CHILE / ¡No a la trampa de "Nueva Constitución" de Piñera!

No habrá ninguna salida ni democrática ni favorable a los trabajadores y el pueblo, a las mujeres, la juventud, el pueblo mapuche y las y los oprimidos, ni manteniéndose Piñera, ni decidiendo este Congreso. ¡Fuera Piñera! ¡Asamblea Constituyente Libre y Soberana, sin este Congreso al servicio de las fortunas!

"Hemos acordado iniciar el camino hacia una nueva Constitución", asegura Ministro del Interior Gonzalo BLUMEL © T13 Móvil

Una nueva trampa para mantenerse en el poder y buscar desviar las calles a través de las viejas instituciones del régimen heredero de la dictadura, en particular del Senado. Hay que rechazar esta trampa, así como su agenda represiva. Fuera Piñera. Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

Pablo Torres

Publicado por La Izquierda Diario

Comité de Redacción / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Lunes 11 de noviembre

En un escenario latinoamericano convulsionado, y en el marco del Golpe de Estado que se llevó a cabo en Bolivia el día de hoy, Piñera ensayo un cambio de línea política de "diálogo" que le permita ganar espaldas, pues más del 90% del país lo rechaza.

A través del vocero Gonzalo Blumel, anunció que iniciarán "el camino para avanzar hacia una nueva Constitución". Señaló que "el mejor camino, la mejor fórmula, es trabajar sobre la base de un congreso constituyente que cuente con amplia participación de la ciudadanía".

Tras una reunión de ayer en la tarde en La Moneda con las directivas y parlamentarios de Chile Vamos, Piñera decidió tomar la batuta de la discusión sobre Nueva Constitución que se ha abierto tras la rebelión popular que ha protagonizado el país estas últimas tres semanas. Busca combinar esta nueva apuesta para retomar la agenda política, su "agenda social" cuyas concesiones no tocan en lo mínimo los pilares de las herencias de la dictadura, y fortalecer la represión y criminalización con acuerdos contra la "violencia" que "aíslen" a decenas de miles, sobre todo jóvenes que se mantienen en las calles. Su agenda de pura represión como intentó la semana pasada frente a disturbios y enfrentamientos, no pudo ser implementada de forma inmediata pues se encontró con una movilización de más de 300.000 personas que en las calles la rechazaron.

De ahí que buscan combinar una apertura al diálogo. Blumel, que habló de Nueva Constitución y "congreso constituyente", no dijo en qué consistiría. Pero Piñera ha remarcado una y mil veces que cualquier "cambio profundo" debe pasar por las instituciones actuales herederas del pinochetismo, o sea por el Congreso, y en particular por el Senado, dominado completamente por la derecha de Chile Vamos y la "oposición" de la ex Nueva Mayoría donde la DC y el PS, partidos que han profundizado las herencias de la dictadura y han gobernado para multinacionales y las grandes familias. Con Piñera en el gobierno y con las actuales instituciones no se resolverán "los 30 años" y más que se han cuestionado en las calles. No conquistaremos salarios de acuerdo a la canasta básica familiar, seguirán las pensiones de miseria, la salud y educación privadas al servicio de las ganancias de algunos grupos, seguirá el saqueo en los recursos naturales y la privatización del agua y los servicios básicos. No será Piñera ni el actual parlamento quienes resolverán nuestras reivindicaciones fundamentales.

No dijo en qué consistiría, porque están en contra de cualquier cosa que huela a Asamblea Constituyente, y porque buscarán sostener a su gobierno, con Piñera en un 9% de aprobación, de la mano del viejo Congreso heredero de la dictadura, experto en trampas con sus "cocinas". Es una trampa para salvar a Piñera y a todo este régimen anti-popular que gobierna y legisla para los grandes empresarios y transnacionales, dispuestos a ceder migajas pero que no cambien las bases de su "modelo" repudiado en las calles.

No habrá ninguna salida ni democrática ni favorable a los trabajadores y el pueblo, a las mujeres, la juventud, el pueblo mapuche (ver aqui sus exigencias constitucionales) y las y los oprimidos, ni manteniéndose Piñera, ni decidiendo este Congreso. ¡Fuera Piñera! ¡Asamblea Constituyente Libre y Soberana, sin este Congreso al servicio de las fortunas!

Blumel señaló que a lo más podrían abrirse sería a una "convención constituyente" propuesta por Bachelet, una propuesta donde el 50% es designado por el propio parlamento, y el otro 50% es electo por la ciudadanía, sin saber tampoco cómo sería esa elección. Nuevamente, el poder de veto pasará por el parlamento.

