Europa y Rusia buscan acercamiento

El gigante eslavo y las potencias europeas se reúnen hoy para llegar a una solución definitiva del conflicto ucraniano · Ante la llegada del invierno los líderes occidentales pretenden asegurar la provisión de gas proveniente de Rusia · El periodista argentino Leonardo Plasencia cuenta los detalles desde París, Francia

 

 

 

Comienza hoy en Milán la cumbre entre Europa y Eurasia (ASEM), que reúne esta año a 51 presidentes y jefes de Estado representantes de una extensa región que comprende desde Reino Unido hasta Japón. El encuentro, permitirá sentar hoy en una mesa de negociaciones a los presidentes de Rusia y Ucrania. Además de Vladímir Putin y Petró Poroshenko, estarán presentes la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro de Italia Matteo Renzi, el británico David Cameron, el presidente de Francia François Hollande, al igual que José Manuel Barroso y Herman Van Rompuy por la Unión Europea.

 

La cumbre, que tiene lugar cada dos años desde 1996, busca sentar las bases para una cooperación entre los paises asiáticos y europeos. Numerosos temas estarán en agenda, tales como la recesión económica, la no proliferación de armas de destrucción masiva, el desarrollo sustentable, el medioambiente, y la promoción de las relaciones culturales. Sin embargo, dos cuestiones acapararán el interés este año : la crisis ucraniana y la provisión de gas ruso a Europa occidental.

 

TREGUA FRAGIL


El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, destacó hoy que Vladímir Putin y Angela Merkel "mantienen fuertes discrepancias" sobre las causas que provocaron el conflicto en el este de Ucrania. Sin embargo, el acuerdo de cese al fuego alcanzado el 5 de septiembre en Minsk (Bielorussia) permitió establecer un principio de acercamiento el este y el oeste del viejo continente. El mismo secretario de Estado americano, John Kerry, confirmó esta semana la retirada de tropas rusas de la frontera ruso-ucraniana. A pesar de ello, las hostilidades no han cesado en su totalidad.

 

Cinco personas perdieron la vida anoche por la "violación de la tregua en el este de Ucrania", según un comunicado del Estado Mayor de la autoproclamada República Popular de Donetsk. Fuentes rusas aseguran que desde la firma del llamado Protocolo de Minsk se han registrado "16 casos de violación del cese del fuego por la parte ucraniana”, incluyendo ataques aéreos. Según un informe de las Naciones Unidas, desde el comienzo de la llamada "operación antiterrorista" de Kiev en abril, han muerto al menos 3680 civiles y más de 8870 personas han resultado heridas.

 

GAS RUSO


Con la inminente llegada del invierno la otra cuestión fundamental a tratar en la cumbre ASEM es el gas ruso, que representa treinta por ciento del gas utilizado en los países de la Unión Europea. Bruselas y Moscú se encuentran en negociaciones para aumentar el volumen de este insumo energético que pasa por el gasoducto OPAL, que une Rusia y Alemania a través del mar Baltico en el marco del consorcio de Nord Stream. El gigante eslavo quiere ser el único proveedor por este canal, lo que violaría el Tercer Paquete de Energía, una norma de la Unión Europea que impide que una sola compañía sea al mismo tiempo proveedor y productor de gas o petroleo. La decisión será tomada el 20 de este mes.

 

A pesar de las reciente tensiones entre el Kremlin y los países occidentales, que derivaron en una serie de sanciones económicas hacia intereses rusos, Vladimir Putin y los líderes continúan su acercamiento en materia energética. Además de los gasoductos que pasan por el mar Báltico y Ucrania, un nuevo proyecto se encuentra en cartera para proveer a Europa occidental de energía rusa. El proyecto South Stream permitirá llevar el preciado insumo desde Rusia a occidente, pasando por el mar Negro, Bulgaria, Serbia, Hungría, Eslovenia, hasta llegar a Italia.

 

"Estamos convencido que este proyecto contruibuirá a la seguridad energéritca de Europa, beneficiando a Rusia y a los consumidores europeos" declaró ayer Putin a Russia Today. El líder del Kremlin pretende que el nuevo gasoducto se convierta en una alternativa a su equivalente ucraniano con el fin de eliminar (o al menos disminuir la importancia) de Kiev en la cooperación energética entre Moscú y Bruselas. Por otro lado, el 8 de octubre, el gigante ruso Gazprom adquirió el depósito de gas más importante de Europa, ubicado en la ciudad alemana de Rehden, afianzando así los lazos comerciales y la dependencia del viejo continente frente a la energía rusa.

 

En la reciente cumbre de las Naciones Unidas, el presidente americano Barack Obama declaró que Rusia era uno de "las tres grandes amenazas que enfrenta hoy la humanidad", junto con la epidemia del Ebola y el Estado Islámico de Siria e Irak. Lejos de tal apreciación, por convicción o necesidad, los líderes europeos no parecen compartir la visión de Washington. Mientras la Casa Blanca reaviva las llamas de la casi olvidada Guerra Fría las dos Europas, occidental y oriental, caminan hacia un objetivo inevitable entre dos vecinos : la integración regional.

 

 

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.