Billet de blog 20 janv. 2015

Chapuzas 3.0

Javier Valenzuela
El mundo es una novela policiaca. La actualidad desde un punto de vista «noir». Espionaje, terrorismo y narcotráfico. Crímenes, corrupciones y escándalos. Un blog de infoLibre que comparte Mediapart.
Abonné·e de Mediapart

Ce blog est personnel, la rédaction n’est pas à l’origine de ses contenus.

¿Y si, en vez de proponer recortes adicionales de derechos y libertades, los gobernantes de los países democráticos se dedicaran a mejorar la eficacia de los servicios policiales y de inteligencia? Me refiero a la eficacia que ya permiten el elevado número de efectivos, medios técnicos y disposiciones legales existentes; no a una mayor tolerancia ante la brutalidad policial, no a escuchar a todo el mundo hasta cuando va al retrete, no a torturar sádicamente a los sospechosos.
¿Se han fijado en que los fallos previos de los servicios policiales y de inteligencia se están convirtiendo en todo un patrón de conducta en los atentados yihadistas cometidos en ciudades occidentales?
Los hubo, y de bulto, en el 11-S americano. ¿Recuerdan que los terroristas recibieron sus clases de vuelo en aeródromos de Florida? ¿Que renunciaron a aprender a aterrizar sin que las alarmas se dispararan en la CIA y el FBI? ¿Que entraron en los aviones con sus documentos en regla y los secuestraron no con sofisticadas armas químicas, bacteriológicas o nucleares, sino con la cubertería de a bordo

Los hubo asimismo en el 11-M español. ¿Nadie detectó la peligrosidad del grupo yihadista de Lavapiés? ¿Nadie siguió la pista de la dinamita robada en Asturias? ¿Nadie escuchó el mensaje de Bin Laden que situaba a España en el punto de mira de sus secuaces? ¿Ningún responsable de nuestra seguridad imaginó que una país que participaba en la cruzada de Bush era un blanco potencial para esos descerebrados?
Y, según las informaciones que está publicando Mediapart y traduciendo infoLibre, los ha habido en el atentado en París contra la redacción de Charlie Hebdo. ¿Por qué los servicios franceses abandonaron la vigilancia de los hermanos Kouachi pese a sus manifiestos lazos con células yihadistas? ¿Cómo se les escapó del radar un tipo tan conspicuo como Coulibaly?
No creo en las teorías conspirativas, lo saben mis lectores. El yihadismo existe, es peligrosísimo y a él caben atribuir las matanzas del 11-S, el 11-M y Charlie Hebdo. No estoy intentando sugerir nada distinto; lo que estoy diciendo, y todo lo alto que puedo, es que también existen la chapuza norteamericana, española y francesa.
También digo que la reacción de los gobernantes ha sido la misma en los tres casos: arrojar una cortina de humo sobre los errores de sus servicios haciendo tronar los tambores de guerra y proponiendo nuevos giros de tuerca en el autoritarismo rampante en Occidente. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver la libertad de circulación en el Espacio Schengen con lo de Charlie Hebdo? Nada, rien de riennothingniente. Que no nos vengan con milongas: los hermanos Kouachi eran ciudadanos franceses, no necesitaban de Schengen para vivir legalmente en París.
Limitar o eliminar la libertad de circulación de los europeos puede servir para satisfacer la agenda de la derecha y ultraderecha europeas, pero hubiera sido tan eficaz para impedir la matanza de Charlie Hebdo como suspender la liga de fútbol.
Nuestros gobernantes responden a la sinrazón del yihadismo con la sinrazón del belicismo y el autoritarismo, y así nos va. Bush replicó al 11-S invadiendo Irak, un país que nada tenía que ver con Al Qaeda, y autorizando unas torturas que el propio Senado estadounidense acaba de tildar de crueles e ineficaces. Aznar intentó endosarle a ETA los muertos del 11-M para ocultar que no se había coscado de la amenaza yihadista que pendía sobre España. Manuel Valls, esa especie de nuevo Pierre Laval, declara ahora que Francia está “en guerra”.
Lo facilón es excitar el miedo y reclamar mayores poderes para hacernos la vida aún más difícil a los ciudadanos de a pie, para amordazarnos, conocer nuestros secretos y dificultar nuestros movimientos. Ese truco les funciona a los gobernantes; ya lo usó Hitler tras el incendio del Reichstag.
A la gente le cuesta responder al horror de modo racional, le resulta más sencillo dejarse llevar por emociones primarias. Lo primero es encontrar alguien a quien echarle las culpas, un enemigo interior y/o exterior a quien odiar. Hitler usó como chivo expiatorio a los judíos, los socialistas y los comunistas; hoy son los musulmanes y, de nuevo, a los progresistas. Es rentable matar dos pájaros de un tiro, ¿verdad, Breivik?
Instalado el miedo cerval, no cuesta demasiado conseguir que la tribu te aplauda cuando propones un Estado aún más policial.
Ahora bien, lo que no se les ocurre a los gobernantes es ganarse el sueldo que les pagamos los contribuyentes dándole a la mollera para ver cómo pueden ofrecernos más seguridad y más libertad a la vez.
No se les ocurre, por ejemplo, desecar los pantanos donde anida la peste del yihadismo. ¿Y si elaboraran una especie de Plan Marshall que impulsara la democracia, los derechos humanos, la igualdad de géneros, el progreso económico y la justicia social en el mundo árabe y musulmán? Igual salía más barato que lo que nos gastamos en guerras antiterroristas. ¿Y si, al menos, apoyaran a los interesados cuando derraman su sangre por esas causas en la Primavera Árabe?
Tampoco se les pasa por la cabeza la idea de romper con sus amigos de Arabia Saudí, nutriente ideológico y económico de los locos de Al Qaeda, el Estado Islámico y la mayoría de sus parientes. ¡Ah, no, eso ni pensarlo! Los príncipes saudíes son gente simpática y socios estupendos.
Y, por supuesto, tampoco se les ocurre mejorar las condiciones de vida en los suburbios donde se hacinan los inmigrantes y educarles en los derechos y deberes de la ciudadanía democrática. ¿Mejorar las condiciones de vida? ¿Educar? ¿Pero qué dices? Si no hay dinero en las arcas públicas ni para los nacionales… y, si lo hay, mejor gastarlo en drones. A propósito, tengo un amigo que es director de una empresa que los fabrica. Comemos el martes y te lo presento.

