Cuando la poesia triunfa en el Instituto del Todo-Mundo de Edouard Glissant

! Cuando la poesîa triunfa en el Instituto del Todo-Mundo! (Institut du Tout-monde) Coloquio Internacional Saint-John Perse, Aimé Césaire, Edouard Glissant. (09/2012) En la Biblioteca Nacional de Francia, La UNESCO y la Casa de América Latina en Paris.

!Cuando la poesîa triunfa en el Instituto del Todo-Mundo! (Institut du Tout-monde)

Coloquio Internacional Saint-John Perse, Aimé Césaire, Edouard Glissant. (09/2012) En la Biblioteca Nacional de Francia, La UNESCO y la Casa de América Latina en Paris.

Amigo lector, habiendo estado presente en este evento que tenîa por objeto una mirada comparativa de la obra de estas tres figuras tutelares de la figura de los siglos XX y XXI, buscando temas de emancipaciôn y de liberaciôn que nos preocupan en la Guayana, he  encontrado la expresiôn de un anàlisis de la colonialidad del poder y de la eficacia de una poética vinculada con el compromiso con los pueblos dominados (sobre todo a través de la intervenciôn de Buata Malela de la Universidad de Silesia, en Polonia).

 En efecto, Michael Dash, director de la African Studies Program de le Universidad de Nueva York (NYU) recordaba que la poesîa que no se aleja del mundo se apoya sobre lo concreto, lo real y el territorio. Realiza su conquista, o mas bien su reconquista, haciendo que surja la consciencia aguda de una entidad colectiva que se habîa enterrado, reviviendo su coraje hacia la conquista del sî-mismo que habîa desaparecido. Erigiô un molde anàlogo a la realidad, la poesîa fija asî el espesor del mundo y la densidad del Otro, tiene la facultad de transformar un lugar de sufrimiento en lugar de promesas. 

M. Dash recuerda asîmismo que segûn Edouard Glissant si no hay una poesîa polîtica en sî, no hay poesîa que no sea polîtica. Olivier Liron, estudioso del hispanismo de la universidad Paris III, presentando la decolonizaciôn poética de Jorge Zalamea, el poeta colombiano, “El sueño de escaleras grandes” (1960), observa que su poesîa revolucionaria extra-occidental tiene la virtud de emancipar los oprimidos y de transmutar la violencia de la sociedad que se libera en gozo de la afirmaciôn, produciendo Arte y también haciendo del poeta un guîa espiritual, un chamân en el sentido mas saludable para la  comunidad. 

Finalmente, M. dash recordaba que la poesîa triunfante que habîa guiado el moviento de la Harlem Ranaissance y de la Negritud fue abandonado, a partir del Congreso des escritores negros de 1956 en Parîs, a favor de una proliferaciôn de novelas y otras formas de posiciones literarias crîticas, reivindicativas sobre bases genealôgicas, territoriales, nacionalistas, etc... O la afirmaciôn del Hombre Nuevo, apreciado por Frantz Fanon. M. Dash, teniendo en cuenta la avalancha de estas expresiones después de 1956, observa que en lugar de haber ofrecido soluciones a nuestras problemâticas se revelaron como fracasos y que nosotros somos hoy en dîa testigos de un retorno a la Poesîa inicial, genésica, la que hace –como lo presentô Christian Uwe de la universidad Lumière-Lyon II tomando una parte de la novela de E. Glissant, Ormerod : “Que un combatiente que contribuye a liberar su paîs es un poeta que agranda el imaginario de los hombres(...) asî como el poeta que canta la profundidad de su tierra es un combatiente que añade [algo] a la libertad de todos, es decir a la Relaciôn”.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.