Mediapart dice no al unilateralismo americano

Para renovar sus suscripciones a Mediapart, la Embajada de Estados Unidos en Francia acaba de pedirnos que firmemos una declaración certificando que no utilizamos ningún equipo de empresas chinas. En respuesta, les hemos notificado nuestra negativa, debidamente argumentada.

En un email enviado el 24 de septiembre a nuestro departamento de « Suscripciones », la Embajada de Estados Unidos en Francia nos informó de que sus suscripciones a nuestro periódico sólo se renovarían si Mediapart firmaba un certificado que atestiguara que no utilizamos equipos de empresas chinas y de sus filiales.

He aquí el email en cuestión, cortés en la forma, firme en el contenido: « Somos suscriptores de Mediapart (2 suscripciones), le envío adjunto un certificado en inglés (lo encontrará aquí (pdf, 132.9 kB)) que debe ser firmado y fechado. Sin este certificado, ya no podremos continuar con nuestras suscripciones porque el Gobierno de Estados Unidos exige un certificado de nuestros proveedores que acredite que no utilizan ciertos materiales que se enumeran a continuación. El Gobierno de Estados Unidos aprobó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (DNAA) el 13 de agosto de 2020, y parte de la DNAA se dedica específicamente a los contratos y adquisiciones, incluidas las relaciones comerciales con empresas que utilizan HuaweiZTEHikvisionDahuaHytera, y sus subsidiarias y filiales. Por lo tanto, le agradeceríamos que nos devolviera el certificado debidamente firmado para que podamos emitir una orden de compra por sus servicios ».

Las cinco empresas citadas son los principales grupos chinos de telecomunicaciones y vigilancia a distancia controlados por las autoridades de Pekín. Lejos de ser demasiado entusiastas, los servicios diplomáticos estadounidenses en Francia se limitan a aplicar las instrucciones de la administración Trump, que impone unilateralmente su legislación comercial en nombre de sus intereses de securitarios. Así fue como su decisión de retirarse del acuerdo nuclear iraní desembocó en la amenaza de sanciones contra cualquier empresa europea que siga comerciando con Teherán. Lejos de ser anecdóticas, estas medidas, que revelan un nacionalismo dominante, significan la muerte de todo multilateralismo, ya que la potencia americana se considera con derecho a imponer su ley sin discusión a sus socios extranjeros, desafiando su soberanía, su libertad y sus derechos. 

Esto se ilustra, hasta el punto de lo absurdo, por el mandato burocrático que se nos exige por sólo dos suscripciones. Podríamos haberlo considerado irrisorio y devolver el certificado firmado, considerándolo una mera formalidad. Pero esta es una cuestión de principios donde están en juego renuncias esenciales. Así que aquí está la respuesta, en forma de un rechazo final, que envié, el 6 de octubre, en calidad de director de Mediapart, a los servicios pertinentes de la embajada estadounidense.

*

Ustedes solicitan en su correo electrónico con fecha 24 de septiembre de 2020 que Mediapart certifique que no utiliza equipos o servicios de telecomunicaciones proporcionados por las empresas Huawei, ZTE, Hikvision, Dahua y Hyteria y que no utiliza equipos, sistemas o servicios que utilicen equipos o servicios proporcionados por estas empresas. Y esto haciendo referencia a la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA) del 13 de agosto de 2020. Sin nuestro certificado, ustedes indican que la Embajada de Estados Unidos ya no podrá mantener sus suscripciones a nuestro periódico.

Su solicitud, de ser aceptada, obligaría a Mediapart a discriminar a sus proveedores en función de su Estado de origen, en este caso las empresas establecidas en la República Popular China Huawei, ZTE, Hikvision, Dahua y Hyteria. Dicha petición constituye una presión sobre un medio de comunicación independiente.

Su administración no puede ignorar el hecho de que cualquier presión ejercida sobre un medio de comunicación es un ataque a su independencia. Si bien, se trata de un principio consagrado por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos de América, cuna de la libertad de expresión y de prensa. Este principio ha sido consagrado a su vez por la Constitución de la República Francesa, la Carta Europea de Derechos Fundamentales y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que son nuestra ley.

Mediapart selecciona a sus proveedores basándose en criterios de calidad y precio. Responder favorablemente a una solicitud de tal naturaleza, evidentemente discriminatoria, perjudicaría las opciones de gestión de nuestra empresa y su equilibrio económico.

Tratándose de material suministrado por las empresas citadas, las exigencias del Gobierno de Estados Unidos se basan en criterios de seguridad, pero tienen claramente una naturaleza ideológica. Dado que las actividades de nuestro periódico no conciernen en modo alguno a la seguridad nacional o a la política exterior de Estados Unidos de América, su exigencia es exorbitante.

De la misma manera que no aceptaríamos una orden del Gobierno de la República Popular China para prohibirnos, bajo el pretexto de su seguridad, el uso de los productos, servicios, plataformas y equipos de empresas estadounidenses (Microsoft, Apple, Google, Facebook, Twitter, Instagram, etc.), su solicitud relativa a los productos de empresas chinas (Huawei, ZTE, Hikvision, Dahua y Hyteria) no puede ser satisfecha bajo ninguna circunstancia.

Por último, en lo que respecta a los vínculos entre el Gobierno de la República Popular China y las empresas a las que se refiere su solicitud, señalamos que Mediapart es un periódico que está a la vanguardia en la defensa de los derechos humanos y políticos, en particular los de los habitantes de Hong Kong, el Tíbet o los miembros de la minoría uigur, y por lo tanto no tiene que recibir ninguna lección sobre estos compromisos por parte de ningún Estado o Gobierno.

Por favor, acepte mis respetuosos saludos.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.