Mediapart en 2020: nuestras cifras y resultados

Como cada año en marzo, Mediapart hace públicas todas sus cifras, cuentas y resultados. Único en los medios de comunicación, este ejercicio de transparencia es una oportunidad para mostrar cómo funciona nuestro periódico, al servicio del interés público.

El martes 16 de marzo de 2021, día del 13° aniversario de Mediapart, celebramos nuestra conferencia de prensa anual. Nuestra directora general, Marie-Hélène Smiéjan, presentó un balance detallado de nuestra actividad durante el año pasado. Todos los datos, gráficos y tablas están disponibles en esta página especial.

En resumen, el año 2020 fue excepcional para Mediapart, que experimentó su mayor crecimiento anual en sus trece años de existencia. A 31 de diciembre de 2020, Mediapart contaba con 218.099 suscriptores de pago, de los cuales 210.991 eran individuales, además de las suscripciones colectivas.

Este aumento neto de 48.270 suscriptores respecto a 2019 se traduce en unos ingresos de algo más de 20 millones de euros (exactamente 20.485.401 euros), un crecimiento del 22%. Representando el 31% de la cifra de negocios, nuestro beneficio antes de impuestos aumenta un 46% respecto al año anterior, alcanzando los 6.405.514 euros en 2020, es decir, un beneficio neto de 4 millones de euros después de impuestos y de la participación distribuida a la plantilla.

Evolución de la cifra de negocios y del número de suscriptores. Evolución de la cifra de negocios y del número de suscriptores.

Este rendimiento se explica, en primer lugar, por la necesidad de una información independiente y rigurosa para entender los imprevistos e inopinados acontecimientos a los que nos enfrentamos sin sucumbir a las mentiras de la propaganda. A ello se sumó la movilización colectiva de nuestro equipo, que se mantuvo unido en la adversidad del confinamiento con una solidaridad remarcable.

Nos permitió innovar, inventando « À l’air libre », nuestro programa diario de acceso gratuito, y lanzando una nueva y mejor aplicación móvil. Esta movilización también se tradujo en la llegada de 26 nuevos colaboradores a lo largo del año, elevando el número total de empleados a 118, más 175 freelances.

Estas cifras se detallan y comentan en nuestro librillo « Trece años de independencia », que puede descargar aquí 2008-2021 en francés (pdf, 1,5 MB). Este ejercicio de transparencia es único entre los medios de comunicación franceses, ya sean digitales, impresos, de audio o de televisión. Detalla nuestra jerarquía salarial (actualmente de 1 a 3,38), nuestro balance en términos de paridad (60 mujeres, 58 hombres, con la creación de un responsable de género), nuestros procesos judiciales (más de 200 procedimientos judiciales, 5 condenas definitivas, 2 decisiones que subrayan el « gran interés público » de nuestra información).

También es una oportunidad para presentar, más allá del contenido editorial de nuestro periódico, la empresa que hemos inventado, el equipo que le da vida y los retos que hemos asumido juntos (descubra nuestros nuevos estatutos y nuestro nuevo consejo de administración). Detrás del estandarte de una prensa libre reconocida por sus investigaciones y revelaciones, Mediapart es también un laboratorio de investigación y experimentación donde se está inventando la nueva prensa de la era digital.

En nuestros trece años de existencia, tenemos en nuestro haber cuatro innovaciones pioneras que nos distinguen en el panorama de los medios de comunicación y que, en algunos casos, han servido de ejemplo.

La primera es nuestro modelo de negocio: al apostar únicamente por las suscripciones en línea, excluyendo la publicidad y rechazando las subvenciones, Mediapart ha demostrado que el valor de la información depende del apoyo de su público.

Desde entonces, toda la prensa ha seguido nuestro ejemplo de suscripciones de pago, pero, sobre todo en el caso de los principales diarios, sin romper con las ayudas financieras que están arruinando su independencia: en manos de ricos industriales, todos ellos se benefician de un maná de subvenciones públicas (aumentadas a causa de la pandemia), las más cuantiosas van a parar a los más ricos y poderosos de entre ellos, al igual que se benefician de los fondos que pagan las multinacionales digitales (Google, Facebook, Microsoft…).

La segunda es la igualdad entre la prensa impresa y la digital: al defender la neutralidad de los medios de comunicación mediante su lucha por un tipo de IVA idéntico, Mediapart ha permitido que los periódicos digitales sean reconocidos como un producto diferente a las redes sociales que lo engloban todo. Esta lucha se ganó oficialmente en Francia en 2014, y en toda Europa en 2018.

