida. Por otro lado hay procesos judiciales contra oponentes políticos. Sin hablar de la corrupción por supuesto...

- ¿Cómo explica entonces la imagen positiva de la que goza Vladimir Putin?

Primero que nada, hay muy pocas encuestas reales en Rusia. Incluso el Centro Levada, que conserva hoy un cierto grado de credibilidad reconoce que es hoy dificil de realizar un estudio de la forma que se hace por ejemplo aquí en Francia. El Centro Levada es el único creíble, y a pesar de ello tengo muchas críticas sobre su método. Pero bueno, tomemos como ejemplo los números de este Centro. Vemos que había una muy débil popularidad de Vladimir Putin en 2011/2012. ¿Qué pasó desde entonces? La serie de medidas liberticidas de las que hablamos anteriormente, una toma de poder de diferentes medios de comunicación, incluyendo de internet, que han sido comprados por gente cercana al Kremlin. Al día de la fecha, el paisaje mediatico ruso ha sido "limpiado". Hasta el 2011 había muchos diarios que eran independientes pero al día de hoy muchos practican incluso lo que podríamos llamar una "autocensura" limitándose a recopiar las mismas informaciones con el mismo punto de vista.

- Muchos consideran que un país como Rusia, con un tamaño y una diversidad étnica sin paralelos en el mundo, necesita un "hombre fuerte" en el Kremlin para mantener la unidad y la estabilidad

Son los rusos los que deben decidir. No somos nosotros [Russie Libertés] los que debemos decidir quién tiene que estar en el Kremlin. El día en que las condiciones estén dadas, aportaremos nuestras colaboración para que exista un verdadero debate en Rusia. Entonces la gente dirá si quiere un hombre fuerte o no, si quiere una federación o una confederación. El día llegará para una discusión de fondo. Pero por ahora lo importante es sentar las bases mínimas para un Estado de Derecho. Algo que no existe desde la "Era Putin". Incluso en los años noventa, aún cuando [Boris] Yeltsin estaba muy lejos de tener un sistema perfecto, había un cierto grado de libertad para los partidos de oposición, como por ejemplo los Comunistas, que podían presentarse en elecciones. Si Putin es tan popular como ellos aseguran ¿Por qué no dejan a los rusos votar libremente?

- ¿En los años noventa había más democracia que hoy? No debemos olvidar que el Kremlin de Yeltsin bombardeo su propio Parlamento y suspendió por un tiempo el Poder Legislativo...

Esa fue una deriva antidemocrática muy grave. Había ya le guerra en Chechenia y una fuerte corrupción. Todo eso es innegable. Pero le voy a dar un ejemplo de por qué creemos que la situación es peor en la actualidad. Al día de hoy según "cifras oficiales", la corrupción es en volumen entre tres y cuatro veces mayor a la era Yeltsin. 

- ¿A qué se refiere con "cifras oficiales"?

Cuando observamos las cifras de la economía paralela, las evaluaciones del Banco Mundial, vemos que la corrupción es entre tres y cuatro veces superior. Sin embargo la población tiene una menor percepción de esta corrupción. El mito que corre hoy es que hay menos corrupción que en los años noventa. ¿Por qué razón? Porque hay menos libertad de prensa. Durante los años de Yeltsin había practicamente todas las semanas un reportaje o investigación en la televisión que desnudaba casos de corrupción.

- ¿Qué papel juega el conflicto ucraniano en la fuerte popularidad de Vladimir Putin?

El conflicto en el este de Ucrania y la anexión de Crimea ha sido utilizada para calmar las voces opositoras en el frente interno. Con discursos tales como que Kiev es manejado por grupo neofascistas y neonazis.

- ¿Niega usted la existencia de grupos nacionalistas en el paisaje político ucraniano?

No. Existen los "batallones de voluntarios" tales como Azov. Es innegable que hay nacionalistas y gente de la ultraderecha, incluso algunos que ni siquiera son ucranianos. Como también los hay del lado de los grupos rebeldes del este. ¿Está bien eso? Por supuesto que no. ¿Es necesario denunciarlo? Por supuesto que sí. Fue un error integrar al gobierno personas ligadas a Pravy Sektor (Sector Derecho) y a los Batallones. Yo creo que [el presidente ucraniano Petro] Porochenko va a tener muchos problemas cuando los miembros de esos batallones vuelvan luego de la finalización del conflicto. La pregunta clave es si entregarán las armas, y qué harán después. Pero bueno, es el gobierno ucraniano que debe decidir como actuar, un gobierno legítimamente elegido luego de una campaña electoral abierta.

- Las elecciones parlamentarias y presidenciales se han realizado el año pasado en pleno conflicto armado en la región "rebelde" de Donbas. La población del este ucraniano no participó de las mismas por lo cual han desaparecido todas la fuerzas "ruso-fílicas" en el poder central de Kiev. ¿Cómo es posible integrar esta zona mayoritariamente ruso-étnica cuando sus representantes han sido virtualmente borrados del paisaje político nacional?

Es importante saber por qué las elecciones no pudieron realizarse en la región de Donbas. Porque cuando trataron de ir a esta zona la gente fue amenazada e impidieron que se orguinazan allí los sufragios. Además es importante recordar que los miembros del parlamento representan a todo el pueblo y no solamente a la región de dónde provienen. Pero sí, es cierto que la reintegración política de esa región será un desafío a resolver.

- Dentro de unos días se cumple el primer aniversario del referendum independentista en Crimea y su posterior anexión por parte de Rusia. ¿Crimea debe ser rusa o ucraniana?

Si se trata de cuestiones históricas, ciertamente Crimea estuvo bajo dominio ruso, pero también fue dominada por los turcos, los griegos, y por Kiev, sin contar la importante presencia de la comunidad tátara. Pero lo que interesa no es la discusión histórica y moral que no tiene fin. Prefiero basarme en los hechos, que son innegables. Ninguna regla democrática ha sido respectada para ese referendum. No había un padrón de votantes actualizado, no había suficientes puesto de sufragio, y lo más importante, no ha habido un verdadero debate contradictorio, es decir, una parte que argumente por el "sí a la independencia" y otro por el "no a la independencia. Eso sumado a la presencia de militares rusos agrega un razgo antidemocrático a todo el proceso. En mi opinión fue una anexión por la fuerza.

- Los detractores de la política occidental critican que Estados Unidos y Europa hayan apoyado la declaración de independencia de Kosovo, de una Serbia "prorusa" en 2008, cuando tampoco se cumplían todas las reglas democráticas y constitucionales. ¿Por qué Kosovo sí y Crimea no?

Yo no soy un representante de Estados Unidos. Yo creo que si mi asociación se llamara "Estados Unidos Libertés" tendría muchas cosas que criticar, por ejemplo sobre Guantánamo. Pero mi asociación se llama "Russie Libertés". Nosotros nos ocupamos de Rusia.-

 

 

 

Publicación original

http://www.derf.com.ar/despachos.asp?cod_des=655965&ID_Seccion=125&fecemi=06/03/2015&Titular=desde-2012-hemos-constatado-una-deriva-autoritaria.html

 

 

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.