Piñera y el gobierno, con esta nueva trampa buscarán "un acuerdo amplio con todos los sectores" que le hace el guiño a la DC y los partidos de la vieja Concertación. Sobre todo la DC e incluso sectores del PS, que ven que por fuera del Congreso, o sea de su poder de veto al servicio de los capitalistas, una Asamblea Constituyente es "fumar opio".

Otros sectores del PS, junto al PC y Frente Amplio, demandan un "plebiscito" supuestamente "democrático" para que el pueblo decida. Sin embargo, para que se realice ese plebiscito, se necesita una reforma constitucional de 2/3, en un congreso cuyos más de 2/3 está en manos de Chile Vamos y la ex Concertación. En concreto, significa que requiere el voto de 36 senadores. O sea, votos también de Chile Vamos, RN y UDI. Estos partidos dijeron que se abren a un plebiscito, sin embargo, "consultivo". ¿Alguien considera que de esos senadores vendrá acaso una salida verdaderamente democrática? ¿Una salida favorable al pueblo trabajador, vendrá de la mano de esos 36 senadores, que ganan y viven como millonarios con 9 millones de pesos y legislan para las grandes fortunas?

¿Acaso de ahí se podrá avanzar en una Asamblea Constituyente verdaderamente democrática, Libre y Soberana? Con esa propuesta, no será el pueblo quien decida, sino los mismos viejos poderes, que sostienen a Piñera y no dejarán de usar sus viejas y anti-democráticas instituciones para salvar "el modelo" de saqueo, explotación y miseria para el pueblo trabajador, y que mantengan sus multimillonarias ganancias.

También del Frente Amplio salieron ahora con estos anuncios a pedir que el Presidente se "abra" a una Asamblea Constituyente. Así lo hizo la presidenta de RD Catalina Pérez. Sin embargo, Piñera no se abrirá a ninguna salida favorable al pueblo trabajador. Piñera debe irse, las calles y el pueblo lo reclama.

El PC y el FA abandonaron el "Fueran Piñera", y a la vez, se plegaron los últimos días a criminalizar la "violencia", cuando la verdadera violencia es la de este Estado y gobierno represor que no solo puso a las militares a las calles, sino que ha dejado decenas de muertos, más de 200 personas perdiendo el ojo ganando el récord "mundial", más de 10.000 detenidos con más de 700 en prisión preventiva, con cientos de denuncias de torturas y centros clandestinos, denuncias de mujeres desaparecidas y violadas. Mesa de Unidad Social, con peso del PC y FA, también abandonaron el "Fuera Piñera" por un "diálogo sin exclusiones". ¿Qué diálogo se puede hacer con el Presidente más rechazado en la historia nacional? ¿Qué diálogo cuando sigue con su agenda represiva y ha dejado tres semanas de violaciones sistemáticas a los derechos humanos y a las libertades democráticas?

Los "cambios profundos" no vendrán ni con Piñera ni con este viejo régimen. Hay que echar a Piñera con la huelga general activa, con movilización, plan de lucha y continuidad, e imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, con representantes que ganen lo mismo que una profesora y sean revocables si traicionan el mandato popular, donde también los mayores de 14 años puedan votar y ser electos. Una Constituyente convocada por los organismos de la clase trabajadora y el pueblo, por comités y coordinadoras basadas en la auto-organización, y que discuta sin ningún veto un programa de emergencia que ponga fin al saqueo y la explotación, y ponga los recursos en manos de la clase trabajadoras y el pueblo para salarios, pensiones, salud, educación, vivienda, derecho a la auto-determinación de los pueblos, y todas nuestras reivindicaciones. Para ello debemos enfrentar a los grandes capitalistas, dueños del país, que se oponen a cualquier salida democrática y favorable al pueblo trabajador, por eso hacen estas trampas. Poner en pie comités de huelga con asamblea y delegados de base, comités y coordinadores, es más clave que nunca, para imponer una Constituyente verdaderamente Libre y Soberana, y abrir el camino a la lucha por el gobierno de las y los trabajadores en Chile y avance a conquistar la unidad socialista de los trabajadores y pueblos de América Latina.


Chile: de la movilización popular destituyente a la exigencia de una Asamblea Constituyente, por Sergio Grez Toso 09/11/2019, publicado en sinpermiso.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.