Carta al candidato Valls recordándole sus declaraciones sobre los Roms.

El elector barcelonés debe poder saber si el hombre que solicita su voto es el que afirmaba que los Roms tenían vocación a volver a Bulgaria o Rumanía o el que critica el racismo que atribuye a sus adversarios políticos.

Lille, Francia, 3 de octubre de 2018.

 

Señor Candidato,

Usted declaró hace unos años, siendo ministro del interior en Francia, que los Roms tenían vocación a volver à Bulgaria y Rumania, dado que su modo de vida era demasiado diferente del de la sociedad francesa para que pudiesen integrarse en ella.

Sus declaraciones antirrepublicanas, como se dice en Francia, suscitaron, no lo habrá usted olvidado, reacciones numerosas, entre las cuales, modestamente, figuró la del modesto docente que yo era. Dirigiéndome al que era mi máximo superior jerárquico, el ministro Peillon, le rogué me comunicara las nuevas instrucciones que habían de especificar los cambiados valores que, nosotros, docentes, debíamos, por ley, transmitir a los alumnos, ya que usted, lo recordará, había recibido el espaldarazo del gobierno (por boca de su portavoz, Vallaud-Belkacem, que luego sería, a su vez, Ministra de Educación). Sus deplorables e indignas palabras, señor Valls, habían alcanzado, asumidas por el gobierno, el rango de una vergonzante doctrina oficial.

Señor Valls, usted, según se me alcanza, critica ahora el racismo y el supremacismo del independentismo. Por supuesto, ha habido declaraciones de responsables independentistas que merecen la más completa reprobación, entre las cuales figuran las famosas del Honorable Torra, que me recordaron, escribí en el momento en que se difundieron, las de la novela El señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias.

El motivo de escribirle ahora es transmitirle la carta que yo mandé, en su momento al ministro Peillon. Me parece que si usted quiere que la ciudadanía barcelonesa tome en serio sus declaraciones y, más generalmente, su peregrina candidatura, sería menester que indicase si el candidato que pide hoy los sufragios es el que consideraba a los Roms como seres incapacitados para integrarse en la sociedad francesa o el que, ahora, imputa, para reprobarla con indignación, una nefanda ideología racista a sus adversarios.

La carta al ministro Peillon está aquí: http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2018/10/03/valls-et-les-roms-demandes-dinstruction-au-ministre-peillon/

Atentamente,

S. Nowenstein.

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.