Tri Ust
En terres latino-américaines.
Abonné·e de Mediapart

8 Billets

2 Éditions

Billet de blog 3 juin 2014

Tri Ust
En terres latino-américaines.
Abonné·e de Mediapart

Los flujos migratorios cambian dentro de la Unión Europea

Tri Ust
En terres latino-américaines.
Abonné·e de Mediapart

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Publicación original : http://www.telegrafo.com.ec/mundo/item/los-flujos-migratorios-cambian-dentro-de-la-union-europea.html

Antes de la crisis económica se estimaba que solo el 1,6% de la población de la UE vivía en otro Estado miembro. Países como Alemania acogían a numerosos ciudadanos como polacos e italianos, pero ahora se registra una masiva llegada de griegos y españoles que huyen del desempleo.

En el período reciente se conoce el fenómeno contemporáneo de la migración interna en Europa a través de la creación del espacio de Schengen que entró en vigor en 1995. Con este acuerdo los países suprimieron los controles entre sus fronteras permitiendo así la libre circulación de cada individuo.

Hoy el espacio se compone de 26 países que no son miembros de la Unión Europea (UE), por ejemplo Suiza e Islandia. Además, varios convenios se firmaron con países que se ubican fuera de Europa. Es el caso de Colombia y Perú que recientemente obtuvieron la supresión de la visa turística, lo que permite esos ciudadanos viajar libremente durante 90 días.

La naturaleza de migración entre países más destacada es la de origen  económico. Antes de la crisis, se estimaba que solo el 1,6% de la población de la UE vivía en otro estado miembro. Sin embargo, con el empeoramiento de la situación económica y social del sur del continente, las cifras de los flujos migratorios cambiaron mucho en los últimos años.

Alemania, como primera potencia económica del continente, siempre acogió a numerosos ciudadanos de sus vecinos, como polacos e italianos. Ahora surgen nuevas tendencias, por ejemplo la llegada masiva de griegos y españoles. Entre 2004 y 2012 la inmigración española a Alemania habría subido más del 200% superando los 50.000 residentes, mientras que los griegos serían casi 300 mil.

El ‘exilio’ de los jóvenes de los países del sur de Europa tomó una amplitud inédita, después de la última crisis. Los otros países de la UE y América Latina son los destinos favoritos de quienes buscan un futuro prometedor.

Portugal, un país que cuenta con 11 millones de habitantes, vio irse a 200.000 ciudadanos entre 2011 y 2013, en una tendencia que no suele invertirse.

La cuestión de la migración interna en la UE tomó un giro importante cuando ingresaron los últimos 12 países (Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Malta y Chipre en 2004 y Bulgaria en Rumania en 2007). Cuando se integraron esos Nuevos Estados Miembros (NEM) sus ciudadanos podían circular libremente, pero el hecho de trabajar en otro  fue sujeto de discusiones.

Para evitar desequilibrios dentro de los mercados de trabajo nacionales, los entrantes se sometieron a un período de ‘transición’ de 7 años. Ese tiempo permitió a los 15 ‘antiguos’ países evaluar sus necesidades de mano obra extranjera, abriendo poco a poco los sectores de sus economías.

La apertura de la migración interna en la UE se hizo al precio de la consolidación de sus fronteras externas. Desde que eran todavía ‘candidatos’ hasta ahora los NEM han tenido que  ajustar sus políticas migratorias como lo desean las normas que vienen de Bruselas, lo que significa reforzar los controles hacia sus vecinos que no son parte de la UE.

Una vez más, son también las disparidades económicas entre los países las que han vuelto a ser debatidas. Mientras que el salario mensual mínimo en Francia  se encuentra en 1.400 euros, en Bulgaria es de 173 euros. Desde el 1 de enero de este año los ciudadanos rumanos y búlgaros han entrado en el espacio Schengen y pueden trabajar libremente en cualquier país por lo que muchos temieron olas masivas de migrantes.

Ese fue el caso del primer ministro inglés, David Cameron, que quiere reducir la libertad de circulación. Declaró que la ampliación de 2004 puso en marcha  “el movimiento migratorio más importante que tuvo Europa aparte de los tiempos de guerra. Ya un millón de personas de Europa central y oriental viven en el Reino Unido”.  

La integración de Bulgaria y Rumania hace eco de los debates que hubo sobre ciertas poblaciones europeas. Los gitanos (término que designa distintos pueblos) son la minoría más importante de Europa.

Presentes en todos los países, constituyen partes aún más importantes de la población en los países de Europa Central. Discriminados en sus países, muchos fueron a ganarse la vida en otras zonas de la UE.