Toda la prensa se ha beneficiado de nuestra audacia pionera, llevada a cabo con el apoyo del Sindicato de la Prensa Independiente de Información en Línea (SPIIL). No puede decirse que esta audacia haya sido reconocida, como lo demuestra la falta de solidaridad ante la injusta sanción retroactiva que nos impuso Hacienda y que impugnamos ante el Consejo de Estado.

La tercera es la de un periódico decididamente participativo: al ofrecer a sus suscriptores el derecho a comentar y contribuir, sin más límite que el respeto de las leyes y de nuestra Carta de Participación, Mediapart sigue siendo el único diario acompañado de un ágora democrática que lo amplía, complementa o discute.

Dando la espalda a las promesas democráticas de la revolución digital, la mayoría de los periódicos digitales han abandonado esta dimensión participativa, limitando la posibilidad de comentar los artículos y cerrando los espacios de blog abiertos a sus suscriptores. Además, la moderación la realizan a priori proveedores de servicios ajenos al equipo editorial.

La cuarta es la independencia económica: al salvaguardar su capital en el seno de los Fondos para la Prensa Libre (FPL), una estructura sin ánimo de lucro dedicada a la defensa de la libertad de prensa y el pluralismo, Mediapart ha inventado una nueva solución para proteger la información de los intereses privados y proteger su integridad. Desde 2019, nuestro periódico ya no tiene accionistas.

Esta innovación, desarrollada desde 2014 en Mediapart, ha sido retomada por Libération y Le Monde. Pero sin ninguna mención a los derechos de autor y, sobre todo, en contextos muy diferentes, ya que los propietarios de estos periódicos son industriales de la telefonía. Todavía en barbecho en Le Monde, ha dado lugar en Libération a la aparente transferencia de capital a un fondo de dotación para una prensa independiente que no tiene otra actividad que la de poseer el diario, sin las misiones de interés general que distinguen a los FPL (encuéntrelas aquí, en francés).

La verdad, como ha demostrado La Lettre A, es que los directivos de Altice, la empresa matriz de SFR, mantienen un férreo control económico del diario. Esto no impide que, en su comunicación, se presente en estos términos: « Desde septiembre de 2020, Libération es el primer gran diario nacional propiedad de un fondo de dotación sin ánimo de lucro ». Esto no es confraternal ni veraz, a menos que se considere que Mediapart, a pesar de sus tres ediciones diarias, no es « un diario nacional »...

A estas cuatro innovaciones hay que añadir la cultura profesional que ha permitido su desarrollo y garantiza su continuidad. Sin haberlo teorizado, en una benévola elaboración colectiva, Mediapart ha optado decididamente por la cooperación y la ayuda mutua.

Detrás de nuestra fachada editorial -el trabajo visible de la redacción- hay una infinita variedad de habilidades, todas al servicio de la calidad editorial y del servicio prestado a los lectores. Por eso, en lugar de subcontratar a otras empresas, hemos optado por integrar todas las competencias necesarias para el éxito de un periódico digital.

La relación con los suscriptores corre a cargo de un departamento interno con sede en Poitiers; lo mismo ocurre con el departamento de marketing en París, dedicado a la captación y fidelización de suscriptores, y con el departamento de comunicación, responsable de los vínculos con nuestros lectores, ya sean reales (colaboraciones y eventos) o virtuales (en nuestros espacios participativos y redes sociales); por último, nuestro equipo técnico, con sede en París y Montpellier, que reúne las competencias necesarias para diseñar, desarrollar y alojar nuestra página web y nuestra aplicación, está en constante crecimiento y fortalecimiento. Nuestro departamento de gestión y recursos humanos coordina todas estas actividades y, en 2020, fue especialmente activo en el apoyo a nuestros equipos durante la crisis sanitaria.

Toda esta energía colectiva está al servicio del interés general, porque la libertad de prensa no es un privilegio de los periodistas, sino un derecho de los ciudadanos.

> Durante todo el mes de marzo, para celebrar su decimotercer aniversario, Mediapart ofrece una suscripción especial (3 meses por sólo 11 euros): descúbrala aquí.

la-liberte-de-la-presse

Le Club est l'espace de libre expression des abonnés de Mediapart. Ses contenus n'engagent pas la rédaction.