Anoche no hubo poesía

 

 

                        Anoche no hubo poesía

Salió corriendo con la última luna detrás de tí

Dejando solo estelas de sílabas inconclusas

Como un amor a medio acabar o comenzar

                        Anoche no hubo poesía

Salió corriendo con la última luna

Y tu nombre se durmió en mis labios

Esperando a tu desvelo que lo despertará

Las hojas de mi piel poco a poco se deshidrataron esperando tu sudor

 

 

                        Anoche no hubo poesía

Salió corriendo con la última luna

Mientras mi cuerpo iba recordando el vaivén de tus versos

Como un barco que se deja mecer por las olas

Las estrellas dejaban sin eco las canciones de Gardel

En la mesita de noche solo tu sombrero espantando la soledad

Y mi almohada fría extrañando tus caricias

 

                        Anoche no hubo poesía

Salió corriendo con la última luna

Mi iglesia quedó vacía

Los ángeles ya no cantaban

Mis labios se durmieron abrazando tu nombre

                        Anoche no hubo poesía

Salió corriendo con la última luna.

 

 Marlene Feeley

Persefone cautiva del hades, FUEGOS, 2015

ABC’éditions Ah Bienvenus Clandestins !

(leer también: http://blogs.mediapart.fr/edition/outrage-rebellion/article/280315/ce-soir-il-ny-pas-eu-de-poesie)

Lire également :

http://blogs.mediapart.fr/edition/outrage-rebellion/article/280315/residente-etrangere

http://blogs.mediapart.fr/edition/outrage-rebellion/article/280315/menue-depense

http://blogs.mediapart.fr/edition/outrage-rebellion/article/280315/condamnee-l-indifference

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.