Cuando llegaron a su destino final muchos se quedaron en situaciones precarias y excluidos del trabajo. En Francia, por ejemplo, no se desarrolló ninguna política de inserción. La intervención del Estado se hizo principalmente con el desmantelamiento de los campamentos en los cuales viven los gitanos recientemente llegados. Así, en 2013, 20.000 personas sufrieron de las “medidas de alejamiento” del Gobierno, una política de rechazo que no resolvió nada.

La UE y su libertad de trabajar en cualquier sitio se enfrenta a la cuestión de los ‘trabajadores desplazados’. Son ciudadanos que migran para trabajar pero sin desafiliarse de sus países de origen. Representan 1,5 millón de personas y en teoría durante estas ‘prestaciones transfronterizadas’ los trabajadores tienen que estar pagados al nivel del salario mínimo en vigor en el país donde trabajan. Sin embargo, pocos controles se imparten y varios empresarios no declaran los contratos, lo que lleva a un fenómeno de dumping social (concurrencia desleal en el mercado de trabajo).

Antes de ponerse a trabajar los europeos se desplazan más entre países que antes. De hecho, a través de programas como Erasmus los intercambios universitarios aumentaron considerablemente. Desde su creación en 1987 más de 3 millones de estudiantes europeos viajaron a otro país durante varios meses.

Fue un programa exitoso que permitió a miles de ciudadanos europeos formarse en otro país y desarrollar vínculos entre los jóvenes más allá de las fronteras.

El dato más relevante es que hoy en día nacieron más de 1 millón de baby Erasmus, niños de padres de nacionalidades distintas gracias a estos viajes.

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

À la Une de Mediapart

Journal
« Ce slogan, c’est un projet politique »
Alors que des milliers de personnes bravent la répression et manifestent en Iran depuis une semaine, le régime des mollahs est-il menacé ? Nous analysons ce soulèvement exceptionnel impulsé par des femmes et qui transcende les classes sociales avec nos invité·es. 
par À l’air libre
Journal — Social
Mobilisation pour les salaires : pas de déferlante mais « un premier avertissement »
À l’appel de trois organisations syndicales, plusieurs manifestations ont été organisées jeudi, dans tout le pays, pour réclamer une hausse des salaires, des pensions de retraite et des minima sociaux, avec des airs de tour de chauffe avant une possible mobilisation contre la réforme des retraites.
par Cécile Hautefeuille et Dan Israel
Journal — Santé
La hausse du budget de la Sécu laisse un arrière-goût d’austérité aux hôpitaux et Ehpad publics
Pour 2023, le gouvernement propose un budget en très forte augmentation pour l’assurance-maladie. Mais les hôpitaux publics et les Ehpad ont fait leurs comptes. Et ils ont de quoi s’inquiéter, vu la hausse du point d’indice, la revalorisation des carrières et l’inflation.
par Caroline Coq-Chodorge
Journal — Défense
Défense française : le débat confisqué
Le ministre des armées répète que les questions militaires sont l’affaire de tous. En France, en 2022, tout le monde n’est pourtant pas invité à en débattre.
par Justine Brabant

La sélection du Club

Billet de blog
Cher Jean-Luc
Tu as dit samedi soir sur France 2 qu’on pouvait ne pas être d’accord entre féministes. Je prends ça comme une invitation à une discussion politique. Je l'ouvre donc ici.
par carolinedehaas
Billet de blog
Violences en politique : combats anciens et avancées récentes
Même si les cellules de signalement sont imparfaites, même si le fonctionnement de certaines d’entre elles semble problématique à certains égards, aujourd’hui, une organisation politique ou syndicale qui ne dispose pas a minima de ce mécanisme interne n’a plus aucune crédibilité sur le sujet des violences faites aux femmes. 
par eth-85
Billet de blog
La diffamation comme garde-fou démocratique ?
À quoi s’attaque le mouvement #MeToo par le truchement des réseaux sociaux ? À la « fama », à la réputation, à la légende dorée. Autrement dit à ce qui affecte le plus les femmes et les hommes publics : leur empreinte discursive dans l’Histoire. Ce nerf sensible peut faire crier à la diffamation, mais n’est-ce pas sain, en démocratie, de ne jamais s’en laisser conter ?
par Bertrand ROUZIES
Billet de blog
Ceci n'est pas mon féminisme
Mardi 20 septembre, un article publié sur Mediapart intitulé « Face à l’immobilisme, les féministes se radicalisent » a attiré mon attention. Depuis quelque temps, je me questionne sur cette branche radicale du féminisme qu’on entend de plus en plus, surtout dans les médias.
par Agnès Druel