Mi abuelo votó después de treinta años

Nunca pude imaginar la importancia de votar y votar mas por una causa que estuviera ligada profundamente a la paz. Los mecanismos del imperialismo siempre nos llevan a menospreciar nuestros propios derechos, para mantener el poder y continuando el sistema de explotación a traves de esta ignorancia.

Tenía ya la edad de votar, participar en la vida política. Chile estaba en plena ebullición, se acercaba el periodo de elegir un presidente, el candidato era Salvador Allende que se presentaba por tercera vez.  Mis conocimientos políticos eran bien limitados o mediocres, pero ya militaba y aprendía rápido, sobre todo que nuestras discusiones políticas eran intensas. Además estudiábamos, leíamos el material histórico, aplicando cada situación a las características que se Vivian en America Latina. Tuve oportunidad de encontrar excelentes cuadros políticos tanto del MIR como de otros países de America latina, que militaban con nosotros en nuestro movimiento ( MIR).

Teníamos en casa el abuelo que vivía con nosotros, el era un hombre que leía todos los papeles que llegaban a su mano. El abuelo me hablaba del imperialismo, cosa que yo entendía tanto como el, me contó que le habían prohíbo votar en chile porque era comunista. Cierto, en Chile un presidente llamado “Gonzáles Videla” creo una ley para prohibir el voto a los comunistas, creando en ese periodo una gran persecución y represión a los comunistas, encarcelando y extrañando los comunistas a regiones aisladas. El abuelo estuvo mas 30 años sin poder votar en su propia patria. Conversábamos largas horas, yo admiraba ese hombre que a pesar de su vejez era como yo, joven de espíritu, reímos juntos, le contaba nuestras andanzas políticas, le hablaba de Miguel Enríquez, Luciano Cruz, y los otros. Como eran sus comportamiento, que nosotros éramos clandestinos. Yo sabia que podía confiar en el, además era tanta la alegría que le causaban nuestras historias, al final terminábamos siempre riendo, y el me decía; yo le pido a dios para que los cuide.

Salvador Allende había presentado una ley para absolver a todos los ciudadanos que estaban prohibido votar, se le devolvieran sus derechos. El abuelo cuando le conté y el ya había escuchado en la radio, no podía contener su emoción, yo le tomo una mano y le decía; - Abuelo esto es justicia, ahora podrá usted votar-. Iremos juntos le prometo!

Llego el dia tan esperado por el abuelo, estaba en pie a la 7 de la mañana, se daba vueltas nervioso, esperaba que saliéramos lo antes posible. Tenia que explicarle que los lugares de votación no estaban abiertos aun. Abuelo yo también estoy nervioso, voto por primera vez. Salimos juntos yo lo tome del brazo, no hablaba cuando siempre estaba comentando algo, sentía su cuerpo temblar, no podía imaginar su inquietud.

Hasta que llegamos, entro a lugar de votación, tiritaba cuando le piden sus papeles. Estos con torpeza los saca de su bolsillo y caen al suelo, se los recojo y los pasa al encargado de mesa. Entra en lugar que es secreto cubierto en los cuatro lados por cortinas, el abuelo sale con la cabeza agacha, no mira a nadie su mano temblorosa mete el voto en la urna y le dicen ; ¡Ha votado!!! Sale del recinto sin mirar a nadie, una vez afuera se braza a mi y llora yo lo abrazo y también lloro. Me doy cuenta de la importancia que tiene el voto, para una persona que tiene nivel de conciencia, que desea participar en la vida publica. Que además es una gran victoria para el, después de 30 años recuperar sus derechos. Este fue un gran ejemplo para mi, vivirlo al lado de un hombre luchador. Estuvimos abrazados largo rato y le dije que yo también quería votar. Reímos juntos, había olvidado que yo también votaba. Fui a votar, es la primera vez que participaba en una elección, no se porque estaba nervioso, pero vote y salí donde estaba el abuelo sentado esperándome, me miro y nos abrazamos sin decir nada, estábamos emocionados, salimos caminado y por la tarde festejamos la victoria. Esa fue mi primera y ultima vez que he votado en mi vida. Fui condenado a 20 años de exilio y nunca mas he podido entregar esta fabulosa forma de expresión que puede tener un ciudadano, mi país nos trato siempre como ciudadanos de tercera categoría quitándonos ese derecho.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.