Ocultemos las pifias de nuestros agentes y reclamemos plenos poderes. Es lo mejor, ¿no te parece?
Mal vamos. Esto se asemeja cada vez más a los años 1930. 

Bienvenue dans le Club de Mediapart

Tout·e abonné·e à Mediapart dispose d’un blog et peut exercer sa liberté d’expression dans le respect de notre charte de participation.

Les textes ne sont ni validés, ni modérés en amont de leur publication.

Voir notre charte

Les articles les plus lus

À la Une de Mediapart

Journal
Du local au global, le mouvement climat assume de vouloir « faire école »
Finies les batailles en solitaire, le mouvement climat adossé aux luttes locales théorise désormais de voir les choses en grand. Un effort stratégique indispensable pour contrer l’appétit sans cesse renouvelé des aménageurs et industriels pour les « mégaprojets » et une certaine inertie politique.
par Mathilde Goanec
Journal — Diplomatie
Moyen-Orient : Macron réhabilite le « prince tueur »
Commanditaire de l’assassinat du journaliste Jamal Khashoggi, le prince héritier saoudien « MBS » était jugé infréquentable par les dirigeants occidentaux. En lui rendant visite, le président français brise sa quarantaine diplomatique, et vend au passage 80 Rafale à son homologue émirati et allié dans la guerre du Yémen, « MBZ ».
par René Backmann
Journal — Moyen-Orient
Nucléaire iranien : la solitude d’Israël
La volonté américaine de reprendre les pourparlers sur le nucléaire iranien s’oppose au refus israélien de toute perspective d’un accord avec l’Iran, contre lequel Israël menace de livrer une guerre, même si les États-Unis y sont hostiles. Mais Tel-Aviv dispose-t-il des moyens de sa politique ?
par Sylvain Cypel (Orient XXI)
Journal
Sous-effectif, précarité, règles obsolètes : le tracing est débordé par le coronavirus
L’assurance-maladie et les ARS, chargées du tracing des cas contacts, s’appuient sur un personnel précaire, rappelé en catastrophe à chaque rebond épidémique. Les cas contacts et une partie des cas positifs ne sont plus interrogés. Des clusters passent inaperçus.
par Caroline Coq-Chodorge

La sélection du Club

Billet de blog
Ne vous en déplaise, Madame Blanc
Plusieurs médias se sont fait l’écho des propos validistes tenus par Françoise Blanc, conseillère du 6ème arrondissement de Lyon du groupe « Droite, Centre et Indépendants » lors du Conseil municipal du 18 novembre dernier. Au-delà des positions individuelles, cet épisode lamentable permet de cliver deux approches.
par Elena Chamorro
Billet de blog
Exaspération
Rien n’est simple dans la vie. Ce serait trop facile. À commencer par la dépendance physique à perpétuité à des tiers, professionnels ou non. Peut-être la situation évoluera-t-elle un tant soit peu lorsque les écoles de formation aux métiers du médico-social et du médical introduiront la Communication NonViolente (CNV) et le travail en pleine conscience dans leurs modules ?
par Marcel Nuss
Billet de blog
Précarité = Adelphité
Nous exclure, nous isoler, nous trier a toujours été admis; nous sacrifier n’a jamais été que le pas suivant déjà franchi par l’histoire, l’actualité nous a prouvé que le franchir à nouveau n’était pas une difficulté.
par Lili K.
Billet de blog
SOS des élus en situation de handicap
Voilà maintenant 4 ans que le défenseur des droits a reconnu que le handicap était le 1er motif de discrimination en France, pourtant les situations de handicap reconnues représentent 12% de la population. Un texte cosigné par l’APHPP et l’association des élus sourds de France.
par Matthieu Annereau